¿Qué es la hiperplasia endometrial?

La hiperplasia endometrial es el engrosamiento anormal del revestimiento interno del útero (endometrio) debido al aumento del número de glándulas endometriales, por el efecto de los estrógenos sin la oposición de la progesterona.

Este trastorno afecta con mayor frecuencia a las mujeres jóvenes que recién comienzan a menstruar y a las mujeres mayores que se acercan a la menopausia.

Hiperplasia endometrial

En la mayoría de los casos, la hiperplasia endometrial no es un riesgo grave para la salud.

Algunos casos de hiperplasia endometrial pueden evolucionar hacia un cáncer de endometrio, pero la mayoría de los casos son benignos y responden bien al tratamiento con hormonas o cirugía menor.

¿Cuáles son los tipos de hiperplasia endometrial?

La hiperplasia endometrial se clasifica como simple o compleja.

También se clasifica por si ciertos cambios celulares están presentes o ausentes.

Si hay cambios anormales, se llama atípico.

Los términos se combinan para describir el tipo exacto de hiperplasia:

  • Hiperplasia simple
  • Hiperplasia compleja
  • Hiperplasia atípica simple
  • Hiperplasia atípica compleja

¿Qué causa la hiperplasia endometrial?

  • El aumento de la estimulación estrogénicas mantenida y exagerada sobre todo en mujeres jóvenes.
  • La terapia de reemplazo de estrógeno sin progesterona en mujeres posmenopáusicas se asocia con una mayor incidencia de hiperplasia endometrial.
  • Las mujeres jóvenes que recién comienzan a menstruar, y las mujeres que tienen (o que han tenido) ciclos menstruales irregulares anovulatorios, están en mayor riesgo de hiperplasia endometrial.
  • Mala metabolización de los estrógenos por insuficiencia hepática.
  • Déficit de progesterona con la consiguiente incapacidad de convertir el endometrio de proliferativo en secretor.

Síntomas.

  • Hemorragia vaginal entre períodos menstruales o después de la menopausia
  • Sangrado menstrual abundante
  • Períodos que duran más de lo normal
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Amenorrea (ausencia de períodos menstruales)
  • Períodos anovulatorios (ciclos menstruales sin ovulación)

Prevención.

Aunque no se puede prevenir la hiperplasia endometrial, las mujeres deben someterse a exámenes pélvicos regulares una vez que alcancen los 18 años o se vuelvan sexualmente activos, para ayudar en la detección temprana y el tratamiento de cualquier anormalidad.

El reemplazo posmenopáusico de estrógenos debe ir acompañado de un agente progestacional, biopsias endometriales frecuentes o evaluaciones intra-sonográficas del endometrio.

  • Perder peso puede ser útil para las mujeres que tienen sobrepeso.
  • El ejercicio diario puede reducir el riesgo de hiperplasia endometrial.
  • Coma una dieta saludable y evite los alimentos grasos.

Diagnóstico de la hiperplasia endometrial

Ultrasonido trans vaginal.

El diagnóstico se sospecha cuando hay un aumento de grosor del endometrio en el ultrasonido trans vaginal.

  • Límite del grosor del endometrio en mujeres post menopaúsica es 2.5 a 5 mm
  • Límite del grosor del endometrio en mujeres premenopáusicas es de 5 a 8 mm

Hiperplasia endometrial

Biopsia de endometrio.

Se puede tomar una biopsia del tejido endometrial durante un examen pélvico en la consulta.

Dilatación y curetaje.

En este procedimiento el cuello uterino se dilata bajo anestesia y se obtienen muestras de tejidos del revestimiento uterino para ser analizado en anatomía patológica.

Histeroscopia.

Se puede realizar para detectar áreas anormales en el revestimiento endometrial y retirar las células para su examen microscopico.

En la Histeroscopia, el médico inserta un delgado, telescópico-como dispositivo (histeroscopio) en el úteropara realizar visión directa del endometrio.

Cómo tratar la hiperplasia endometrial

En la mayoría de los casos, la extirpación del tejido uterino excesivo durante el legrado diagnóstico es todo lo que se necesita para tratar la hiperplasia endometrial.

Las mujeres posmenopáusicas en terapia de estrógeno sin oposición que tienen hiperplasia endometrial recurrente deben discutir con un ginecólogo las opciones de interrumpir la terapia o completarla con un agente progestacional.

En las mujeres premenopáusicas que tienen hiperplasia endometrial recurrente, los anticonceptivos orales o un agente progestacional tal como Depo-Provera se pueden prescribir por algunos meses para adelgazar el revestimiento endometrial.

Una histerectomía, la extirpación quirúrgica del útero (y tal vez otros órganos reproductores), puede ser recomendada para mujeres posmenopáusicas (o mujeres premenopáusicas que ya no desean tener hijos) para reducir el riesgo de cáncer cuando la hiperplasia es atípica y  no responde a los agentes progestativos .

Algunas consideraciones

La hiperplasia endometrial atípica no tratada progresa a adenocarcinoma en el 23% de los pacientes, persiste como hiperplasia en el 19%, y regresa en el 58%.

Una revisión de 4 grandes estudios encontró que la progestina se asoció con la regresión en el 90% de las mujeres con hiperplasia que surge de la terapia de estrógeno sin oposición.

Varios estudios retrospectivos pequeños encontraron que la progestina era probable inducir la regresión de la hiperplasia atípica no relacionada con la terapia con estrógenos.

Los análogos de la hormona liberadora de gonadotropina parecen ser eficaces para la hiperplasia sin atipia.

En algunas mujeres, el examen microscópico del tejido endometrial puede revelar anomalías en los núcleos celulares, un trastorno precanceroso a veces denominado hiperplasia adenomatosa atípica, que puede conducir al cáncer endometrial (uterino).

Los síntomas de sangrado vaginal anormal pueden cesar con la menopausia.

Frotis de Papanicolaou se hace principalmente para detectar patologías cervicales tiene una baja tasa de detección de las anomalías endometriales.