La terapia combinada con doxorrubicina liposomal no pegilada mejora la supervivencia en pacientes con HER2+ y puede estar indicada en subgrupos de HER2-.

El manejo del cáncer de mama avanzado ha cambiado drásticamente en los últimos años debido al mejor conocimiento de las bases moleculares de la enfermedad y al desarrollo de fármacos más específicos para cada tipo de tumor y de paciente. También han variado los patrones terapéuticos y su finalidad, como es el caso de la neoadyuvancia –tratar con quimioterapia antes de la cirugía-, que comenzó con el objetivo de disminuir y resecar tumores de gran tamaño para evitar la mastectomía y que “ahora se ha convertido en el marco ideal para el estudio de marcadores predictivos y pronósticos, ya que nos encontramos con el tumor intacto en la mujer”, ha destacado el Dr. Joaquín Gávila, oncólogo del Instituto Valenciano de Oncología.

Las mujeres con cáncer de mama creen que el único abordaje terapéutico para tratar el tumor es la cirugía seguida de un tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia. Incluso, consideran erróneamente que cuanto más agresiva es la cirugía, mayor es el beneficio que obtienen. Sin embargo, los oncólogos consideran que el cáncer de mama puede tratarse con eficacia de dos maneras diferentes: la secuencia más conocida -que consiste en cirugía seguida de un tratamiento farmacológico- o bien la secuencia inversa, es decir, tratamiento farmacológico en primer lugar y después cirugía, que estaría indicado en casos de tumores muy grandes inoperables o en casos en los que la única opción quirúrgica es la mastectomía.

La gran cantidad de conocimiento científico que se genera en torno al cáncer de mama exige al médico un esfuerzo para integrar esos datos con la información que ofrece a la paciente y, con todo, elegir el tratamiento, “una decisión que es crucial, en cáncer avanzado”, según del Dr. Juan del Haba, especialista del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Sin embargo, no es sencillo discernir la información que puede tener utilidad clínica debido a que muchos de los hallazgos de la investigación básica todavía están lejos de su aplicación, como ha puesto de manifiesto la Dra. Laura García, oncóloga del HM Sanchinarro, al destacar que “no me sirve una mutación o un panel de genes mutados si luego no puedo dirigir ningún tratamiento contra ellos”, una opinión compartida por el Dr. Miguel Quintela, especialista del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, para quien “desde el punto de vista clínico, una diferencia dada entre dos pacientes sólo tiene valor si la podemos clasificar y la podemos utilizar”.

Estos aspectos se han debatido en el simposio Puesta al día en cáncer de mama avanzado, organizado en Madrid por TEVA Oncology y con el aval científico de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), de SOLTI (Grupo académico de investigación clínica especializado en cáncer de mama) y de la Fundación GEICAM (Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama). En la reunión también se han revisado las estrategias terapéuticas que se emplean habitualmente y los participantes han coincidido en la necesidad de buscar la manera más eficaz de utilizar los fármacos disponibles, y eso implica replantear esquemas terapéuticos habituales, como es la monoterapia para pacientes metastásicas HER2 negativo. ”Tal vez haya subgrupos de pacientes que obtengan mejores respuestas con una terapia combinada”, ha sugerido la Dra. Begoña Bermejo, oncóloga del Hospital Clínico de Valencia.

En el caso de las pacientes con cáncer de mama metastásico HER2 positivo, el tratamiento con doxorrubicina liposomal no pegilada es muy activo y el perfil de seguridad en combinación con trastuzumab no se ve alterado. En este sentido, el Dr. Javier Cortés, especialista del Hospital Vall d´Hebrón de Barcelona, ha afirmado que “las antraciclinas son efectivas en el tratamiento de primera línea del cáncer de mama avanzado”, ya que según muestran diversos estudios, los tratamientos con antraciclinas son superiores en actividad y eficacia a los regímenes sin antraciclinas.

Fuente: JANO.es · 2013

Por | 2014-01-13T22:15:42+00:00 13-01-2014|Cáncer de mama|Comentarios desactivados en Reducir tumores de gran tamaño con quimioterapia antes de la cirugía facilita el estudio de marcadores pronóstico en cáncer de mama.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest