Más de una década después del tratamiento, las mujeres que tuvieron cáncer de mama suelen estar tan satisfechas con su calidad de vida como las que nunca sufrieron la enfermedad.

“Se sabe que en el muy corto plazo, el cáncer mamario afecta la calidad de vida”, dijo la autora principal de un nuevo estudio, doctora Pamela Goodwin, de la Universidad de Toronto. La cirugía, la quimioterapia y la radioterapia producen dolor, náuseas y fatiga, pero los especialistas ignoran cuánto duran esos efectos.

El equipo de Goodwin siguió a 535 mujeres que habían respondido cuestionarios sobre su calidad de vida después de que les diagnosticaron el cáncer, entre 1989 y 1996.

En el período 2005-2007, las 285 sobrevivientes sin reaparición del cáncer volvieron a responder las mismas preguntas sobre el dolor, el sueño, el apetito y el estado de salud general. Los autores compararon esas respuestas con las de un grupo de mujeres de la misma edad, pero sin antecedentes de la enfermedad.

La calidad de vida de las sobrevivientes tendía a mejorar desde el año posterior al diagnóstico y, al final del estudio, era similar a la del otro grupo, según publica el equipo en Journal of Clinical Oncología.

Pero las mujeres que habían tenido cáncer calificaban su función cognitiva y su situación económica por debajo del resto de las mujeres, aunque con una pequeña diferencia (5 y 6 por ciento, respectivamente).

“La mayoría de las pacientes con cáncer mamario temprano son sobrevivientes con bajo impacto en la longevidad”, dijo la doctora Patricia Ganz, directora de Investigación en Prevención y Control del Cáncer de la Escuela Fielding de Salud Pública de University of California, Los Angeles.

“En general, la calidad de vida promedio de nuestras pacientes era casi la misma que las mujeres sin la enfermedad”, precisó Goodwin. “Pero insisto en que estamos hablando de promedios. No descarto al pequeño grupo de mujeres que permanece con síntomas”, como dolor, fatiga, inflamación y complicaciones físicas graves, agregó.

Aunque aclaró que la proporción de sobrevivientes que padece dolor o inflamación persistente en el brazo o el tórax está disminuyendo en el tiempo a medida que mejoran los tratamientos.

Todas las participantes del estudio calificaron su calidad de vida por encima del 80 por ciento.

La diferencia en el nivel de satisfacción económica estaría asociada con el empleo, ya que muchas mujeres optan por trabajar menos o no trabajar cuando se les diagnostica el cáncer y a muchas las despiden, según dijo Goodwin.

Las sobrevivientes también calificaron su memoria y su capacidad de organizarse y planificar por debajo que el resto de las mujeres, lo que podría atribuirse a los efectos prolongados de la quimioterapia o a un error del cuestionario porque en los tests cognitivos tienden a rendir tan bien como las mujeres sin cáncer.

Por otro lado, las sobrevivientes sentían menos dolor general que el grupo control, quizás porque se habían adaptado a niveles más altos de dolor durante el tratamiento oncológico, sugirió Goodwin.

La calidad de vida mejoró significativamente en el primer año después del diagnóstico, de modo que las pacientes no habrían tenido que esperar demasiado para ver cambios positivos.

“Es extraordinario que la mayoría de las mujeres encuentre la forma de adaptarse y supere la enfermedad con tanta fortaleza”, sostuvo la autora.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology

Por | 2014-08-13T19:04:09+00:00 13-08-2014|Cáncer de mama|Comentarios desactivados en Después de un cáncer de mama la calidad de vida suele ser buena.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest