Varios estudios demuestran que Gardasil reduce los casos de verrugas genitales provocadas por los tipos 6, 11, 16, 18.

Varios estudios presentados en el congreso EUROGIN, celebrado recientemente en Praga, han puesto de manifiesto nuevas evidencias de la efectividad y seguridad de Gardasil en la protección frente al Virus del Papiloma Humano (VPH) y las enfermedades asociadas.

Se han dado a conocer los resultados de tres investigaciones realizadas por grupos científicos europeos en colaboración con organismos de los sistemas sanitarios locales para estudiar el impacto de la vacunación en Alemania, Bélgica y Suecia. Los tres estudios arrojan resultados similares y demuestran que la vacunación tetravalente frente al VPH [tipos 6, 11, 16, 18] es efectiva en la reducción de la incidencia de verrugas genitales en las mujeres jóvenes. En paralelo, otros dos estudios llevados a cabo en Francia y en Suecia y Dinamarca han confirmado también su buen perfil de seguridad.

La vacuna tetravalente frente al VPH está indicada para la prevención de los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH, los responsables de la gran mayoría de las enfermedades genitales relacionadas con dicho virus. El impacto de la vacuna tetravalente frente al Virus del Papiloma Humano en la reducción de verrugas genitales es por sí mismo de gran importancia. Pero, en la medida en la que las verrugas genitales son la antesala para desarrollar otras enfermedades relacionadas con el VPH, estos resultados pueden servir como marcadores tempranos de la efectividad de la vacunación frente a este virus.

Otras enfermedades relacionadas con el VPH, como el cáncer de cuello de útero, se desarrollan a largo plazo y sólo hace seis años que la vacuna frente al VPH [Tipos 6, 11, 16, 18] está disponible, por lo que se espera que los resultados de la implementación de la vacunación en la población en términos de reducción de casos de cáncer de cuello de útero se obtengan dentro de una o dos décadas.

Por un lado, un grupo de investigadores del Instituto Alemán de Epidemiología y Prevención (BIPS) ha demostrado en una cohorte de estudio retrospectiva que la incidencia de verrugas genitales en Alemania había disminuido en un 23% en las niñas de entre 15 y 19 años después de la vacunación frente a VPH. Más del 30% de la población del estudio de 12 a 17 años recibió en 2008 al menos una dosis de la vacuna.

En Bélgica, un estudio observacional retrospectivo ha puesto de manifiesto que las mujeres jóvenes vacunadas con la vacuna tetravalente frente al VPH [tipos 6, 11, 16, 18] mostraban una reducción significativa en la incidencia de verrugas genitales en comparación con aquellas que no habían sido vacunadas o lo habían hecho con la vacuna bivalente (que no protege frente a verrugas genitales).

Las mujeres no vacunadas con la vacuna frente al Virus del Papiloma Humano [tipos 6, 11, 16, 18] muestran un riesgo ocho veces mayor de verrugas genitales que aquellas que sí lo han hecho.

En Suecia, un estudio en una cohorte de la población nacional estimaba en 4.300 los casos de verrugas genitales que se habían evitado cada año entre 2006 y 2010 como resultado de la vacunación frente a VPH. Suecia ha vacunado desde 2006, estimándose que, desde entonces hasta 2010 ha inmunizado a cerca de 124.000 mujeres. Suecia financia la vacunación a niñas entre 13 y 17 años y alcanzó una cobertura vacunal en esa población y en ese periodo de entre el 25% y el 33%.

Estos resultados aportan nuevas evidencias a los ya obtenidos recientemente en Australia, donde la incidencia de verrugas genitales en niñas y mujeres jóvenes[6] disminuyó en un 59% dos años después de la puesta en marcha de los programas de vacunación frente a VPH[7][v]. En el área de Melbourne, los casos de verrugas genitales en mujeres jóvenes casi han desaparecido tras cuatro años de comenzar el programa de vacunación.

Evidencias de seguridad.

Además de los estudios sobre el impacto de la vacunación con la vacuna frente al VPH [tipos 6, 11, 16, 18], los grupos científicos han presentado dos investigaciones que confirman el buen perfil de seguridad de esta vacuna.

El estudio de seguridad más amplio llevado a cabo hasta la fecha realizado en Suecia y Dinamarca ha demostrado que no se observa un aumento del riesgo de eventos autoinmunes, neurológicos o de trombos y embolias tras la inmunización con la vacuna tetravalente frente al VPH.

Asimismo, un estudio observacional realizado en Francia corrobora estos resultados y los dados a conocer por las Autoridades Sanitarias francesas a finales de 2011, en los que se observaba que no había incremento el riesgo de enfermedades autoinmunes asociado a la vacunación con la vacuna tetravalente frente al VPH.

Fuente: JANO.es ·  2012

Por | 2016-09-26T20:19:11+00:00 26-07-2012|VPH|Sin comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest