Problemas sexuales en la mujer

Los problemas sexuales es una preocupación común compartida por muchas mujeres.

Pueden ocurrir problemas durante cualquier fase  de respuesta del ciclo sexual (excitación, meseta, orgasmo y resolución) que impiden que una mujer experimente satisfacción sexual.

Problemas sexuales

Muchas mujeres se sienten avergonzadas de hablar sobre sus problemas sexuales, pero es importante que le digas a tu médico lo que estás experimentando, ya que la mayoría de los casos de disfunción sexual pueden ser tratados.

¿Qué causa los problemas sexuales femeninos?

La disfunción sexual puede tener causas físicas o psicológicas.

Las causas físicas incluyen:

  • Diabetes
  • Enfermedades del corazón
  • Enfermedades neurológicas
  • Desequilibrios hormonales
  • Menopausia
  • Enfermedades crónicas como insuficiencia renal o hepática
  • Alcoholismo
  • Abuso de drogas
  • Efectos secundarios de medicamentos, incluidos los antidepresivos.

Las causas psicológicas de la disfunción sexual pueden incluir:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Preocupaciones sobre el desempeño sexual
  • Problemas de relación
  • Depresión
  • Sentimientos de culpa
  • Efectos de un trauma sexual pasado.

Las personas mayores pueden verse afectadas con mayor frecuencia, posiblemente debido a disminuciones relacionadas con la salud asociadas con el envejecimiento.

¿Cómo afectan los problemas sexuales a las mujeres?

Los tipos comunes de disfunción sexual en las mujeres incluyen:

  1. Deseo sexual inhibido
  2. Incapacidad para excitarse
  3. La falta de orgasmo (anorgasmia)
  4. Relación sexual dolorosa

1.- La falta de deseo sexual o la falta de interés en el sexo inhibe el deseo sexual.

El deseo sexual inhibido ocurre cuando la mujer no siente deseos o interés de tener relación con su pareja.

La falta de deseo sexual o la falta de interés en el sexo inhibe el deseo sexual.

Esto puede tener muchas causas, incluidos cambios hormonales, ciertas condiciones médicas y tratamientos, depresión, embarazo, estrés, fatiga, influencias del estilo de vida como el estrés laboral o el cuidado de los niños, e incluso aburrimiento con rutinas sexuales regulares.

2.- Incapacidad para excitarse

La lubricación vaginal insuficiente en las mujeres puede desencadenar la incapacidad de excitarse físicamente durante la actividad sexual.

La incapacidad para despertarse también puede ser el resultado de la ansiedad o la estimulación sexual inadecuada.

Los problemas de flujo de sangre hacia la vagina y el clítoris también pueden afectar la lubricación y la excitación.

3.- La falta de orgasmo (Anorgasmia)

La ausencia de clímax sexual (orgasmo) se llama anorgasmia.

Muchos factores pueden contribuir a la anorgasmia, incluida la inhibición sexual, la inexperiencia o la falta de conocimiento.

Los contribuyentes psicológicos a la anorgasmia pueden incluir culpa, ansiedad o un trauma o abuso sexual en el pasado.

Una estimulación insuficiente, medicamentos o medicamentos y enfermedades crónicas también pueden causar falta de orgasmo.

4.- Relación sexual dolorosa

Las relaciones sexuales dolorosas pueden ser el resultado de una serie de afecciones como endometriosis, masa pélvica, quistes ováricos, vaginitis, lubricación deficiente, sequedad vaginal, la presencia de tejido cicatricial de la cirugía o una enfermedad de transmisión sexual.

Un espasmo doloroso e involuntario de los músculos que rodean la entrada vaginal es una afección llamada vaginismo que puede ocurrir en mujeres que temen que la penetración sea dolorosa, tengan fobias sexuales o experiencias sexuales traumáticas o dolorosas previas.

¿Cómo se diagnostica un problema sexual femenino?

La disfunción sexual en las mujeres se diagnostica mediante un examen físico y un historial de sus síntomas.

El médico probablemente realizará un examen pélvico con una prueba de Papanicolaou para detectar cáncer.

Se pueden ordenar otros exámenes para descartar afecciones médicas que puedan causar disfunción sexual.

