Compartir la cama con el bebé ayuda a prolongar la lactancia materna

Nuevos resultados sugieren que compartir la cama con el bebé facilitaría la lactancia materna durante el período que recomiendan los especialistas, aunque también eleva el riesgo de muerte súbita del lactante.

«El punto es que ahora contamos con más evidencia de que dormir con el bebé mejora la lactancia materna, pero aun así no lo recomendamos por el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)», dijo el autor principal, doctor Fern Hauck, de la Facultad de Medicina de University of Virginia, Charlottesville.

lactancia materna

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los bebés duerman cerca de los padres, pero no en la misma cama (por ejemplo, en una cuna en la misma habitación) para reducir el riesgo de SMSL. En Estados Unidos mueren anualmente unos 2.500 bebés por ese motivo.

Pero en el país también existe el problema de la lactancia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva (sin fórmula ni alimentos sólidos) en los primeros seis meses de vida del bebé y combinada con sólidos adecuados hasta los dos años. Pero los CDC indican que sólo uno de cada seis bebés de Estados Unidos recibe lactancia exclusiva hasta el sexto mes.

El equipo de Hauck analizó los datos de un estudio sobre alimentación infantil; se concentró en unas 1.800 mujeres que estaban amamantando cuando sus bebés tenían dos semanas de vida. Se las entrevistó 10 veces durante el primer año.

El 42 por ciento de las madres primerizas compartía la cama con el bebé a las dos semanas y el 27 por ciento lo seguía haciendo al año.

La duración promedio de la lactancia en general fue de siete meses. En cambio, la de la lactancia exclusiva fue de menos de 10 semanas.

Lactancia materna y compartir cama con el bebe

A mayor cantidad de encuestas que mostraban que las mujeres compartían la cama con sus bebés, más prolongada tendía a ser la lactancia, según publica el equipo en JAMA Pediatrics.

Más de la mitad de las mujeres que frecuentemente dormían con sus bebés seguía amamantando al año. En cambio, la mitad de las mujeres que nunca habían compartido la cama con sus bebés no amamantaba a las 30 semanas.

«Esto se puede comprender desde la comodidad para las madres», dijo Hauck. «El bebé está acostado en la cama con los padres, que no tienen que levantarse ni sacar al bebé de la cuna», agregó.

El equipo aclaró que la mayoría de las participantes eran blancas y con ingresos altos y que todos los bebés habían nacido sanos, de modo que los resultados no podrían aplicarse a las madres de los bebés con enfermedades, por ejemplo.

Pete Blair, especialista en SMSL de University of Bristol, Reino Unido, señaló que las investigaciones sugieren que compartir la cama con el bebé es peligroso en algunas situaciones, como cuando los padres bebieron alcohol, si son fumadores o cuando se quedan dormidos con el niño en un sofá.

En Reino Unido, «dormir con el bebé es una práctica común y se difunden las circunstancias en las que ese hábito podría ser un riesgo para el bebé», comentó Blair por correo electrónico.

«No hay que demonizar la cama matrimonial, pero tampoco deberíamos promover compartirla con el bebé por ese motivo», agregó.

FUENTE: JAMA Pediatrics, online  Reuters Health