Intolerancia al gluten

La intolerancia al gluten es un conjunto de proteínas contenidas exclusivamente en la harina de los cereales de secano, fundamentalmente el trigo, pero también la cebada, el centeno y la avena, o cualquiera de sus variedades e híbridos (espelta, escanda, kamut, triticale…).

Representa un 80 % de las proteínas del trigo. Está compuesto de gliadina y glutenina.

intolerancia gluten

El Gluten es responsable de la elasticidad de la masa de harina, lo que permite que junto con la fermentación el pan obtenga volumen, así como la consistencia elástica y esponjosa de los panes y masas horneadas.

El gluten no es una proteína indispensable para el ser humano y puede ser sustituido sin ningún problema por otras proteínas animales o vegetales.

Casi 3 millones de personas en Estados Unidos tienen intolerancia al gluten.

La enfermedad se produce cuando el sistema de defensa natural del cuerpo reacciona al gluten, atacando el revestimiento del intestino delgado.

Sin una mucosa intestinal sana, el cuerpo no puede absorber los nutrientes que necesita. Esto puede resultar en retraso en el crecimiento y deficiencias de nutrientes y pueden conducir a enfermedades como la anemia (un número de glóbulos rojos inferior a lo normal) y osteoporosis, una enfermedad en la cual los huesos se vuelven frágiles y más propensos a quebrarse.

Otros problemas de salud graves pueden incluir diabetes, enfermedad auto inmunitaria de la tiroides y cáncer intestinal.

Junto con la enfermedad celíaca, existen otras enfermedades causadas por la ingestión de gluten. “Trastornos relacionados con el gluten” es el término actualmente aceptado para denominarlas. Se desaconseja utilizar el término “intolerancia al gluten”, por su falta de precisión.

En los consensos de Londres (febrero de 2011) y Oslo (junio de 2011)  se reconocen tres formas principales de los trastornos relacionados con el gluten: la alergia al trigo, la forma autoinmune (que incluye la enfermedad celíaca, la dermatitis herpetiforme y la ataxia por gluten) y la sensibilidad al gluten no celíaca.

¿Cómo diagnosticar qué tipo de sensibilidad al gluten se padece?

Si bien existen pruebas diagnósticas específicas para detectar la alergia al gluten y la enfermedad celíaca, no existe, hoy por hoy, ninguna prueba que permita diagnosticar fiablemente la sensibilidad al gluten no celíaca, por lo que su diagnóstico se realiza por exclusión.

Las pruebas más utilizadas son:

  1. Pruebas cutáneas: imprescindibles para saber si el paciente presenta una reacción alérgica. Se incluyen inhalantes y alimentos incluyendo harinas, gluten y gliadina. Se realizan en la piel del antebrazo, aplicando una gota de los diversos alérgenos y realizando una pequeña punción con una lanceta. Los resultados se obtienen en poco tiempo (15 minutos).
  2. Estudio inmunológico: es una prueba fundamental que sirve para saber si el paciente genera anticuerpos que reaccionan contra el gluten y le hacen enfermar. Esta analítica incluye los marcadores serológicos propios de la enfermedad celíaca.
  3.  Endoscopia, biopsia intestinal y estudio patológico: la endoscopia se realiza para observar el intestino delgado superior y el paciente siempre está sedado para que no sea molesta ni dolorosa. Durante el procedimiento, se toman varias muestras de biopsia del intestino para su posterior análisis por microscopio y otras técnicas histológicas.
  4. Estudio genético: a través de un análisis de sangre o muestra de saliva se puede conocer si el sujeto es portador de los genes que se asocian con la enfermedad celíaca.

Alimentos que contienen Gluten.

Puede ser especialmente difícil evitar el trigo porque esto significa que usted debe evitar todas las harinas e ingredientes hechos con trigo.

Estos incluyen:

  • Harina Blanca
  • Trigo Candeal
  • Harina de Graham
  • Triticum
  • Trigo Kamut
  • Espelta
  • Germen de Trigo
  • Salvado de Trigo

Alimentos que son usualmente hechos con trigo incluyen:

  • Pasta
  • Cuscús Pan
  • Tortillas de Harina
  • Galletas
  • Muffins
  • Bollos de pan (bizcochuelos)
  • Pastelitos
  • Cereales
  • Galletas integrales
  • Cervezas
  • Avena
  • Salsa de jugo de carne
  • Aliños
  • Salsas

Esto puede parecer una lista larga, pero hay versiones libres de gluten de todos estos alimentos disponibles en la mayoría de las tiendas.

Los siguientes son alimentos que también contienen gluten:

  • Caldos en sopas y cubitos de sopa concentrados
  • Pan rallado y crutones
  • Alimentos fritos
  • Imitación de pescado
  • Jamonadas
  • Hot dogs
  • Matzo
  • La mayoría de papitas fritas y caramelos
  • Aliños para ensaladas
  • Pavo en su jugo
  • Salsa de soya
  • Arroz
  • Pastas variadas

Siempre asegúrese de chequear la etiqueta nutricional para los ingredientes y aditivos que no lo contengan.

Antes de esta regulación, no había normas o definiciones para que la industria alimentaria  utilizará en el etiquetado de los productos «sin gluten».

Se estima que un 5 por ciento de los alimentos actualmente con la etiqueta «sin gluten» contienen 20 ppm o más de gluten.

 Porque los alimentos con gluten no son buenos.

Si no eres alérgica al gluten no debes pq preocuparte pero siempre es bueno que los alimentos con gluten se consuman con cautela.

Sea la dieta que lleve una persona (vegetariana, carnívora, vegana, etc.) lo mejor para la salud es dejar de consumir carbohidratos refinados como pan, pastas, masas, etc. Sin embargo, es una de las cosas que a las personas más trabajo les resulta dejar…son simplemente adictivos! (hay ciertos componentes presentes en los carbohidratos refinados que generan una sensación de placer a nivel cerebral…efecto muy parecido al de algunas drogas) y se escapan a la fuerza de voluntad.

El gluten va generando inflamación, exceso de mucosidades dentro del cuerpo y acidificación del pH interno, 3 componentes claves para que aparezcan muchas enfermedades

Yo sé que puede resultar extremadamente difícil dejar TODO lo que contiene gluten, porque está prácticamente en casi todo lo que comemos. Pero, creo que es importante reconocer que como está en muchos alimentos, quizás estemos comiendo gluten en exceso, y sería bueno reducir las dosis, porque todo en exceso hace mal.

Algunas excelentes opciones de alimentos libres de gluten son la quinoa, el mijo, el trigo sarraceno y el amaranto. Todos estos son muy sabrosos y aportan muchos más nutrientes que las harinas que contienen gluten.

Si tienes algunos de estos síntomas debes consultar tu médico.

  • Cansancio frecuentes y fatiga.
  • Dolores abdominales o calambres.
  • Distensión abdominal, gases o sensación de repletes.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Náuseas y vómitos después de haber comido.
  • Falta de apetito.
  • Pérdida de peso repentina.
  • Úlceras en la boca de manera recurrente.
  • Daños en el esmalte de los dientes.
  • Aparición de dermatitis herpetiforme, una enfermedad cutánea que aparece exclusivamente en las personas celíacas, y que se suele traducir en eczemas en las rodillas, los codos o las nalgas.

Síntomas neurológicos como:

    • Dificultad de concentración.
    • Pérdida de equilibrio.
    • Caídas frecuentes
    • Trastornos visuales
    • Dificultad al caminar
    • Temblores
    • Dificultad al juzgar distancias