Investigadores de la Universidad de Pisa encuentran la primera evidencia de que dosis bajas de dehidroepiandrosterona o DHEA contribuyen a mejorar la función sexual y combatir los síntomas de la menopausia.

La dehidroepiandrosterona o DHEA, una hormona segregada por las glándulas adrenales y que posee diversas utilidades terapéuticas, podría contribuir a paliar los síntomas de la menopausia.

Así lo han señalado investigadores de la Universidad de Pisa, en Italia, a raíz de un estudio cuyos resultados se publican en Climacteric, la revista de la Sociedad Internacional de la Menopausia.

Los autores del trabajo han encontrado la primera evidencia clara de que dosis bajas de DHEA pueden mejorar la función sexual y combatir los síntomas de la menopausia, lo que da pie a pensar que esta hormona podría convertirse en una alternativa al tratamiento hormonal sustitutivo (HRT, en inglés).

El tratamiento hormonal sustitutivo, una combinación de estrógenos y progesterona, es un tratamiento aprobado para las mujeres que entran en la menopausia y que, a menudo, experimentan síntomas desagradables, como sofocos, sudores nocturnos, pérdida del deseo sexual y cambios de humor.

Sin embargo, las ventas de HRT han caído de forma clara desde que en 2002 un gran estudio descubriera elevadas tasas de cáncer de ovario, cáncer de mama e ictus en mujeres que seguían estos tratamientos. Desde entonces, se buscan alternativas.

Investigadores americanos dijeron en enero que el antidepresivo ‘Lexapro’, de Forest Laboratories, conseguía frenar de forma significativa el número y la severidad de los sofocos en las mujeres menopáusicas, y que otros antidepresivos, como el ‘Paxil’ de GlaxoSmithKline (GSK) o el ‘Prozac’ de Pfizer, también habían resultado ser efectivos.

Para este ensayo, el equipo dirigido por Andrea Genazzani, de la Universidad de Pisa, siguió a un grupo de 48 mujeres posmenopáusicas con síntomas problemáticos. Durante un año, 12 mujeres tomaron vitamina D y calcio, 12 se trataron con DHEA, 12 siguieron la TRH estándar y 12 utilizaron un esteroide sintético llamado tibolona, que se receta para aliviar los síntomas menopáusicos.

Los parámetros de la actividad sexual de estas mujeres se valoraron con un cuestionario estándar que examinaba factores como su grado de satisfacción con la frecuencia con la que mantenían relaciones sexuales, la lubricación vaginal y los orgasmos que lograban.

Después de 12 meses, todas las mujeres que tomaron hormona sustitutiva habían mejorado sus síntomas de menopausia, pero aquellas que tomaron vitamina D y calcio no mostraron mejoras significativas.

Al inicio del ensayo, todos los grupos tenían una actividad sexual similar. Sin embargo, tras un año, aquellas que tomaban calcio y vitamina D puntuaron una media de 34,9 puntos en el cuestionario, mientras que las participantes que tomaron DHEA lograron una puntuación de 48,6, demostrando que tenían un mayor interés por el sexo y más actividad sexual.

Los resultados del grupo que tomaba HRT fueron similares y tanto este grupo como el grupo de DHEA mostró mayores niveles de interacción sexual que el grupo de control, según apuntaron los investigadores.

Fuente: Climacteric (2011); doi:10.3109/13697137.2011.579649

Por | 2015-05-04T22:18:05+00:00 22-02-2012|Climaterio y Menopausia|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest