“El tratamiento del climaterio con Fitoestrogenos surge como posible alternativa a la terapia hormonal sustitutiva con estrógenos”

En los últimos años se ha producido un enorme interés por los fitoestrógenos particularmente por los potenciales beneficios para la salud que una dieta rica en estos compuestos puede proporcionar sobre los procesos dependientes de hormonas.

Actualmente, el principal foco de interés de los productos fotoquímicos se centra en el grupo de las isoflavonas. Estos compuestos poseen, además de actividad estrogénica, una gran variedad de propiedades biológicas que pueden tener efecto sobre múltiples procesos bioquímicos y fisiológicos.

Aunque las isoflavonas están ampliamente distribuidas en el reino vegetal, se hallan en concentraciones relativamente altas en legumbres y, concretamente, en la soya.

Las isoflavonas en el tratamiento de la menopausia

Actualmente, la mayoría de síntomas asociados a la menopausia pueden llegar a prevenirse con éxito mediante la terapia hormonal sustitutiva. No obstante, este tratamiento mediante la administración de estrógenos no está exento de riesgos potenciales.

Estos riesgos incluyen la potenciación de tumores de endometrio o mama o las alteraciones tromboembólicas, hepáticas y de la vesícula biliar. Además, este tipo de terapia está contraindicada en los casos con antecedentes de tumores dependientes de estrógeno en la mama o el endometrio, Hipertensión severa y Diabetes entre otros.

Debido a los mencionados efectos secundarios, entre los que también se incluye la presencia de cefaleas y náuseas, muchas mujeres posmenopáusicas tienen que abandonar la terapia hormonal sustitutiva (THS).

Mientras se sigue debatiendo sobre los beneficios y los riesgos de la THS, aparece como posible alternativa la ingesta de suplementos de soja (o isoflavonas) en la dieta.

El potencial papel de los suplementos de soja en la dieta como alternativa a la THS ha sido sugerido a partir de la observación de que las mujeres asiáticas, consumidoras de una dieta rica en soja, tienen una incidencia de síntomas menopáusicos muy inferior respecto a las mujeres occidentales. Recientes estudios clínicos han confirmado que las isoflavonas ayudan a mitigar dichos síntomas menopáusicos.

En los últimos años se han publicado varios artículos científicos sugiriendo que los fitoestrogenos ayudan en el climaterio ya que.

  • Reducen el número de sofocaciones.
  • Previenen la pérdida de masa ósea asociada a la osteoporosis.
  • Ejercen un efecto preventivo frente a la enfermedad cardiovascular al disminuir los niveles de colesterol en sangre.
  • Reducen potencialmente la incidencia de cáncer de mama.

¿Cómo incorporar las isoflavonas a la dieta habitual?

La dosis diaria recomendada de isoflavonas es de 60 a 80 mg al día. Esta cantidad se puede encontrar de forma tradicional en 140 g de tofu o en medio litro de leche de soja. Aunque para la cultura occidental el consumo de soja representa un cambio completo en los hábitos alimentarios, su ingesta puede realizarse gracias al concentrado de isoflavonas, una fuente tan rica en estas sustancias que proporciona al organismo la dosis diaria necesaria.

Ya existen medicamentos en el mercado por lo que debe consultar a su médico.

Por | 2014-03-13T18:36:18+00:00 18-12-2006|Climaterio y Menopausia|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest