¿Qué es la dieta paleo?

La dieta paleo o dieta paleolítica data de tiempos milenarios y consiste en mejorar el cuerpo humano biológicamente, cuidando cada uno de los alimentos que se ingieren, y sobre todo, recalibrando o depurando el sistema de los productos o comidas procesadas.

dieta paleo

Es una dieta enfocada únicamente en combinar la genética con la nutrición para que las personas luzcan sanas, fuertes, delgadas, saludables y enérgicas.

Pero ¿sabes realmente en qué se diferencia esta dieta de otras que han causado furor inclusive entre las celebridades?

Seguramente no lo tienes del todo claro y por eso a continuación te explicaremos un poco más de qué va, para que así te animes a comprobar por ti mismo cómo puede transformar tu cuerpo y tu salud en general, manteniéndote en forma, y sobre todo, libre de enfermedades.

En teoría una dieta paleo consiste en la ingesta de proteínas magras, frutas y verduras ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes, que han demostrado reducir las posibilidades de padecer ciertas enfermedades crónicas y degenerativas como la diabetes, el cáncer, Parkinson, la depresión, infertilidad, el Alzheimer y la obesidad.

¡Increíble!, ¿no crees? Así es, y por supuesto que las grasas saludables no pueden pasarse por alto ya que son ricas en Omega 3, el cual es muy beneficioso para el corazón y los sistemas cognitivos.

¿Qué debes comer con la dieta paleo?

  • Carnes magras como el pollo, mariscos o el pescado blanco asado: bacalao, lenguado o merluza, así como clara de huevo, arroz integral o atún natural, debido a que fortalecen los músculos y huesos, y además favorece el sistema inmune.
  • Frutas y vegetales como manzana verde, uvas, pepino, zanahoria, calabaza, entre otros.
  • Nueces y semillas
  • Grasas buenas o saludables: aguacate, aceite de oliva, coco o pescado, ya que numerosos estudios han demostrado que previenen algunas epidemias y otras condiciones como el sobrepeso.

Alimentos prohibidos durante la dieta paleo

Todos aquellos alimentos que sean ricos en azúcar refinada están 100% prohibidos si te interesa sacarle el máximo provecho a la dieta paleolítica. Igualmente debes evitar a toda costa la ingesta de:

  • Cereales como el trigo
  • Panes
  • Frituras o grasas saturadas
  • Lácteos
  • Granos
  • Productos o alimentos procesados
  • Almidones
  • Legumbres
  • Refrescos o gaseosas

Dieta paleolítica: desayuno, merienda, almuerzo y cena

 Acá te compartiremos algunas opciones de comidas que puedes preparar y que estarán enmarcadas en la milenaria dieta paleo ¿y sabes qué es lo mejor de todo?, pues que son muy ricas y fáciles de preparar.

 Desayuno paleo

2 huevos sancochados con puré de calabazas o zanahoria, más una porción de aguacate, pera o manzana verde.

Almuerzo paleo

Ensalada de pepino, aguacate, lechuga y zanahoria rallada con una fuente de proteína: pescado o pollo asado.

Merienda paleo

Una naranja dulce o ácida –como más te guste-, o una banana.

Cena paleo

Ensalada de coliflor y brócoli hervidos, con una porción de lenguado a la plancha y aguacate.

Beneficios de la dieta paleo

Al resetear el organismo de los alimentos dañinos, almidonados, procesados y ricos en azúcar refinada, todo el sistema se recalibra y está listo para comenzar a sanarse de adentro hacia afuera, tan solo al consumir alimentos naturales como los que se consumían durante la época paleolítica.

Algunos de los beneficios asociados a esta dieta sobre la salud incluyen los siguientes:

  1. Pérdida de peso
  2. Estabilidad de los niveles de azúcar en la sangre
  3. Pérdida de grasa
  4. Elevación de los niveles de energía
  5. Desinflamación abdominal
  6. Limpieza de la piel: esta luce más lozana, clara y radiante
  7. Huesos más sanos y fuertes
  8. Normalización de los patrones del sueño. La persona se siente bien y es capaz de descansar durante la noche, evitando así amanecer cansado, aletargado y sin energía para afrontar su día con eficiencia.
  9. Reducción de las posibilidades de desarrollar alergias alimenticias o de la piel.
  10. Mejor rendimiento y acondicionamiento físico