Un estudio demuestra que ponerle límite a las cesáreas médicamente innecesarias reduciría 2.000 millones de dólares el gasto anual en salud del mundo.

Son muchos los países con altas tasas de cesáreas: en Estados Unidos, por ejemplo, son actualmente un tercio de todos los partos.

Los motivos son varios, como el crecimiento de los embarazos múltiples o gemelares. Pero los expertos suelen coincidir en que la tasa de cesáreas de Estados Unidos y otros países son demasiado altas y es poco probable que el acelerado aumento registrado en los años 90 haya sido exclusivamente por motivos médicos.

En el nuevo estudio, los autores hallaron que 69 países superan ese 15 por ciento. Por otro lado, menos del 10 por ciento de los partos en 54 países son por cesárea, una cifra que estaría por debajo de las indicaciones y necesidades clínicas.

Luego, el equipo estimó los costos y concluyó que reducir la tasa de cesáreas al 15 por ciento en los países que más de esas cirugías registran permitiría ahorrar 2.300 millones de dólares por año en el mundo.

En los países con baja tasa de cesáreas, aumentarla al 10 por ciento costaría unos 432 millones de dólares, según publica el equipo en American Journal of Obstetrics and Gynecology.

Para los doctores José Belizán y Fernando Althabe, coautores del estudio, los resultados describen las “desigualdades” mundiales en las cesáreas.

Una “mejor distribución” de los recursos permitiría que más mujeres de países pobres tengan un parto por cesárea cuando lo necesiten, según coincidieron Belizán y Althabe, del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria de Buenos Aires, en Argentina.

Los expertos comentaron que una solución sería convocar a los profesionales de los países con altas tasas de cesáreas para que realicen esas intervenciones en los países con bajas tasas o entrenar a los médicos locales para realizarlas.

Aun así, ponerle precio al ahorro que se obtiene por reducir las cesáreas innecesarias puede ser complicado.

Por un lado, los autores dieron por sentado que el 15 por ciento es la tasa de cesáreas adecuada. “Y eso es algo para debatir”, dijo el doctor George Macones, director de obstetricia y ginecología de la Washington University, en St. Louis, y presidente del Comité de Práctica Obstétrica del Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología.

“El costo es un factor a tener en cuenta, pero deberíamos ocuparnos más de realizar lo mejor para nuestras pacientes”, dijo Macones.

Aunque el procedimiento es seguro, es una cirugía abdominal con sus riesgos, como infecciones o sangrado excesivo. Además, puede causar complicaciones en nuevos embarazos, incluidas las anormalidades placentarias que producen hemorragias durante el trabajo de parto. Pero Macones dijo: “Lo más importante es tratar de evitar la primera cesárea y hacerla sólo cuando está indicado”. Eso, agregó, se logra al limitar la inducción del trabajo de parto a los casos en los que es necesaria.

Fuente: American Journal of Obstetrics and Gynecology

Por | 2015-08-14T12:48:11+00:00 16-09-2012|Embarazo|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest