Iniciar el tratamiento con Diclectin, una combinación de liberación lenta de 10 mg de piridoxina y 10 mg de doxilamina, antes del inicio de los síntomas alivia significativamente los síntomas y reduce el riesgo de hiperémesis en el embarazo“, dijo el doctor Gideon Koren, director del Programa Motherisk del Hospital para los Niños Enfermos de Toronto y profesor de medicina de la Universidad de Ontario, Canadá.

“Ofrecemos un servicio internacional para las mujeres con náuseas del embarazo y vemos muchas mujeres que por la hiperémesis de un embarazo anterior tienen temor de volver a concebir”, agregó Koren, de acuerdo a información difunda por Terra, con datos de la agencia Reuters.

La hiperémesis grávida afecta a 1 de cada 50 embarazadas a partir del primer trimestre y puede continuar hasta el parto.

El 20 por ciento de las mujeres afectadas en un primer embarazo, volverán a padecerla en las siguientes gestaciones.

“Es una enfermedad muy difícil de tratar y, a menudo, las mujeres deben ser hospitalizadas por deshidratación y desequilibrio de los electrolitos. Si se prolonga en el embarazo, puede causar arritmia”, aclaró la doctora Donna Johnson, jefa del Departamento de Obstetricia y Ginecología de The Medical University of South Carolina, Charleston.

“Charlotte Bronte murió con su bebé mientras estaba embarazada por hiperémesis gravídica, pero en esa época no existían tratamientos”, dijo Johnson.

En el estudio, Koren y la doctora Caroline Maltepe trataron a 30 mujeres con náuseas y vómitos graves del embarazo (NVE) en gestaciones previas con Diclectin (Bendectin en Estados Unidos) en cuanto ellas se dieron cuenta de que estaban embarazadas.

Otras 29 mujeres en la misma situación comenzaron a tomar Diclectin con la aparición de los síntomas.

El riesgo de NVE se redujo significativamente en el grupo tratado desde antes de la aparición de los síntomas. El equipo observó una reducción del 43,3 por ciento de la reaparición de la hiperémesis gravídica con el uso presintomático de Diclectin versus una disminución de apenas un 20,6 por ciento en las mujeres tratadas tras la aparición de los síntomas (p<0,05).

Hubo también un 70 por ciento menos casos de NVE moderados a graves con el tratamiento presintomático que con el tratamiento “control” (15,4 versus 39,13 por ciento) en las tres primeras semanas con el trastorno (p<0,04).

Fueron significativamente más las mujeres que alcanzaron la curación de los síntomas antes del parto con el tratamiento presintomático que con el tratamiento control (78,2 versus 50 por ciento; p<0,002).

“Los médicos pueden decirles a las pacientes que por primera vez existe una medida preventiva para la hiperémesis”, opinó Koren. “Queremos asegurarnos de que las mujeres que padecieron náuseas graves en un embarazo anterior reciban el tratamiento adecuado”.

Y Johnson agregó: “Desde hace años buscamos tratamientos para reducirlas significativamente. Las mujeres afectadas se sienten muy mal. A los médicos les disgusta hacerse cargo del tratamiento porque casi no existía nada para ayudar a esas mujeres. Es más común en los embarazos gemelares que de feto único. Así que estos resultados son muy promisorios”.

Fuente: HealthDay 2013

Por | 2016-10-30T14:26:25+00:00 28-11-2013|Embarazo|Comentarios desactivados en Tratar la hiperémesis en el embarazo antes que comiencen los síntomas alivia las náuseas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest