El cáncer de ovario es el cuarto tumor ginecológico más frecuente y tiene una mortalidad elevada, ya que en su gran mayoría –entre el 70 y el 80%– de las pacientes, se diagnostica en fases muy avanzadas.

Si se logra un diagnóstico precoz, la supervivencia es mayor, pero no hay ningún programa de cribado para detectar de forma precoz el cáncer de ovario.

Su causa sigue sin conocerse y tan sólo entre el 5 y el 10% son hereditarios, explica el doctor Jesús Molero Vilches, especialista en Cirugía Ginecológica del Hospital Nuestra Señora del Rosario. “Hay varios genes implicados, pero los más conocidos son el BRCA1 y el BRCA2, que también se asocian a cáncer de mama”, añade el Dr. Molero.

Este experto apunta que no hay ningún método validado para hacer un cribado para el cáncer de ovario. Así como para el cáncer de mama está la mamografía, para el de colon la prueba de sangre en heces y para el de cuello de útero la citología anual, para detectar de forma precoz el cáncer de ovario no hay ninguna prueba validada.

Por eso, todos los esfuerzos para diagnosticarlo en fases precoces hacen que aumenten las posibilidades de supervivencia. Entre los signos de alarma, el Dr. Molero destaca: hinchazón del abdomen, sensación de saciedad, aunque no se haya comido mucha cantidad, molestias en la pelvis, cambios en el hábito intestinal, v ariaciones inexplicables de peso y urgencia urinaria o ganas de orinar con frecuencia.

Ante alguno de estos síntomas, sobre todo si persisten en el tiempo, se recomienda acudir al especialista para que tome las medidas adecuadas. También hay que tener en cuenta los factores de riesgo más importantes, como no haber tenido hijos, haber padecido un cáncer de mama, de colon o de endometrio (están relacionados con el de ovario, la menarquia precoz (antes de los 10 años) y/o menopausia tardía (por encima de los 50 años), padecer síndrome de ovario poliquístico, el uso de fármacos inductores de la ovulación para tratamientos de fertilidad y la obesidad.

Por eso, entre los 45 y 65 años se debe acudir a revisiones periódicas. “La ecografía vaginal y la determinación de un marcador, el CA125, son los métodos para diagnosticar el cáncer de ovario”, apunta el doctor Jesús Molero.

Si se detecta en fases precoces -sólo se consigue en el 15% de los casos-, se puede extirpar de forma quirúrgica y administrar quimioterapia, alcanzando una buena tasa de supervivencia. Sin embargo, en fases avanzadas, la supervivencia es mucho menor.

Fuente: JANO.es

Por | 2015-08-20T18:42:08+00:00 20-08-2015|Cáncer de Ovario|Sin comentarios

Deje su comentario

16 − cuatro =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest