Cómo se afecta la salud de la vagina durante el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo pasa por muchos cambios esperados, como el aumento de tamaño de los pechos que se preparan para la lactancia, su abdomen crece, aumenta de peso etc.

Al igual que otros órganos su vagina pasa por muchos cambios, también.

Es importante entender cómo el embarazo afecta la salud de la vagina, incluso después de dar a luz.

vagina

La vagina es un órgano del aparato genital femenino,  órgano de la cópula, es una cavidad virtual que pone en comunicación el útero con la vulva, recubierta de una membranas mucosas que mantienen la humedad y la acidez protegiéndola frente a posibles infecciones, este epitelio vaginal puede reaccionar a los cambios hormonales que se producen en la mujer.

La vagina está protegida desde el nacimiento por el himen, una fina membrana que presenta algunas perforaciones para facilitar la salida del flujo menstrual.

Funciones de la Vagina

  • Permite la comunicación del útero con el exterior para la salida del flujo menstrual
  • Constituye el denominado canal del parto, por el que sale el feto
  • Es el órgano de copulación que permite mantener relaciones sexuales
  • Con su acidez permite la selección natural de los espermatozoides para la fecundación

Salud de la vagina durante el embarazo

Si sabe lo que es normal para su vagina durante el embarazo, tendrá más probabilidades de evitar posibles complicaciones. Estas son algunos de los cambios en que su vagina se ve afectada por el embarazo:

Aumento de la secreción vaginal

Un aumento en el flujo vaginal es uno de los cambios vaginales más notorios durante el embarazo. Es causada por altos niveles de estrógeno y progesterona. Un aumento del flujo sanguíneo pueden contribuir al aumento de la secreción vaginal.

El flujo vaginal en el embarazo suele ser delgado, blanco y lechosa. Puede llegar a ser más espeso a medida que se acerca su fecha de parto. No debe oler mal, pero puede tener un olor que es más notable que antes. Si la secreción vaginal le molesta, o tiene otras características debe consultar su medico.

Aumento del riesgo de infecciones vaginales

En algunos casos, el aumento de la secreción vaginal indica infección. Las infecciones vaginales son comunes durante el embarazo, gracias en parte a los cambios hormonales que alteran el equilibrio del pH vaginal. Las infecciones vaginales comunes durante el embarazo incluyen:

Infecciones por levaduras u hongos: Durante el embarazo, las secreciones vaginales contienen más azúcar y el ph vaginal se modifica por lo que hace más frecuente este tipo de infecciones. Una infección por levaduras no dañará a su bebé, sino que hará que se sienta más incómoda. Los síntomas de una infección de levadura incluyen picazón vaginal, secreción vaginal que se asemeja a queso cortado y olores ácido, además puede sentir quemazón vaginal.

Vaginosis bacteriana (BV): Según la American Pregnancy Association, del 10 al 30 por ciento de las mujeres embarazadas tendrán una vaginosis bacteriana. La condición es causada por un desequilibrio de la flora vaginal. El síntoma principal de VB es una secreción gris de olor desagradable. La BV no tratada está relacionada con el parto prematuro, rotura de membranas,  bajo peso al nacer y el aborto espontáneo.

Tricomoniasis: Esta infección se transmite por tener relaciones sexuales con una persona infectada. Puede causar complicaciones graves del embarazo, como el rompimiento de las bolsas de las agua antes de tiempo y por consiguiente el nacimiento prematuro. Los síntomas de la tricomoniasis incluyen una secreción con mal olor, amarillo-verdosa, picazón vaginal y enrojecimiento, y dolor durante la micción y el sexo.

Aumento de la hinchazón vaginal

Para apoyar a su bebé en crecimiento, su flujo sanguíneo aumenta significativamente durante el embarazo. No es raro que los labios y la vagina aparezcan hinchados y se sientan más llenos. La hinchazón y el aumento del flujo sanguíneo también puede aumentar su libido y hacer que se sienta con más deseos de tener relación, además que aumenta el placer en el contacto sexual. Los cambios hormonales y el aumento del flujo sanguíneo también pueden causar que la vagina y los labios se oscurezcan y tomen un tinte azulado.

En algunos casos, la hinchazón vaginal es causada por la infección. Si la hinchazón vaginal está acompañada de enrojecimiento, ardor y picazón, en ese caso comuníquese con su médico.

Venas varicosas

Sus piernas no son el único lugar donde pueden aparecer varices durante el embarazo. También pueden ocurrir en las áreas vulvares y vaginales. Las venas varicosas de la Vulvar son causadas por un aumento en el volumen de la sangre, y una disminución en cómo su sangre fluye de sus extremidades inferiores.

Las venas varicosas pueden causar presión, pesadez y malestar en la vulva y la vagina. Puede ayudar a aliviar los síntomas aplicando una compresa fría, elevando las caderas al acostarse y usando una prenda de compresión. La mayoría de las venas varicosas vulvar desaparecen por sí solas dentro de varias semanas después de dar a luz.

Salud de la vagina después del parto

Después del estrés del parto sufrido por la vagina por la salida del bebé, habrá algo de hinchazón, moretones y dolor. Puede ser doloroso al orinar o tener una evacuación intestinal. Para la mayoría de las mujeres, estos síntomas desaparecen después de unas semanas. Puede tomar más tiempo si la vagina sufre desgarros durante el parto, o si la piel entre la vagina y el ano se corta para ayudar a sacar a su bebé (episiotomía).

El sangrado vaginal es común durante dos a seis semanas después del parto. El sangrado intenso que es rojo brillante y puede incluir coágulos de sangre lo que es normal durante las primeras 24 horas después del parto. Después de eso, la hemorragia debe disminuir gradualmente. Cambiando las características de los loquios, Aún así, usted puede experimentar sangrado vaginal por hasta seis semanas.

Su vagina probablemente se sentirá ancha y elástica después de dar a luz. Por lo general recupera gran parte de su elasticidad dentro de seis semanas. Los ejercicios de Kegel y otros ejercicios del piso pélvico realizados durante y después del embarazo ayudan a aumentar el tono vaginal y disminuyen el riesgo de prolapso de la vagina y órganos adyacentes como recto y vejiga.

Las mujeres que están amamantando tienen niveles más bajos de estrógeno y tienen más probabilidades de experimentar sequedad. Los lubricantes a base de agua y cremas hidratantes naturales pueden ayudar a aliviar los síntomas de sequedad vaginal, tales como el sexo doloroso, picazón vaginal y quemazón vaginal.

Su vagina juega un papel clave en el embarazo y el parto, por lo que merece una atención especial.

Estos son algunos consejos para mantener la salud de la vagina después del embarazo:

  • Seque su área vaginal con un secador de pelo con aire ligeramente tibio después de bañarse o nadar.
  • Limpie de adelante hacia atrás después de ir al baño.
  • No haga duchas vaginales o utilice almohadillas o tampones higiénicos perfumados.
  • Evite los aerosoles de higiene femenina o los productos de cuidado personal perfumados.
  • Use ropa o ropa interior más suelta y de algodón.
  • Tome yogur regularmente.
  • Reduzca su consumo de azúcar.
  • Manténgase hidratada.
  • Coma una dieta saludable y equilibrada y haga ejercicio regularmente.
  • Practicar sexo responsable.
  • Evite el estreñimiento

Consulte a su médico cuando tenga dudas sobre el flujo vaginal u otras preocupaciones vaginales, en nuestra página contamos con un servicio de consulta totalmente gratuito para evacuar sus dudas.

Algunos síntomas vaginales pueden ser un signo de un problema grave, por lo que es mejor ser cauteloso.