Parafilia

¿Alguna vez has conocido a una persona con gustos o fetiches sexuales un tanto raros o exagerados y que además fueran recurrentes? Pues si es así, probablemente estuviste ante un caso de parafilia y aquí te explicamos en qué consisten estos extraños patrones de comportamiento sexual.

parafilia

Para que se considere una parafilia, la persona tiene que encontrar el placer sexual a través de objetos, situaciones, actividades o individuos que no son lo comúnmente aceptado, llegando a límites inimaginables.

Es un poco complicado definir cuántos tipos de parafilias existen, pues en su mayoría dependen de lo que esté o no aceptado por la sociedad en un momento determinado, así que es probable que algunas prácticas que hoy por hoy se consideran normales, antiguamente fueron consideradas parafilias.

Sin embargo, se estima que existen más de 500 tipos, pero para que esto pueda considerarse así, el individuo debe tener un deseo sexual incontrolable y compulsivo ante esa actividad o ante la realización del acto en sí que le produce tal placer. Acá te comentamos algunos de los tipos más conocidos.

Tipos de parafilia

  • Voyerismo: Cuando la persona logra el placer al ver a otras personas tener relaciones sexuales o actos íntimos.
  • Travestismo: La excitación del individuo depende exclusivamente del uso de ropas y accesorios del sexo opuesto.
  • Exhibicionismo: Alcanzan el orgasmo cuando hay una provocación de sorpresa o pánico en un extraño por medio de la exhibición de las partes íntimas del cuerpo.
  • Sadismo: El orgasmo se da únicamente cuando eres la autoridad que impone castigos o torturas a su pareja sexual.
  • Zoofilia: Mantener relaciones sexuales con animales o tener excitación con ellos.
  • Ninfomanía: Exageradas ganas de tener relaciones sexuales de una mujer.
  • Satiriasis: Es igual que la ninfomanía pero en el caso de los hombres. Ese impulso incontrolable de tener sexo con cualquier mujer incluso sin sentir amor y sin recibir dinero a cambio.
  • Coprofilia: Estos individuos sienten atracción por ver a su pareja sexual defecar, ingerir o untarse heces a través del cuerpo.
  • Coprofenia: Placer al decir obscenidades en público.
  • Incesto: Se trata de mantener relaciones sexuales con personas de tu consanguinidad o parentesco biológico.
  • Picacismo: Introducen alimentos en cualquier cavidad del cuerpo, los cuales luego consumen de manera regular.
  • Urofilia: Es cuando existe una atracción por ver orinar, tragar o mojarse con la orina propia o la de la pareja sexual.
  • Clismafilia: La excitación se produce cuando se inyecta alguna sustancia en el recto.
  • Bondage: Práctica sexual en la que se ata a uno de los miembros de la pareja mientras el otro continúa con la relación sexual.
  • Oculofilia: También llamado el fetiche del ojo y ocurre cuando la persona se excita al frotar sus genitales con el ojo de su pareja.
  • Frotismo: Es cuando consiguen el placer a través de frotar sus genitales a personas desconocidas en cualquier multitud en la que se encuentren. Así que ten cuidado cuando estés en lugares muy concurridos.
  • Audiolagnia: La persona se excita al oír a otros teniendo relaciones sexuales.
  • Olfactofilia: Atracción compulsiva por el olor de las zonas erógenas o genitales de su pareja.
  • Fetichismo: La excitación depende del uso de un objeto, vestimenta, sustancia o alguna parte del cuerpo del compañero sexual, incluso pueden ser los pies, los dedos de los pies, las manos, y muchas más.
  • Necrofilia: En este caso la persona disfruta del placer sexual con un cadáver.
  • Hipoxifilia: La idea es conseguir el placer sexual a través de privar el oxigeno de tu pareja, ya sea con el uso de bolsas de plástico o del estrangulamiento.
  • Gerontofilia: Tendencia a estar atraído o atraída por personas de la tercera edad.

La mayoría de ellas son consideradas como perversiones ante la sociedad, sobre todo cuando sobrepasa los límites de lo inofensivo y es necesario aclarar que si las prácticas en sí no son comunes no son consideradas parafilias.

Tampoco se considera un trastorno cuando la persona puede también tener excitación sexual a través de prácticas normales de sexo, a menos que estas causen daños físicos o psicológicos.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *