Cafeína

La cafeína fue descubierta en 1819 por el químico alemán Friedlieb Ferdinand Runge, fue él quien acuñó con el término Kaffein, por ser un compuesto químico presente en el café, término que pasaría posteriormente al español como cafeína, es un componente natural del Café, Té, Yerba mate, Guaraná y adicionada a muchas otras bebidas como los refrescos de cola.

Se ha demostrado que es segura para la mayoría de las personas cuando se consume en cantidades bajas a moderadas, sin embargo, las dosis altas pueden tener efectos secundarios desagradables e incluso peligrosos.

La investigaciones han demostrado que los genes tienen una gran influencia en su tolerancia a la cafeína, algunos pueden consumir mucha más que otros sin experimentar efectos negativos

cafeina

¿Cuánta cafeína hay en una taza de café?

Eso depende de cómo se elabora el café, el tipo de grano de café utilizado y la cantidad de café que se prepara.

Un promedio de 8 oz taza de café contiene 95 mg de cafeína, pero un 20 oz. Starbucks Blonde Roast Venti puede tener más de 475 mg.

Incluso el mismo tamaño y tipo de café ordenado desde el mismo lugar puede variar en contenido de cafeína.

Los investigadores de Florida hicieron el mismo pedido en la misma cafetería durante 6 días seguidos y encontraron que el contenido de cafeína variaba, de 259 mg a 564 mg.

Alrededor del 99% de la cafeína que consume está en su torrente sanguíneo dentro de los 45 minutos después de beber una taza de café, pero los efectos pueden durar entre cinco y seis horas.

Algunas personas son mucho más sensibles a la cafeína y estos efectos pueden durar incluso más.

La cafeína puede causar cierta dependencia física leve, pero no es técnicamente adictiva.

Es un estimulante del sistema nervioso central que no se considera una droga adictiva porque no afecta la salud física de una persona ni causa los mismos comportamientos de búsqueda que el alcohol o las drogas ilegales.

Una dependencia física leve de la cafeína puede causar algunos síntomas de abstinencia cuando se interrumpe, como dolores de cabeza, fatiga e irritabilidad.

Beneficios de la cafeína

El consumo moderado de cafeína puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes, enfermedad hepática, cálculos biliares y la enfermedad de Parkinson.

También puede ayudar a reducir los dolores de cabeza y el riesgo de ciertas enfermedades relacionadas con el corazón.

Dicho esto, generalmente no se recomienda la cafeína para reducir los riesgos de estas afecciones, ya que la cafeína también puede causar problemas de salud como disminución de la densidad ósea, aumento de los niveles de azúcar en la sangre, deshidratación y falta de sueño.

Embarazo y lactancia

Normalmente recomendamos que las mujeres reduzcan el consumo de café durante el embarazo.

La cafeína es un estimulante que puede aumentar su ritmo cardíaco, algo que debe evitarse durante el embarazo.

Está también atraviesa la placenta y, si bien una mujer adulta puede manejar la cafeína, es posible que un bebé en desarrollo no pueda hacerlo.

Los estudios han demostrado que la cafeína puede causar defectos de nacimiento, parto prematuro y aborto espontáneo e hipertensión gestacional.

Niveles moderados de cafeína entre (150 – 300 mg) no deben afectar el embarazo.

La cafeína pasa a la leche materna en pequeñas cantidades.

La Academia Estadounidense de Pediatría afirma que es improbable que una taza de café cause daño al bebé que está amamantando, pero una cantidad excesiva puede causar problemas, como falta de sueño, irritabilidad, nerviosismo y mala alimentación.

Si nota estos síntomas en su bebé, puede ser un signo de reducir el consumo.

Relación con los medicamentos

La cafeína se agrega a muchos medicamentos para el dolor de cabeza y la migraña porque puede ayudar al cuerpo a absorber estos medicamentos más rápidamente.

De hecho, la cafeína se agrega a una combinación de acetaminofén (Tylenol) y aspirina, haciendo que estos analgésicos sean un 40% más efectivos.

Debido a que los analgésicos pueden funcionar más rápido y de manera más eficiente, los pacientes pueden tomar menos medicamentos para aliviar los síntomas.

Efecto sobre el antienvejecimiento

La cafeína a menudo se agrega a los productos para el cuidado de la piel por sus propiedades antienvejecimiento.

Estimula el flujo sanguíneo y contiene antioxidantes que, según los informes, suavizan la piel y reducen la aparición de líneas finas y arrugas.

Está en realidad tiene un mayor efecto en los hombres que en las mujeres.

Un estudio de 2008 encontró que los hombres comenzaron a sentir los efectos en tan solo 10 minutos después del consumo.

Las bebidas descafeinadas producen más estado de alerta en las mujeres.

A medida que envejecemos, nuestra sensibilidad aumenta.

Puede mejorar el funcionamiento cognitivo en los ancianos, especialmente en las mujeres.

La cafeína es un estimulante y sus efectos pueden ser similares al nerviosismo que pueden experimentar las personas con trastornos de ansiedad.

Incluso puede desencadenar una ansiedad o un ataque de pánico.

El Instituto Nacional de Salud Mental recomienda que las personas con trastornos de ansiedad eviten la cafeína porque puede agravar los síntomas.

No quita la borrachera

De hecho, la cafeína puede hacer que sea más difícil para usted saber qué tan borracho está, lo que puede llevar a conductas de riesgo, como conducir bajo la influencia.

Tiene un efecto diurético suave, pero en general no contribuirá a la deshidratación cuando se ingiere en forma de bebida.

Aquellos que no la consumen regularmente experimentan más efecto diurético que aquellos que toman bebidas con cafeína regularmente.

Sobredosis.

La sobredosis es rara, pero puede ocurrir y, a menudo, involucra grandes cantidades de cafeína ingerida en forma de píldora o en polvo en lugar de las bebidas.

La cantidad que se necesita para una sobredosis depende del tamaño, el sexo y la edad de una persona, así como de la tolerancia individual a la cafeína.

Las dosis de 10 gramos (equivalentes a alrededor de 85 tazas de café) son potencialmente fatales en los adultos.

No hay límite para la cantidad de cafeína contenida en las bebidas energéticas, debido a que  no es un nutriente, los fabricantes no están obligados a enumerar las cantidades en las etiquetas de sus productos.

Los datos sugieren que los adultos sanos pueden consumir hasta 400 mg de cafeína al día sin efectos nocivos, es decir, alrededor de 4 tazas de café o 10 vasos de cola.

Algunas bebidas energéticas pueden tener más de 200 mg de cafeína por porción.

El exceso de cafeína puede causar nerviosismo, migrañas, insomnio, irritabilidad, micción frecuente, inquietud y latidos cardíacos rápidos.