Los bebés que nacen con un peso mayor a los 4.500g, y particularmente más de 5.000 g, están en alto riesgo de mortalidad y morbilidad perinatal e infantil, indican los hallazgos de un estudio.

“No existe consenso general sobre la definición de macrosomia fetal”, comentan Xun Zang (de la Universidad McGill, Montreal, Québec, Canadá) y colaboradores.

“Distintos autores lo han definido variablemente como un peso de nacimiento mayor a los 4.000, mayor a 4.500, o más de 5.000 g, independientemente de la edad gestacional, o como grande para la edad gestacional”.

Para examinar a qué peso de nacimiento comienzan a tener lugar los riesgos, los investigadores estudiaron registros médicos de EE.UU. entre los años 1999-2001 que asociaban fetos muertos, parto vivo, y muertes infantiles.

Para su estudio seleccionaron información de 5.983.409 uninatos que pesaron 2.500 g ó más al nacer de madres blancas no hispánicas a las 37-44 semanas de gestación. Los bebés que pesaron 4.000 a 4.499 g no se hallaron en riesgo de mortalidad o morbilidad en comparación con los que pesaron 3.500-3.999 g.

Contrariamente, los bebés que pesaron 4.500-4.999 g se encontraron ante un riesgo significativamente elevado de feto muerto, mortalidad neonatal, particularmente debido a asfixia por nacimiento, lesión en el parto, asfixia neonatal, aspiración de meconio y parto por cesárea.

Los investigadores comentan que para los bebés que tuvieron un peso de 5.000 g ó superior, los riesgos aumentaron más, e incluyeron síndrome de muerte infantil súbita.

Y concluyen: “Deberían hacerse esfuerzos para desarrollar y probar intervenciones que apunten a reducir la incidencia y/o las secuelas de la macrosomia fetal”, y sugieren proporcionar evaluación y asesoramiento previos a la concepción y alentar a las pacientes obesas a bajar de peso.

Fuente: American Journal of Obstetrics & Gynecology 2008

Por | 2014-07-22T22:01:11+00:00 21-06-2008|Embarazo|Comentarios desactivados en Peso al nacer de 4.000 g ó más con consecuencias perinatales.

Pin It on Pinterest