Tratamientos de belleza durante el embarazo

El embarazo es una etapa muy especial en la vida de toda mujer, está colmada de alegrías como también de miedos e incertidumbres, y algunos de ellos son en torno a qué tratamientos de belleza cosméticos se pueden usar con seguridad.

Si bien casi todas las mujeres nos ponemos más bonitas cuando estamos embarazadas, esto no quiere decir que debamos descuidar las rutinas de belleza esenciales.

Tratamientos de belleza

Es posible mantener ciertos hábitos de belleza e incorporar otros nuevos hasta después de la lactancia, para no poner en riesgo al precioso bebé.

Lo que si es conveniente destacar el hecho de que a modo de “prevención” se recomienda a las embarazadas no realizar ningún tratamiento hasta cumplido el primer trimestre de gestación, y pasado este periodo solo algunas prácticas son admitidas.

Por otro lado, los tratamientos estéticos (ya sea un masaje o drenaje linfático), no son recomendables en caso de embarazadas con diabetes gestacional, toxemia o preeclampsia.

Tampoco se pueden realizar en madres que padezcan problemas en los riñones o en la vejiga.

Aclarados estos puntos, vamos a lo que hoy nos compete y veamos en detalle qué tratamientos de belleza son seguros durante el embarazo:

Drenaje linfático

Pasada la semana 12 de gestación y siempre y cuando se trate de un embarazo que se desarrolla con normalidad, es posible realizarse sesiones de drenaje linfático manual.

Cabe destacar que generalmente es recién pasada la semana 28 cuando suele ser necesario este tratamiento para eliminar el edema, mejorar la sensación de piernas cansadas y las molestias,  aunque algunas mujeres optan por hacerlo durante los 9 meses.

De todos modos siempre es importante consultar antes con el médico.

Depilación

Está permitida la depilación tradicional con cera, depiladoras eléctricas o rasuradora.

No así la fotodepilación con láser o luz pulsada porque no existen estudios que demuestren la inocuidad del láser sobre el feto.

Esto no quiere decir que la depilación definitiva sea dañina para el bebé, sino que al no existir pruebas que demuestren lo contrario, es recomendable evitarla.

extensiones de pestañas

De igual modo no es precisamente el mejor momento para invertir en tratamientos costosos, las hormonas pueden jugarte una mala pasada y hacer que el vello vuelva a salir con absoluta normalidad.

Masajes descontracturantes

Nada más relajante que unos masajes descontracturantes y relajantes.

Durante los primeros meses de gestación no tendrás problemas para recibir masajes en la espalda mientras te encuentras sobre una camilla, pero ya cuando la panza aumente su volumen deberás hacerlo sentada o recostada de lado.

Cremas hidratantes

Es importantísimo hidratar la piel durante todo el embarazo, pero tienes que hacerlo con cremas apropiadas y muy ricas en vitamina A y E.

La buena hidratación de la piel evitará la aparición de estrías en el embarazo

Consulta con tu medico a ver cuál te recomienda.

Limpieza de cutis

La limpieza de cutis es uno de los tratamientos de belleza que más solicita la mujer durante el embarazo.

Además de tu rutina de limpieza de cutis habitual puedes realizarte una más profunda en gabinete con total normalidad, pero advirtiendo a la esteticista sobre tu condición, para que emplee productos inocuos y no utilice ningún agente irritante o ácidos que están completamente prohibidos.

Las extracciones de comedones también son seguras durante el embarazo, y resultan muy favorables para las mujeres que presentan la piel excesivamente grasa por la acción hormonal.

De igual modo esto es posible si tu piel mantiene la normalidad y no se ha hipersensibilizado por las hormonas.

Microdermoabrasión con puntas de diamante

Es un procedimiento estético completamente seguro durante el embarazo ya que no emplea ningún producto que penetre en la piel y pase al torrente sanguíneo.

Mediante una punta de diamante se logra la exfoliación de la capa superficial de la piel para eliminar células muertas, residuos y sebo, con el fin de atenuar líneas de expresión, suavizar arrugas y conseguir la regeneración del tejido.

Peeling corporal

Puedes realizarte peelings corporales con cremas exfoliantes comerciales o caseras (la más común es de azúcar con aceite de oliva o de almendras).

También sirven para tal fin las manoplas pulidoras y las esponjas vegetales.

El peeling corporal te será de gran utilidad para ayudar a que la piel se regenere y conserve la elasticidad.

Hazlo durante el baño 1 o 2 veces por semana (dependiendo de la necesidad) mediante suaves movimientos circulares, sin friccionar porque puedes irritar la piel.

Esta guía es meramente orientativa, recuerda siempre consultar con tu médico para que te ayude a despejar dudas y temores.