También se le puede preguntar acerca de las actitudes hacia el sexo, el trauma o abuso sexual en el pasado, los problemas en su relación o el abuso de alcohol y drogas para ayudar a determinar si estos factores psicológicos contribuyen a la disfunción.

¿Cómo se tratan los problemas sexuales femeninos?

Muchos tipos de problemas sexuales pueden tratarse abordando los problemas físicos o psicológicos subyacentes.

Por lo general, implica la cooperación entre la mujer, sus médicos y terapeutas.

Estrategias de tratamiento

Proporcionar educación

La educación del paciente es importante para ayudar a las mujeres a superar la ansiedad sobre la función y el rendimiento sexual.

Aprender sobre comportamientos sexuales y respuestas normales puede aliviar la ansiedad.

Mejorando la Estimulación Sexual

Puede ser necesario mejorar la estimulación sexual para ayudar a una mujer a superar alguna disfunción sexual.

La masturbación, el cambio de su rutina sexual o el uso de videos eróticos o libros pueden ayudar.

Proporcionar técnicas de distracción

La ansiedad puede aliviarse con la distracción.

Las fantasías eróticas o no eróticas pueden ser útiles.

La música, los videos o la televisión también pueden distraer y ayudar a las mujeres a relajarse.

Fomentar conductas no relacionadas con el coito

Otros comportamientos que no involucran el coito, como el masaje sensual, pueden ayudar a que las mujeres se sientan más cómodas con su sexualidad y con las relaciones sexuales, y sienten menos presión y ansiedad en torno a la actividad sexual.

Minimizando el dolor

Si la disfunción sexual se debe al dolor, a veces cambiar las posiciones sexuales puede ayudar a minimizar o eliminar el dolor.

Los lubricantes vaginales pueden aliviar el dolor causado por la fricción y la relajación antes del coito (baño tibio, meditación) puede disminuir las respuestas al dolor.

¿Pueden curarse los problemas sexuales?

El pronóstico para tratar la disfunción sexual en las mujeres depende de si la causa subyacente puede tratarse.

Si la disfunción sexual está relacionada con una condición física tratable, el resultado suele ser positivo.

Cuando la disfunción se debe a causas psicológicas, a menudo se puede tratar con éxito con asesoramiento, educación y comunicación mejorada entre las parejas.

¿Cómo afectan las hormonas a la función sexual?

Las hormonas juegan un papel importante en la función sexual de las mujeres.

A medida que las mujeres envejecen, la hormona estrógeno disminuye, lo que puede conducir a una lubricación vaginal deficiente y disminución de la sensación genital.

Los niveles bajos de la hormona masculina testosterona en las mujeres también pueden contribuir a una menor excitación sexual, sensación genital y orgasmo.

¿Qué efecto tiene una histerectomía en la función sexual?

Una histerectomía (extirpación quirúrgica del útero) puede causar disfunción sexual en muchas mujeres.

Los cambios hormonales asociados con la extirpación de los ovarios pueden provocar la pérdida del deseo, la disminución de la lubricación vaginal y la sensación genital.

Los nervios y los vasos sanguíneos esenciales para el funcionamiento sexual también pueden dañarse durante la cirugía.

Finalmente, algunas mujeres pueden deprimirse o sentir una pérdida de la autoestima cuando se les quita el útero, lo que puede dificultar su participación sexual.

¿Cómo afecta la menopausia a la función sexual de una mujer?

La menopausia y la pérdida asociada de estrógeno pueden afectar la función sexual de la mujer, como la pérdida de la lubricación vaginal y la sensación genital.

Otros aspectos emocionales de la menopausia pueden contribuir a una pérdida de interés en el sexo o una incapacidad para excitarse.

Sin embargo, muchas mujeres posmenopáusicas tienen una mayor satisfacción sexual.

Se cree que esto se debe a la menor ansiedad por quedar embarazada o por tener tiempo para relajarse y disfrutar de la intimidad con sus parejas.

¿Cuándo debes llamar a tu médico sobre tus problemas sexuales?

Los problemas sexuales en las mujeres son comunes, y casi todas las mujeres los experimentarán en ocasiones.

Si los problemas persisten, pueden ser muy molestos para una mujer y pueden afectar su relación con su pareja.

Si experimenta algún problema sexual con regularidad, hable con su médico.