La risoterapia es una técnica alternativa reciente que señala la risa como un medio de percibir los acontecimientos de la vida desde perspectivas más alegres y agradables y de  liberar el miedo y la ansiedad lo que favorece a la salud.

Este pensamiento no es nuevo y ya en la antigua China existía un refrán que decía: “Para estar sano, hay que reírse al menos 30 veces al día”.

En la actualidad numerosos estudios han confirmado el papel enormemente positivo que tiene el buen humor sobre la salud física y psíquica.   En Cuba, por ejemplo, existe un Centro Promotor del Humor en el ministerio dela Cultura, en Japón existela Sociedad japonesa del Humor yla Risa, mientras que en Canadá y EE UU los payasos son parte del personal clave de varios hospitales.

Los beneficios de la risoterapia:

Según los expertos, la risoterapia ofrece grandes beneficios físicos, mentales y emocionales como los siguientes:

  • Fortalece el sistema inmunológico lo cual se ha podido constatar en el hecho que los enfermos tratados con dosis constantes de risa y buen humor mejoran más rápido.
  • Brinda mayor calidad de vida y también la prolonga.
  • Embellece y relaja el rostro (los ojos brillan más, los músculos faciales se movilizan y se tonifican).
  • Causa un efecto analgésico al favorecer la producción de sustancias como la serotonina (endorfinas con efectos analgésicos), dopamina (neurotransmisor elevador del ánimo) o adrenalina (activa la creatividad y el estar despiertos).
  • Calma el asma y las migrañas.
  • Incrementa la capacidad pulmonar, ya que los músculos del tórax se contraen y expanden de manera que facilitan el mecanismo de la respiración.
  • Activa el metabolismo al provocar la liberación de adrenalina, favoreciendo la pérdida de calorías.
  • Es contagiosa y tonifica el espíritu al expresar un estado de ánimo positivo.

Debido a estos beneficios, esta terapia alternativa está empezando a ser aceptada como un magnífico complemento en numerosas profesiones relacionadas a la salud física o mental, ya que fomenta un clima abierto y cálido en la relación con el enfermo, sea un anciano o un niño.

Por ello, en algunos países ya está siendo aplicada en los hospitales y hasta en centros geriátricos.

Las enfermeras que atienden a niños, por ejemplo, cantan y se sacan monedas de las orejas, o ‘ven’ a través de la oreja la pared contigua procurando así fomentar un buen humor de forma espontánea.

Ejercicios relacionados con la risoterapia

Contra los pensamientos negativos

Todo el mundo tiene pensamientos negativos que ocupan lamente durante un tiempo. Para no hacer caso a estos pensamientos puede realizarse el siguiente ejercicio:

  • Ponerse cómodo, cerrar los ojos y hacer tres inhalaciones profundas.
  • Imaginar, por lo menos 5 minutos, que un personaje de dibujos animados y no usted es quien tiene pensamientos negativos.
  • Durante  2 minutos anime a ese «alias» a que le diga todo lo que está pensando.
  • Poco a poco dejará de hacer caso a la crítica interna y se reirá más frecuentemente.

Adiós a las tensiones.

Conviene practicar este ejercicio cuando estemos con dificultades, nos sintamos mal, afligidos o estresados, ya que mediante él se trata de dar un gracioso giro a la situación que nos bloquea.

  • Elegir una situación desagradable, empezando siempre por las más sencillas.
  • Definir lo más concretamente posible esta situación, por ejemplo:«Siempre me llaman por teléfono cuando estoy en la ducha» o «siempre que salgo de viaje, diluvia».
  • Agregar una exclamación como las siguientes: ¡ji, ji, ji,je, je, je!, o ¡ja, ja, ja, jo, jo, jo, ju, ju, ju!  Uniendo algunas de estas exclamaciones, la frase completa sería: «Siempre me llaman por teléfono cuando estoy en la ducha, ¡ji, ji, ji, je, je, je!».
  • Repetir en voz alta (si el lugar se lo permite), toda la frase varias veces, y diga las últimas sílabas con diferentes entonaciones.

Puede ser que al principio la persona se sienta algo incómoda pronunciando la frase, pero las diferentes entonaciones al final le darán un sentido distinto lo que permitirá alejar la ansiedad y distanciar la situación para tranquilizar y calmar. Si somos capaces de jugar con nuestros problemas, aprenderemos a liberarnos de ellos.

Se recomienda a los lectores que se rían como mínimo tres veces al día durante un minuto: por la mañana, para llevar bien el resto de la jornada; al mediodía, para hacer favorecer una buena digestión; y por la noche, para evitar el insomnio.

Por | 2016-10-30T14:26:23+00:00 30-03-2014|General|Comentarios desactivados en Medicina alternativa: La risoterapia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest