Una vez más, expertos aseguran que tener una dieta rica en pescado, legumbres y verduras, con moderada cantidad de alcohol, está asociado con una reducción del riesgo de morir por un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular (ACV) u otros problemas vasculares.

Esos son los datos obtenidos de un estudio sobre habitantes de la ciudad de Nueva York.

La mayoría de los participantes hispanos o afroamericanos no necesariamente consumía alimentos tradicionales de los países mediterráneos, pero cuanto más parecida era la dieta al estilo mediterráneo, menor riesgo corrían the morir por problemas vasculares, incluido el infarto.

“Aunque no se trata de la dieta mediterránea exactamente, sino de una comparación entre una alimentación más saludable que otra, existe alguna mejoría para la salud”, dijo Teresa Fung, profesora del Simmons College de Boston, quien no participó del estudio.

Durante nueve años, el equipo del doctor Clinton Wright, de la University of Miami, siguió a más de 2.500 residentes de la zona norte de Manhattan, un barrio con un 63 por ciento de residentes hispanos, un 20 por ciento de habitantes afroamericanos y un 15 por ciento de blancos.

Es que, según escribe el equipo en American Journal of Clinical Nutrition, falta información sobre los beneficios de la llamada dieta mediterránea para la salud de los afroamericanos y los hispanos de Estados Unidos.

Algo más de la mitad de los participantes eran hispanos, mientras que el resto se dividían entre negros no hispanos y blancos.

Todos tenían más de 40 años al inicio del estudio, cuando respondieron sobre su salud y calificaron sus hábitos de alimentación según una escala de 9 puntos: a mayor puntaje, mayor proximidad de la dieta al ideal mediterráneo, con gran cantidad de pescado, verduras, legumbres, granos integrales y aceites vegetales, y reducida en carne roja y grasa animal.

Luego, el equipo controló cuántos participantes tuvieron un ACV, un infarto o murieron por un problema vascular, como una embolia pulmonar o un aneurisma. Más de 300 participantes murieron por un trastorno vascular.

Por cada punto más en la escala de calificación de la dieta, el riesgo de morir por causas vasculares disminuía un 9 por ciento.

Aun así, el estudio no pudo determinar si la dieta tenía algún efecto en el riesgo de sufrir un ACV: entre los 171 participantes que tuvieron un infarto cerebral, el grupo con mayor puntaje en la escala de calificación de la dieta era tan propenso a sufrir un ACV como el grupo con la calificación más baja.

El equipo sí detectó que la dieta proporcionaba una leve protección contra el infarto en el grupo con la dieta más parecida al estilo mediterráneo, aunque esto podría atribuirse al azar.

Las pruebas no son concluyentes, según aseguró Wright, pero la dieta mediterránea sería mejor para la salud cardíaca de la población que otros tipos de dietas, “como las ricas en carnes rojas”.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition,  2011

Por | 2014-08-08T23:05:18+00:00 18-02-2012|Nutrición|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest