Síndrome de ovario poliquístico (SOP) y salud

Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico (SOP) presentan un riesgo más elevado de varios problemas graves de salud, sugiere una investigación reciente.

sop

«El síndrome de ovario poliquístico tiene implicaciones profundas para la salud reproductiva de las mujeres, además de su riesgo a largo plazo de enfermedades crónicas», escribió el autor del estudio, el Dr. Roger Hart, de la Universidad de Australia Occidental y de Fertility Specialists of Western Australia, ambas instituciones en Perth.

El síndrome del ovario poliquístico es uno de los trastornos hormonales más comunes en las mujeres de edad fértil. La afección provoca un desequilibrio hormonal que causa una variedad de síntomas, como peso excesivo, periodos irregulares, infertilidad y crecimiento excesivo del vello corporal y facial. Hasta cinco millones de mujeres estadounidenses tienen la afección, según la Oficina de Salud de las Mujeres de EE. UU.

Para el estudio actual, publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, los investigadores analizaron los datos de más de 2,500 mujeres australianas. Tenían a partir de los 15 años de edad, y todas habían sido diagnosticadas con síndrome de ovario poliquístico entre 1997 y 2011.

Síndrome de ovario poliquístico (SOP) y Hospitalización

En comparación con las que no sufrían de la afección, las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tenían un riesgo más alto de hospitalización. Las afecciones incluían las enfermedades cardiacas, la diabetes, el asma, trastornos musculoesqueléticos, trastornos mentales como la depresión, el estrés y la ansiedad, y cáncer del revestimiento del útero, según los autores del estudio.

Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico también eran más propensas a presentar problemas ginecológicos. Incluían pérdidas del embarazo, embarazos ectópicos, periodos menstruales irregulares y endometriosis, halló el estudio.

«Nuestro estudio indica que las mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico sufren hasta el doble de hospitalizaciones que las mujeres sin la afección. Se deben dirigir recursos adicionales de atención sanitaria para abordar los riesgos a los que esta población se enfrenta», añadió.

«Dado que apenas el 25 por ciento de las mujeres que estudiamos tenían más de 40 años, anticipamos que la tasa de diagnóstico aumentará a medida que las mujeres envejezcan», anotó Hart.

Aunque el estudio halló una conexión entre el SOP y los problemas adicionales de salud, no probó causalidad.

Fuente: HealthDay