Depilación definitiva en la zona intima

La depilación definitiva en la zona íntima, de hombres y mujeres, es cada vez mas frecuente por cuestiones de estética corporal, de comodidad, gustos, etc.

Si bien para muchas personas el vello púbico es molesto, tiene sus funciones y conviene estar al tanto de ellas antes de pensar en quitarlo. A su vez, lo ideal es conocer además los diferentes métodos de depilación para dar con el mejor y menos agresivo, recordemos que la piel de los genitales es muy finita y sensible.

El vello púbico

El vello en la zona genital existe porque cumple diversas funciones, a saber:

  • Hace de barrera frente a agentes infecciosos, sobre todo en el caso de las mujeres.
  • Mantiene la temperatura optima de los órganos genitales.
  • Es esencial para la retención del aroma de la persona (feromonas), el que estimula la libido de la pareja durante el coito.
  • Evita la irritación de la piel durante el acto sexual.

Depilación definitiva

A pesar de las funciones que puede tener el vello púbico, muchas personas prescinden de su existencia mediante diversos métodos depilatorios.

Rasurado:

Es el corte del pelo mediante cuchillas de afeitar. Es la forma más rápida de quitar el vello pero que acarrea mas inconvenientes: irritación, cortes, crecimiento acelerado del pelo, engrosamiento del vello, pelos encarnados, etc.

Maquinas depiladoras eléctricas:

Realizan la depilación mediante pinzas que extraen el vello de raíz o bien con el cabezal rasurador que lo corta pero evita irritaciones como lesiones varias a la piel.

Es un sistema bastante empleado en la depilación genital por su practicidad y eficacia.

Cera fría o caliente:

Es la extracción del vello de raíz mediante la aplicación de cera. Es un proceso bastante molesto y que acarrea mas o menos dolor según el calibre y cantidad de vello como de la piel de la persona.

extensiones de pestañas

Con el tiempo puede causar el oscurecimiento de la piel de la zona genital, vellos encarnados y pelos enquistados y aumento de la flacidez debido a los tirones.

También en el caso de la cera caliente, expone a posibles quemaduras y lesiones por la agresividad del método en una zona tan delicada.

Depilación con luz pulsada (IPL):

Es una técnica de depilación definitiva con la que se puede quitar un 80 a 90% del pelo del cuerpo.

Emplea un haz de luz policromático para eliminar el folículo piloso y evitar el crecimiento de nuevo vello.

Puede resultar dolorosa para la zona intima y solo sirve para quitar el pelo que va desde un color rubio medio a negro en foto tipos claros hasta el III.

Láser Alejandrita:

Este láser se usa para la depilación de pieles del foto-tipo I al IV (sin broncearse), es seguro en pieles morenas, y ofrece gran efectividad en vellos gruesos y de color oscuro.

Láser Diodo

Es un láser que sirve para depilar pieles morenas hasta el foto-tipo VI y da grandes resultados en vello masculino, pero es bastante doloroso.

Láser Soprano

Es un láser de diodo pero que posee una tecnología diferente, menos dolorosa y apta para pieles de tonalidad media como negras o bronceadas.

  • Las ventajas de la depilación genital
  • Las ventajas de la depilación genital son absolutamente subjetivas, dentro de las cuales podemos mencionar:
  • La posibilidad de usar trajes de baño pequeños
  • Apariencia jovial de los genitales
  • Mejor apreciación del aparato genital
  • Sensación de higiene
  • Aumento de la libido en algunas personas
  • Comodidad
  • Sensación de prolijidad

Consideraciones de la depilación definitiva genital

Al eliminar por completo el vello de los genitales, la zona queda mucho más expuesta a infecciones por lo que conviene ser cuidadosos.

Los especialistas recomiendan la abstención de relaciones sexuales el día de la depilación, ya que pueden quedar lesiones en la piel que permitan el paso de agentes infecciosos contagiados por la pareja sexual.

Este detalle es muy importante sobre todo por el riesgo de contagio de ITS, como una clase de herpes genital que puede infectar la piel aun usando preservativo.

También hay que procurar que los elementos usados en la depilación sean de empleo personal y estén condiciones adecuadas.