Estrógenos vaginales en el de cáncer de mama

Ahora, unas nuevas directrices del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) informan que el uso de terapia con estrógenos vaginales para aliviar los síntomas está justificado en esas pacientes.

Las mujeres que han luchado contra, o sobrevivido a, una forma de cáncer de mama dependiente del estrógeno con frecuencia presentan síntomas vaginales vinculados con el tratamiento, sobre todo cerca del periodo de la menopausia.

Estrogenos vaginales

«Estas nuevas recomendaciones son particularmente importantes y útiles porque ofrecen a la paciente información necesaria para tomar una decisión informada con la orientación de su proveedor de atención sanitaria», afirmó en un comunicado de prensa del ACOG la Dra. Diana Nancy Contreras, presidenta el Subcomité de Oncología Ginecológica del colegio.

Síntomas vaginales y cáncer de mama

Una experta en salud de las mujeres explicó que las pacientes con un cáncer de mama dependiente del estrógeno con frecuencia sufren síntomas vaginales vinculados con el tratamiento.

«Muchos tratamientos para el cáncer de mama dependiente del estrógeno podrían provocar y empeorar una atrofia vaginal», explicó la Dra. Jill Rabin, de los Servicios PCAP de los Programas de Salud de las Mujeres de Northwell Health, en New Hyde Park, Nueva York.

Estrógenos vaginales y síntomas urovaginales

«Los síntomas vaginales y urológicos pueden ser desde leves hasta graves, e incluir resequedad vaginal, dolor, sangrado, infecciones bacterianas y dispareunia [dolor durante las relaciones sexuales]», anotó. «Estos síntomas, que pueden surgir durante la menopausia en muchas mujeres, se pueden multiplicar en las pacientes en tratamiento, y pueden empeorar con el tiempo».

«Estos síntomas pueden tener un inmenso impacto en la calidad de vida de una mujer, en todas las mujeres afectadas y en particular en las supervivientes al cáncer de mana», añadió Rabin. De hecho, hasta una quinta parte de las pacientes de cáncer de mama «detienen o piensan en detener las terapias debido al efecto nocivo grave que la atrofia vaginal plantea para su calidad de vida», comentó.

Pero ha habido preocupación sobre la seguridad de las terapias basadas en estrógeno para las mujeres que están luchando contra un tumor de seno vinculado con el estrógeno o que han sobrevivido a uno.

En específico, ha habido inquietudes sobre un posible vínculo entre la terapia tópica con estrógeno (en forma de crema o loción) y una recurrencia de los cánceres de mama vinculados con el estrógeno. Pero las investigaciones actuales no han confirmado esa conexión, afirmaron los expertos del ACOG.

Nuevas recomendaciones

Por ello, en sus nuevas recomendaciones, el grupo recomienda que las terapias no hormonales para los síntomas vaginales sigan siendo la primera opción para las mujeres con un cáncer de mama dependiente del estrógeno o antecedentes de un cáncer de ese tipo.

Pero la terapia tópica con estrógeno puede ahora también tomarse en cuenta para las supervivientes a un cáncer de mama dependiente del estrógeno que no respondan a las terapias no hormonales, según el ACOG.

La Dra. Eva Chalas, jefa de oncología ginecológica de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York, dijo que está de acuerdo con la nueva recomendación.

«La gestión no hormonal debe ser la primera medida», dijo Chalas. «Pero el estrógeno sigue siendo el tratamiento más efectivo».

«La calidad de vida, lo que incluye la oportunidad de tener intimidad sexual, es un aspecto importante de la supervivencia al cáncer», explicó Chalas. «Las mujeres deben abordar la gravedad de los síntomas con sus médicos y participar en la elección de la terapia que provea la mejor calidad de vida. Este documento [del ACOG] provee directrices seguras que podrían mejorar la función sexual posterior al tratamiento en muchas supervivientes al cáncer de mama».

Las nuevas directrices aparecerán en la revista Obstetrics & Gynecology.

Fuente: HealthDay