Esta constatación se suma a las pruebas de que este método es una alternativa segura a las píldoras para las mujeres que quieren resolver los síntomas de la menopausia con THS.

Las mujeres con síntomas menopáusicos tratados con parches hormonales no tienen riesgo elevado de presentar coágulos sanguíneos en las piernas o los pulmones, aunque ya los hayan tenido, según publica la revista Menopause.

Esta constatación se suma a las pruebas de que los parches son una alternativa segura a las píldoras para las mujeres que quieren resolver los síntomas de la menopausia con terapia hormonal sustitutiva (THS).

La cantidad de usuarias de THS disminuyó en el 2002, tras un ensayo clínico de Estados Unidos en el que las mujeres tratadas con píldoras de estrógeno y progesterona tuvieron más riesgo que el resto de desarrollar coágulos sanguíneos, infarto, accidente cerebrovascular (ACV) y cáncer de mama.

Hasta ese momento, la THS se indicaba para prevenir la enfermedad cardíaca y la osteoporosis. Ahora, los expertos no la recomiendan. De todos modos, la terapia hormonal sigue siendo la forma más efectiva de aliviar los sofocos de la menopausia y las mujeres con síntomas graves optan por esa solución. Dados sus riesgos, los especialistas aconsejan usar la THS en la dosis más baja y por el menor tiempo posible.

Parches versus píldoras.

Pero hay cada vez más evidencias de que los parches de bajas dosis no tendrían los riesgos de las píldoras. Algunos estudios hallaron que no elevan el riesgo de sufrir una primera tromboembolia venosa (TEV). Y un estudio amplio efectuado en el Reino Unido a comienzos del 2010, halló que las usuarias que los parches de bajas dosis no tenían más riesgo de sufrir un ACV que aquellas no tratadas con THS. En cambio, las usuarias de píldoras hormonales o parches de altas dosis tenían más riesgo de sufrir un ACV que las no usuarias.

En el nuevo estudio, un equipo de Francia analizó la relación entre la terapia hormonal y el riesgo de sufrir nuevas TEV en mujeres que ya habían tenido una. De las 1.023 participantes, 103 comenzaron a usar parches para aliviar los síntomas menopáusicos al finalizar el tratamiento de la TEV, que incluye varios meses y anticoagulantes. Otras 10 mujeres utilizaron THS oral y el resto no utilizó THS.

En 6,5 años, 77 mujeres (un 1% anual) tuvieron formación reiterada de coágulos. En las usuarias de los parches y las mujeres sin THS, el riesgo fue el mismo. De las 103 usuarias de parches, 6 tuvieron un nuevo coágulo, a diferencia de 2 de las 10 usuarias de píldoras. Al considerar otros factores, como la edad y el peso, a las usuarias de las píldoras se les sextuplicó el riesgo de tener un nuevo coágulo, comparadas con las que no habían usado THS.

Esto sugiere que aún las mujeres con alto riesgo de una TEV, los parches hormonales no elevarían aún más ese riesgo, indicó Valérie Olié, del INSERM, Francia.

Ello, para el equipo de Olié, se debería al mecanismo de acción de los parches. A diferencia de las hormonas orales, las administradas por vía cutánea evitan el hígado y no elevan los niveles de proteínas en sangre que promueven la formación de coágulos. El estudio, indicó Olié, es el primero en sugerir este beneficio de los parches hormonales.

Fuente: Menopause 2010;doi:10.1097/gme.0b013e3181f9f7c3

Por | 2013-08-17T16:45:54+00:00 09-05-2011|Climaterio y Menopausia|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest