Metformina: Lo que usted debe conocer antes de comenzar a tomarla

La metformina es un medicamento prescrito para tratar la diabetes tipo 2 que pertenece al grupo de medicamentos llamados biguanidas, que ayuda a controlar la cantidad de glucosa (azúcar) en sangre por eso se usa en las personas con diabetes.

La metformina también incrementa la respuesta de su cuerpo a la insulina, una sustancia natural que controla la cantidad de glucosa en la sangre.

La metformina no cura la diabetes, sin embargo, ayuda a bajar los niveles de azúcar en la sangre y a mantener la misma en un nivel saludable. Debe ser usada durante un período largo de tiempo, lo que puede hacer que el paciente se pregunte ¿qué efectos secundarios tiene? Cabe resaltar, que puede originar los mismos efectos tanto en el hombre como en la mujer.

Además de usarse en la diabetes tipo 2 se está utilizando en pacientes con el síndrome de ovario poliquístico, la esteatohepatitis no alcohólica y la pubertad precoz, tres enfermedades que presentan resistencia a la insulina.

Los efectos secundarios más comunes de la metformina

En cuanto el paciente comienza con la ingesta de la metformina usualmente aparecen efectos secundarios comunes, pero con el tiempo estos tienden a desaparecer. Es importante saber que se debe comunicar al doctor si los síntomas que se presentan son severos o son la causa de algún otro problema mayor.

Los efectos secundarios más comunes de la metformina son:

  • Acidez
  • Dolor estomacal
  • Náuseas y vómitos
  • Hinchazón
  • Flatulencias
  • Estreñimiento
  • Pérdida de peso
  • Dolor de cabeza
  • Desagradable sabor metálico en la boca (disgeusia)

Efectos secundarios severos de la metformina

Acidosis láctica

El efecto secundario más grave que la metformina puede causar es la acidosis láctica. De hecho, el empaque de la metformina tiene un sello de advertencia sobre este riesgo. Un sello de advertencia es la más grave observación sobre la administración de alimentos y medicamentos (FDA)

La acidosis láctica es inusual, pero es un serio problema que podría ocurrir por su uso.

Llame a su médico inmediatamente si presenta alguno de los siguientes síntomas de acidosis láctica.

  • Cansancio extremo
  • Debilidad
  • Disminución del apetito
  • Nauseas
  • Vómitos
  • Dificultad para respirar
  • Mareos
  • Pérdida del equilibrio
  • Taquicardias- bradicardias
  • Escalofríos
  • Dolor muscular
  • Sofocos (repentino enrojecimiento y calor en la piel)
  • Dolor de estomago

Anemia

La metformina puede disminuir los niveles de vitamina B12 en el cuerpo. En algunos casos puede causar anemia (bajo niveles de glóbulos rojos) y si no se recibe una adecuada cantidad de vitamina B12 o calcio por medio de la alimentación, se tendrán mayores posibilidades de tener bajos niveles de dicha vitamina.

Los niveles de vitamina B-12 pueden mejorar si se suspende el consumo de metformina o si se toman suplementos vitamínicos. Sin embargo, no es recomendable detener el consumo sin antes consultarlo con el médico.

Los síntomas más comunes de la anemia son

  • Cansancio
  • Mareos
  • Pérdida del equilibrio

Hipoglucemia

El paciente puede presentar un cuadro hipoglucémico si se combina la metformina con:

  • Una dieta pobre
  • Exceso de ejercicio físico
  • Excesiva ingesta de alcohol
  • Otros medicamentos para la diabetes.

Para prevenir la hipoglucemia

  • Se debe tomar los medicamentos a tiempo
  • Tener una dieta balanceada
  • Hacer ejercicio, según las recomendaciones del medico
  • Se debe informar al médico sobre otros medicamentos que se estén consumiendo.

Llame a su doctor si tiene algún síntoma de hipoglucemia, los cuales pueden incluir

  • Debilidad
  • Cansancio
  • Nauseas
  • Vómitos
  • Dolor de estomago
  • Mareo
  • Pérdida del equilibrio
  • Anormalidades en el ritmo cardíaco.

Precauciones

Son varios los factores que pueden ampliar el riesgo de padecer acidosis láctica mientras se consume metformina.  Si se sufre algunas de las siguientes condiciones asegúrese de discutirlo con su médico antes de iniciar la medicación.

Problemas de riñón

Este problema puede incrementar el riesgo de padecer acidosis láctica, debido a que los riñones remueven la metformina del cuerpo, pero si los riñones no trabajan bien, en consecuencia, los niveles de metformina serán mayores en el cuerpo.

Si se tienen problemas leves o moderados en los riñones el médico debe comenzar el tratamiento con una dosis baja de metformina, por otro lado, si la persona tiene problemas severos en los riñones o tiene más de 80 años, quizás no sea una buena opción usarla. El médico tratante debe realizar un examen previo a la medicación que debe realizarse cada año para conocer el funcionamiento de los riñones.

Problemas del corazón

Con respecto a los pacientes que tienen problemas agudos del corazón o han padecido de infartos, el uso de la metformina en este caso, no es recomendable. El corazón podría no estar enviando suficiente sangre a los riñones, y por ende no se elimina la metformina del cuerpo de manera adecuada, tal como sucedería en condiciones normales, y teniendo como consecuencia un riesgo mayor a padecer acidosis láctica.

Problemas de hígado

El hígado metaboliza el ácido láctico del cuerpo, por lo tanto, los problemas graves de hígado podrían llevar al paciente a una acumulación de ácido láctico ya que dicha acumulación aumenta el riesgo de padecer acidosis láctica. En definitiva, consumir metformina con problemas de hígado puede ser peligroso.

Consumo de alcohol

El riesgo de padecer hipoglucemia y acidosis láctica aumenta si se consume alcohol mientras se está medicado con metformina. No se debe abusar del alcohol durante el tratamiento, es recomendable conversar con el médico sobre cuanto alcohol es sano mientras se está bajo medicación.

Procedimientos quirúrgicos o radiológicos.

Si el paciente planea someterse a un procedimiento quirúrgico o radiológico que utilice medios de contraste iodado, debe detener el consumo de metformina por 48 horas antes de la intervención. Estos procedimientos podrían enlentecer la eliminación de metformina del cuerpo, incrementando por lo tanto el riesgo de sufrir de acidosis láctica. La continuación de la ingesta de metformina se debe hacer después del procedimiento quirúrgico siempre y cuando las pruebas de función renal sean óptimas.

Converse con su médico

Si le han recetado metformina y se encuentra preocupado por los efectos secundarios, probablemente este articulo sea de utilidad, además de hablar con su doctor y asegurarse de salir de dudas, por ejemplo:

  • ¿Qué efectos secundarios debo tomar en cuenta?
  • ¿Tengo un alto riesgo de padecer acidosis láctica?
  • ¿Existe algún otro medicamento para el mismo fin y que cause menos efectos secundarios?

Su médico debe responder todas sus inquietudes y mantenerlo bajo control y así supervisar cualquier efecto secundario que se pueda presentar.

¿La metformina causa perdida de peso?

Con el paso del tiempo la metformina puede ayudar a bajar de peso cuando se combina con una buena dieta y ejercicio físico regular. Sin embargo, no debe ser usada solo para bajar de peso. Como se mencionó anteriormente, este medicamento puede ser riesgoso para el organismo si se combina con otros medicamentos. De igual modo, la metformina no garantiza pérdida de peso a largo plazo, ya que usualmente después de dejar de consumirlas el paciente recupera el peso perdido durante el tratamiento.

Traducido por Yurayma Flores Saavedra Email: flores.saavedra28@gmail.com