Distintos estudios demuestran que adelgazar después del parto reduce el riesgo de incontinencia .

No sólo es importante cuánto peso aumenta una mujer durante el embarazo, sino cuánto adelgaza después, lo que determinaría su riesgo de desarrollar incontinencia urinaria tras el parto.

Varios estudios habían demostrado que el sobrepeso, en especial cuando se acumula en el abdomen, aumenta el riesgo de desarrollar incontinencia urinaria en las mujeres, pero también que cuando las mujeres con sobrepeso u obesidad adelgazan, reducen ese riesgo.

La incontinencia urinaria está asociada también con el embarazo. Muchas mujeres tienen pérdidas de orina durante la gestación, y el parto, en especial el vaginal, es un factor de riesgo de incontinencia urinaria en la vida de las mujeres.

Tras estudiar a casi 13.000 mujeres de Noruega durante su primer embarazo, el equipo liderado por Stian Langeland Wesnes, de la Universidad de Bergen, Noruega, halló una asociación débil entre el aumento de peso durante el embarazo y el riesgo de desarrollar incontinencia urinaria en los nueve meses o durante los seis meses del posparto.

Perder peso después del parto, la clave.

Los resultados sorprendieron a los investigadores. “Durante décadas, los obstetras han asumido que el aumento excesivo de peso durante el embarazo explicaría el pico de riesgo de desarrollar incontinencia urinaria en ese período, aunque sin pruebas científicas de ello”, dijo el Dr. Wesnes. “El nuevo estudio, en cambio, sugiere que otros factores dispararían la incontinencia en el embarazo”, añadió.

Según los resultados, las mujeres que más adelgazan después del parto tienen bajo riesgo de desarrollar incontinencia durante los seis meses posteriores, no así si engordan. El Dr. Wesnes afirmo que se desconoce por qué la variación del peso corporal después del parto está asociada con el riesgo de desarrollar incontinencia. Una posibilidad, según el equipo, es que influye el tipo de aumento de peso.

Así por ejemplo, en las mujeres que no están embarazadas, la grasa corporal es lo que impulsa ese aumento, pero durante el embarazo, el feto, la placenta y los líquidos explican gran parte del exceso de peso.

El estudio, publicado en American Journal of Epidemiology, incluyó a 12.679 mujeres, que respondieron cuestionarios durante las semanas 15 y 30 de gestación y a los seis meses del nacimiento de sus hijos.

El 40% había tenido incontinencia urinaria durante la semana 30 de gestación y el 21%, a los seis meses del parto. Las mujeres que habían engordado demasiado en las primeras 15 semanas de embarazo (7 kg o más) tuvieron más riesgo de sufrir incontinencia a las 30 semanas (un 45% frente a un 38% de las que habían engordado 3,5 kg o menos).

De todos modos, el aumento de peso después de la semana 15 de gestación no estuvo asociado con el riesgo de desarrollar incontinencia urinaria a la semana 30. Tampoco existió relación entre los kg de más del embarazo y la posibilidad de desarrollar incontinencia en los seis meses posteriores al parto.

Sin embargo, el autor destacó que los resultados sugieren que “adelgazar después del parto y entrenar los músculos del piso pélvico reduciría la prevalencia de la incontinencia urinaria femenina posparto“.

Fuente: JANO.es · 2010

Por | 2017-05-23T21:41:12+00:00 28-09-2010|Incontinencia Urinaria|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest