Especialistas han redactado recomendaciones basadas en evidencias para el tratamiento de la infección de virus de herpes simple (HSV) en las mujeres que están embarazadas o que están planificando un embarazo, incluyendo estrategias para prevenir la transmisión de la madre al neonato.

La guía fue producida por miembros de la Comisión de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá (SOGC), sobre la base de una búsqueda de artículos relevantes publicados en Medline y el consiguiente seguimiento de nuevos artículos identificados en las secciones de referencias de los trabajos.

Las seis recomendaciones que fueron redactadas fueron revisadas por toda la Comisión de Enfermedades Infecciosas de la sociedad y su Comisión de Medicina Materno-Fetal, y aprobadas por el Comité Ejecutivo y el Consejo de la sociedad. Las recomendaciones, completadas con evidencias de respaldo, fueron distribuidas en la sociedad en el año 2008, y se publicaron en un trabajo en la presente edición de la revista International Journal of Gynecology and Obstetrics.

Las principales recomendaciones se describen a continuación:

  • “Los antecedentes de herpes genital de las mujeres deben evaluarse al principio del embarazo”.
  • “Las mujeres con HSV genital recurrente conocido deben ser asesoradas acerca de los riesgos de transmisión de HSV a sus neonatos al momento del parto”.
  • “En el parto, debe ofrecerse cesárea a las mujeres con HSV recurrente si existen síntomas prodromales o en la presencia de una lesión sugerente de HSV”.
  • “Debe ofrecerse aciclovir o valaciclovir suspensión a las mujeres con infección de HSV genital recurrente conocida a las 36 semanas de gestación para disminuir el riesgo de lesiones clínicas y de derramamiento viral al momento del parto, y con ello reducir la necesidad de cesárea”.
  • “Las mujeres con herpes genital primario en el tercer trimestre de embarazo tienen un alto riesgo de transmitir HSV a sus neonatos y deberían ser asesoradas en consecuencia y ofrecérseles cesárea para disminuir este riesgo”.
  • “Una mujer embarazada que no tiene antecedentes de HSV pero cuyo compañero tiene HSV genital debe realizarse una prueba serológica de tipo específico para determinar su riesgo de contraer HSV genital en el embarazo, antes del embarazo, o tan temprano en el embarazo como sea posible. La prueba debe repetirse a las 32 a 34 semanas de gestación”.

Cada una de estas recomendaciones es discutida en detalle en el trabajo completo, con examen de los datos de respaldo. La recomendación sobre el uso de aciclovir o valaciclovir tiene la mejor calidad de evidencias de respaldo (nivel I – evidencia obtenida de al menos un ensayo adecuadamente aleatorizado y controlado), mientras que el resto están calificadas con nivel II ó III.

Los autores de las recomendaciones citan investigaciones que sugieren que la tasa con ajuste de edad de seropositividad al HSV-2 entre las mujeres embarazadas de Canadá es del 17 por ciento, con un rango del 7,1 al 28,1 por ciento.

Y agregan que los datos neonatales de vigilancia de HSV en Canadá sugieren una tasa de infección de 1 cada 17.000 nacimientos vivos, mientras que los datos estadounidenses sugieren una incidencia de HSV neonatal de 1 cada 3.500 nacimientos vivos. Esta discrepancia podría deberse al sub-reporte de enfermedad leve o no reconocida en los estudios de vigilancia en Canadá, según los autores de las recomendaciones.

Fuente:International Journal of Gynecology and Obstetrics 2009.

Por | 2013-07-10T16:33:30+00:00 13-05-2009|General|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest