¿Qué es la Bartolinitis?

La Bartolinitis no es más que la inflamación de la glándula de Bartolino que están localizadas a cada lado de la abertura vaginal.

Esta glándulas son las encargadas de producir lubricación para la vagina.

Posteriormente la glándula puede quedar bloqueada y formarse una absceso de la glándula de Bartolino.

Causando un dolor intenso.

Si bien la mayoría de las personas con un absceso de Bartolino se recuperan completamente, en algunos casos se infectará nuevamente.

Las mujeres en edad fértil son la población más afectada.

Casi el 2 por ciento de las mujeres experimentarán una bartolinitis en su vida.

bartolinitis

¿Qué causa la Bartolinitis?

Las glándulas de Bartolino tienen el tamaño de un guisante.

Estas glandulas pueden infestarse con bacterias, como la E. coli y las enfermedades de transmisión sexual (ETS), como la clamidia o la gonorrea.

Estas infecciones pueden conducir a un absceso de la glándula de Bartolino.

Cuando las bacterias penetran en la glándula, producen hinchazón, infección y una obstrucción que llevara a que se produzca un absceso de la glándula.

Cuando se acumula pus en la glandula, la presión aumenta en el área produciendo dolor

Un absceso de Bartolino tiende a ser muy doloroso.

Por lo general, solo ocurre en un lado de la vagina a la vez.

¿Cuáles son los síntomas de la bartolinitis?

La bartolinitis hace que se forme un bulto debajo de la piel en un lado de la vagina.

El absceso de Bartolino a menudo causa dolor durante cualquier actividad que ejerza presión sobre el área, como caminar, sentarse o tener relaciones sexuales.

La  fiebre alta también puede acompañar al absceso.

El área del absceso estará roja, hinchada y caliente y muy dolorosa al tacto.

¿Cómo se diagnostica el absceso de Bartolino?

Para diagnosticar la bartolinitis basta con examinar la paciente

Se observará un bulto que protruye hacia la vagina.

Durante el examen se pueden tomar una muestra del área para verificar si hay alguna ETS.

Las ETS deberán tratarse junto con el absceso.

Tratamiento de la Bartolinitis

Hay algunas opciones de tratamiento pero lo mejor es que vea a su Dr a la brevedad posible para evitar que la infección avance.

En sus primeras etapas, la bartolinitis a veces se puede tratar en casa usando baños de asiento.

Un baño de asiento es un baño tibio y poco profundo que puede darse en la bañera o con un kit de baño de asiento.

Esto puede no curar la bartolinitis, pero puede ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad.

De todas formas, si cree que puede tener un absceso de Bartolino, consulte a su médico.

El absceso debe drenarse mediante cirugía.

En la mayoría de los casos, puede realizar este procedimiento en el consultorio médico con anestesia local.

Pero casos más avanzados llevaran anestesia general en un hospital y antibióticos en vena.

Durante la cirugía, su médico hará una incisión en el absceso y colocará un drenaje dentro para drenar el pus.

El drenaje puede permanecer en su lugar por un tiempo.

Una vez que el absceso se cura, se retirará el catéter o permitirá que se caiga por sí mismo.

Hay que recetarle antibióticos.

Es común que los abscesos de Bartolino vuelvan a aparecer.

Si, después de su tratamiento, el absceso de Bartolino vuelve repetidamente, se puede realizar un procedimiento llamado marsupialización.

Marsupialización

La Marsupialización es una cirugía similar a otros procedimientos de drenaje.

Pero en lugar de permitir que la incisión se cierre sola, se evertirán los bordes de la incisión para permitir un drenaje máximo.

Pueden usar un drenaje o introducir en el absceso un tipo especial de gasa que luego se retirara al día siguiente.

Este procedimiento debe realizar bajo anestesia general.

Igual se le indicaran antibióticos.

Si estos tratamientos no impiden que el absceso de Bartolino se repita.

Lo recomendable es la extirpación de las glándulas de Bartolino.

Esta cirugía requiere anestesia general en un entorno hospitalario.

¿Cómo puede ser prevenido?

No hay una manera definitiva de prevenir una bartolinitis.

Pero prácticas como el sexo seguro, el uso del condón y una buena higiene intima ayudarán a mantener a las bacterias fuera del área, lo que puede ayudar a prevenir infecciones.

También es importante evitar las ETS y buscar el tratamiento necesario.

El mantenimiento de un tracto urinario saludable también puede ayudar a prevenir el desarrollo de la bartolinitis y abscesos de Bartolino.

Beba muchos líquidos durante el día y evite esperar mucho tiempo para orinar.

Los suplementos de arándano pueden ayudar a mantener una buena salud del tracto urinario.