La inducción del trabajo de parto entre las semanas 38 y 39 permite lograr un equilibrio entre la morbilidad y mortalidad materna y neonatal más bajas, siempre que las condiciones maternas y fetales permitan llegar a ese tiempo de gestación.

Las tasas más bajas de morbilidad materna en las mujeres con hipertensión gestacional se logran con la inducción del trabajo de parto en la semana 38 de gestación, mientras que la morbilidad/mortalidad neonatal más baja se alcanza con la inducción una semana después.

Por lo tanto, “la inducción del trabajo de parto entre las semanas 38 y 39 permite lograr un equilibrio entre la morbilidad/mortalidad materna y neonatal más bajas”, escribe en American Journal of Obstetrics and Gynecology el equipo de la doctora Meredith O. Cruz, de la Facultad de Medicina de la University of Illinois, en Chicago.

Allí, los autores explican que las tasas más altas de complicaciones maternas se registraron con el manejo expectante de las mujeres con hipertensión gestacional o preeclampsia leve, en lugar de la inducción del trabajo de parto. Por otro lado, la inducción temprana aumenta los riesgos de morbilidad neonatal grave.

El equipo analizó datos de 228.668 partos con más de 23 semanas de gestación en 31 centros durante el período 2002-2008. La cohorte incluyó a 3.588 mujeres que habían desarrollado hipertensión gestacional a partir de la semana 36 de embarazo. Los autores estimaron la tasa de morbilidad/mortalidad materna y neonatal por semana después de la inducción del trabajo de parto en las participantes.

Este análisis demostró que la morbilidad materna (no hubo muertes) más baja fue de 89,9 casos por cada 1.000 nacidos vivos con la inducción a la semana 38 de gestación.

La tasa de morbilidad y mortalidad neonatal se redujo a 10,5 cada 1.000 nacidos vivos en la semana 39 de gestación. Al referirse al impacto clínico de estos resultados, los autores sugirieron: “La inducción del parto en la semana 39 de gestación sería una opción razonable en las embarazadas con la presión bien controlada con evaluaciones prenatales de buen pronóstico y un feto con la talla adecuada para la edad gestacional”.

Los resultados “proporcionarían también un rumbo para los futuros estudios aleatorizados controlados sobre mujeres con hipertensión gestacional que puedan aportar evidencia clínica sólida”.

Fuente: HealthDay

Por | 2015-08-06T22:16:57+00:00 20-02-2013|Embarazo|Comentarios desactivados en Parto entre semanas 38 y 39, lo mejor para las embarazadas con hipertensión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest