Pautas para los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Services Task Force, USPSTF Notificación de salida) y otras organizaciones actualizaron recientemente las recomendaciones Notificación de salida para los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino basándose en:

cancer de cuello uterino

  • Estudios de investigación que muestran que los cambios causados por el VPH en las células del cuello uterino ocurren lentamente y con frecuencia desaparecen por sí solos, en particular en las mujeres más jóvenes.
  • Exámenes de detección más eficaces.
  • Estudios de investigación que demuestran los perjuicios de hacer demasiados exámenes y demasiados tratamientos para cambios en el cuello uterino que hubieran desaparecido sin necesidad de intervención.

Las edades y la frecuencia entre exámenes se aplican a la mayoría de las mujeres, siempre que los resultados de sus pruebas sean normales.

Pautas para cáncer de cuello uterino

Las pautas no se deben aplicar a las mujeres que tienen cierto tipo de enfermedades.

  • 21 años de edad

Las mujeres se deben hacer la primera prueba de Pap (Papanicolaou) a los 21 años de edad. Aunque la mujer tenga relaciones sexuales antes de esa edad, no se recomiendan las pruebas de Pap hasta los 21 años de edad.

  • 21 a 29 años de edad

Se recomienda que las mujeres entre 21 y 29 años de edad se hagan la prueba de Pap cada 3 años. Las mujeres en este grupo de edad no deberían hacerse la prueba del VPH de rutina porque las infecciones por el virus del papiloma humano en estas edades tienden a durar muy poco tiempo y se van por sí solas. Pero si una mujer en este grupo de edad tiene un resultado anormal en la prueba de Pap, es posible que en los exámenes de control de seguimiento se incluya una prueba del VPH.

  • 30 a 65 años de edad

Se recomienda que las mujeres en este grupo de edad se hagan la prueba de Pap y la prueba del VPH (esto se llama prueba conjunta) cada 5 años o solo la prueba de Pap cada 3 años. Este intervalo más largo entre las pruebas todavía permite detectar los cambios celulares a tiempo para tratarlos si es necesario, pero reduce los tratamientos de cambios celulares que de todas maneras hubieran desaparecido por sí solos.

  • Mayores de 65 años de edad

Las mujeres en este grupo de edad deben consultar con su proveedor de servicios de salud para saber si todavía es necesario hacerse los exámenes de detección. Si usted se ha hecho exámenes de detección con regularidad y los resultados de sus pruebas recientes fueron normales, es probable que su proveedor de servicios de salud le indique que no es necesario hacerse más exámenes de detección. Pero si los resultados de sus pruebas recientes fueron anormales, o si no se ha hecho los exámenes de detección con regularidad, es importante que consulte con su proveedor de servicios de salud para saber qué le recomienda.

  • Excepciones a las pautas

Basándose en sus antecedentes médicos, el doctor le recomendará cuál es la frecuencia o cada cuánto tiempo debe hacerse los exámenes de detección

Puede que se recomienden exámenes de detección más frecuentes a las mujeres que:

  • Obtuvieron resultados positivos en las pruebas del VIH
  • Tienen el sistema inmunitario debilitado
  • Fueron expuestas antes de nacer a un medicamento llamado dietilestilbestrol (DES), que antes era recetado a mujeres embarazadas
  • Tuvieron un resultado anormal de una prueba de Pap o de una biopsia
  • Han tenido cáncer de cuello uterino

Los exámenes de detección no son necesarios para las mujeres que:

Han tenido una histerectomía por razones que no están relacionadas con el cáncer ni con cambios en las células del cuello uterino. Pero si la histerectomía estuvo relacionada con el cáncer de cuello uterino, hable con su proveedor de servicios de salud para saber cuál es el control médico de seguimiento adecuado para usted.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.