Cómo prevenir las estrías en el embarazo

Aunque la aparición de estrías en el embarazo no se puede evitar del todo, sí es posible prevenir la aparición de muchas de ellas y que las que aparezcan sean más pequeñas. Para ello debes empezar cuanto antes a cuidar tu piel, incluso antes de notar los primeros síntomas del embarazo.

El cuerpo humano está en constante cambio. Hay cambios físicos que se producen de una forma acelerada y nuestra piel no siempre está bien preparada para cuando eso ocurre. