Hasta un siglo puede tardar encontrar la cura de las enfermedades

Un equipo de científicos estudió varias décadas pasadas de descubrimientos para concluir que la investigación acumulada puede tardar docenas de años, incluso un siglo, en conducir a la cura para una sola enfermedad.

cura enfermedades

El hallazgo es desalentador, dado que actualmente el gobierno de EE. UU. no financia lo suficiente la ciencia básica que se necesita para investigar las enfermedades, lamentó un equipo dirigido por el Dr. R. Sanders Williams, presidente de los Institutos Gladstone, una organización de investigación biomédica con sede en San Francisco.

«Según muestra nuestro análisis, los nuevos tratamientos dependen de una amplia base de conocimiento científico además de contribuciones especiales de parte de unos cuantos científicos excepcionales», dijo Williams en un comunicado de prensa del instituto.

Cura de la enfermedades

La palabra «cura» es el sueño de todo el que sufre una enfermedad. Pero las verdaderas curas para las enfermedades siguen siendo poco comunes. En el nuevo estudio, el equipo del Gladstone trazó el largo camino investigativo que vinculaba a generaciones de científicos en el desarrollo reciente de dos fármacos que a veces pueden resultar curativos.

Uno es el ipilimumab (Yervoy), que combate ciertas formas de cáncer, y el otro es el ivacaftor (Kalydeco), que fue aprobado en 2012 y que se ha calificado de «medicamento milagroso» contra ciertas formas de fibrosis quística.

Al estudiar de forma retrospectiva la literatura médica publicada, el equipo de Williams observó paso por paso los avances necesarios para conducir al desarrollo de esos dos medicamentos.

Según el nuevo análisis, se necesitaron más de 7,000 investigadores de 5,700 instituciones distintas que trabajaron en sucesión durante cien años para desarrollar el medicamento oncológico ipilimumab.

La creación del fármaco para la fibrosis quística fue un poco menos laboriosa: 2,900 científicos vinculados a 2,500 instituciones distintas trabajaron durante 60 años.

Según Alexander Pico, coautor del estudio del Gladstone, la moraleja es que «lograr una cura conlleva contribuciones de una red sorprendentemente grande y compleja de científicos individuales que trabajan en muchos lugares».

Ahora, el enfoque debería ser aprovechar las lecciones de esas travesías científicos y reducir el tiempo que se tarda en lograr descubrimientos médicos novedosos, señalaron los investigadores.

Un punto clave es que, al observar las líneas de tiempo, el equipo del Gladstone pudo resaltar a ciertos científicos que aceleraron el camino hasta la cura, personas a quienes denominaron «productores de élite». Comprender e imitar ciertas cualidades de esos tipos de investigadores podría ayudar a ofrecer información a los científicos de hoy en día, y a acelerar el proceso de descubrimiento, planteó el equipo de Williams.

«La meta final de este trabajo es encontrar formas de acelerar el avance hacia futuras curas para enfermedades crueles e irresolutas, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la insuficiencia cardiaca, los virus letales, la diabetes, muchos tipos de cáncer y otras», enfatizó Williams.

El estudio aparece en la revista Cell.

Fuente: HealthDay