Yoga prenatal y sus tantos beneficios

Hay quienes creen que el yoga prenatal son simplemente clases de yoga regulares a las que asisten mujeres que están embarazadas. Pero, en realidad hay cualidades específicas que lo distinguen; es decir, hay diferencias identificables que son importante conocer, además de sus beneficios para las futuras madres.

Para que tengas una mejor idea, en las clases de yoga prenatal generalmente ofrecen secuencias de posturas más suaves y menos extenuantes, así como un mayor uso de accesorios para apoyar el cuerpo.

Las maestras pueden ofrecer variaciones y usar accesorios como, por ejemplo, cinturones, almohadones, bloques o sillas, para que las posturas sean cómodas y disponibles durante cada etapa del embarazo.

Un detalle importante es que la base de todas las poses en una clase prenatal es la respiración. El yoga prenatal, brinda la oportunidad de sentir el cuerpo y la respiración, siendo esta última la mejor aliada mientras se da a luz.

Una respiración profunda pero suave y una pulsación rítmica fomenta la suavidad y la flexibilidad durante la clase y, en general, durante todo el embarazo.

Normalmente se pide a quienes asisten a las actividades que visualicen el oxígeno y la energía que fluye hacia el bebé mientras inhalan y que imaginen suavizar los músculos alrededor del piso pélvico mientras exhalan.

Un punto a favor es que trabajar con la respiración de esta manera, ayuda a calmar las hormonas del estrés y también a estimula la relajación.

Beneficios del yoga prenatal

 Así como el yoga regular tiene innumerables ventajas, al yoga prenatal también se le pueden atribuir una serie de beneficios, entre los que destacan:

  • La forma en que se práctica puede ayudar a crear un piso pélvico fuerte, lo que no solo reducirá muchos de los dolores y molestias que vienen con el embarazo a medida que el cuerpo se estira para acomodar al bebé en crecimiento, sino que también facilitará el proceso de parto.
  • El ejercicio del cuerpo y la mente durante el embarazo es esencial, sobre todo para mantenerse en forma, tanto durante como después del parto. Al fortalecer los músculos a medida que el cuerpo crece, la mujer se asegurará de que esté lo suficientemente en forma para manejar el parto.
  • La atención plena que viene con una práctica de yoga diligente, puede ayudar a que la mente se mantenga tranquila y clara cuando los tiempos se vuelven especialmente difíciles. Además, se trata de una experiencia transformadora.
  • Permite decirle adiós al peso del bebé de una manera más rápida, pues al centrarse en la fuerza y la flexibilidad durante todo el embarazo, el cuerpo podrá encontrar su camino de regreso a su forma no embarazada más fácilmente una vez que dé a luz.

El ejercicio ideal

Adicionalmente, muchos de los dolores y molestias que vienen con el embarazo son causados por el estiramiento de los músculos y ligamentos que se mueven para hacer espacio para el bebé en crecimiento. El yoga ayuda a fortalecer y estirar estas áreas para que no duelan tanto como cambian en el cuerpo.

Y algo que también vale la pena resaltar es que el yoga prenatal enseña cómo estar presente y lograr una conexión especial entre el bebé y la madre durante el embarazo.

El yoga es una forma de ejercicio y meditación en la que la respiración y las posiciones específicas del cuerpo se utilizan para ayudar a conectar la mente y el cuerpo. Y el yoga prenatal se enfoca en posiciones que están específicamente diseñadas para los cuerpos de las mujeres embarazadas.

En líneas generales, el yoga prenatal no solo ayuda a aliviar los molestos síntomas del embarazo, como estreñimiento, dolor de espalda, hinchazón y fatiga, sino que mantenerse activas también ayuda a las madres mentalmente, aumentando la energía, el estado de ánimo y la capacidad de dormir. Puede ser el ejercicio ideal para mujeres embarazadas.