¿Qué es el auto trasplante ovárico?

Una nueva técnica para el rejuvenecimiento ovárico está siendo investigada por un grupo de científicos en Bélgica. Con el proceso se pretende, además, retrasar la menopausia prematura en algunas mujeres, y consiste en el auto trasplante del tejido ovárico de la propia paciente, extraído y congelado antes del inicio del climaterio.

auto trasplante

La técnica del auto trasplante no es algo nuevo, desde hace varios años este tipo de operación se ha realizado con éxito para preservar la fertilidad en casos en los que los ovarios presentaban algún tipo de daño irreversible y, de esta manera, evitar tratamientos de fertilización asistida como la fertilización in vitro, la  inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) o la ovodonación.

Lo novedoso es el fin de este tipo de cirugías al poder retrasar el proceso de la menopausia.

Con esta nueva función, en la mayoría de los casos, el autotrasplante restauró la actividad ovárica en lo que concierne a la secreción hormonal.

Sin embargo, la duración de dicha actividad siempre dependerá de la edad de la mujer que fue sometida al tratamiento.

Persistencia de actividad del tejido ovárico

Estudios confirman la persistencia de la actividad del tejido ovárico extirpado a una mujer de 44 años, durante 18 meses después de su reimplantación.

En el caso de una paciente más joven, el resultado podrá ser apreciado por más tiempo.

En mujeres entre 19 y 22 años, el tejido ovárico extraído funcionó durante 6 e incluso 7 años después de la reimplantación y el periodo de actividad útil se pudo extender a más de 12 años después de una segunda intervención.

Dichos resultados sugieren que la reimplantación repetida desde edades tempranas podrían evitar los efectos adversos de la menopausia durante largos periodos, sin recurrir a una terapia hormonal sustitutiva.

Especialistas aseguran que esta técnica es de fácil aplicación y puede ser realizada a través de un implante subcutáneo de un pequeño trozo de la corteza ovárica en un sitio fácilmente accesible como el antebrazo; éste dependerá de la secreción hormonal y en ningún momento será condicionado por la producción de óvulos fecundables.

Se puede realizar con anestesia local y quitar fácilmente según las necesidades de la paciente.

Ahora queda probar la viabilidad de esta práctica y qué tan factible podría ser someter a mujeres sanas a una intervención quirúrgica innecesaria en ese momento de vida, con el único objetivo de realizar un tratamiento cuya perspectiva de resultados es de 20 o 25 años más tarde, especialmente cuando se investiga sobre otras alternativas no invasivas.

Menopausia

La menopausia consiste en la desaparición de la menstruación debido a un cese de la producción de hormonas femeninas en los ovarios. Sin un tratamiento médico, este fenómeno suele provocar una serie de inconvenientes, tales como: sequedad vaginal, cambios emocionales, cambios en la temperatura, dolor durante el coito y distintos cambios metabólicos que pueden llevar al sobrepeso.

Este fenómeno también aumenta el riesgo de enfermedades serias como fracturas óseas debidas a la osteoporosis, diabetes, enfermedades cardiovasculares o depresión.

Tratamiento hormonal sustitutivo

El tratamiento hormonal sustitutivo puede paliar los síntomas de la menopausia, pero se debe tener en cuenta que el mismo podría potenciar otros riesgos como la aparición de tumores en el endometrio y mamas, alteraciones tromboembólicas, hepáticas y de la vesícula biliar.