La terapia con 2 fármacos contra el VIH se muestra eficaz a largo plazo

Una investigación española ha demostrado que la combinación de sólo dos fármacos contra el VIH es igual de eficaz y segura a largo plazo que la actual triple terapia, lo que permitiría simplificar el tratamiento en pacientes virológicamente estables.

terapia VIH

Así se desprende de los últimos resultados de un trabajo del Grupo Español del Sida (GeSIDA) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) presentados en el Congreso de la Sociedad Europea del Sida (EACS, en sus siglas en inglés), que se celebra en Barcelona.

Terapia con 2 fármacos

El trabajo, liderado por José Antonio Pérez Molina, del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, trataba de analizar si una terapia consistente en dos medicamentos para el VIH (atazanavir potenciado con ritonavir+lamivudina) era tan eficaz como usar tres medicamentos (atazanavir potenciado con ritonavir más dos nucleósidos), con el objetivo de evitar exponer a los pacientes a medicamentos innecesarios.

Un análisis previo tras 48 semanas de tratamiento, cuyos resultados publica la revistaThe Lancet Infectious Diseases, ya demostró que simplificar la terapia no afectaba a su eficacia. Pero ahora se presentan datos a 96 semanas que corroboran que la biterapia «continúa siendo eficaz a largo plazo».

En concreto, la eficacia del tratamiento a 96 semanas fue de un 74,4% para la biterapia, frente al 73,9% de la triple terapia, mientras que las resistencias al fracaso, como la tolerabilidad a la medicación, no se modifican significativamente con respecto a las 48 semanas.

Asimismo, el cambio a la biterapia no afecta negativamente a la función neurocognitiva y en algunos pacientes mejora el perfil lipídico y evita algunas toxicidades secundarias a los nucleósidos.

Reducir costos

«Supone una simplificación en el abordaje del VIH que es de gran relevancia, pues permitirá que pacientes estables puedan usar pautas antirretrovirales que impliquen menos fármacos, evitando exponerles a medicamentos innecesarios, con lo que se reducirán las toxicidades, al tiempo que se reducirán también los costes del tratamiento», ha defendido Pérez Molina.

En el estudio se incluyeron un total de 286 pacientes que ya estaban tomando tratamiento antirretroviral y tenían el virus controlado, pero que sus médicos consideraron que debían cambiar de pauta porque tenían problemas de toxicidad, intolerancia o el tratamiento era complejo de hacer.

Además, no debían haber tenido fracasos al tratamiento previo (para evitar la presencia de resistencias) y no podían tener infección crónica por el virus de la hepatitis B (ya que es necesario tratarlo con dos nucleósidos).

Los autores aseguran que este nuevo enfoque permitirá usar pautas antirretrovirales que ahorren fármacos en pacientes estables, disminuyendo toxicidades innecesarias, guardando fármacos para el futuro y reduciendo los costes del tratamiento.

Fuente: Jano.es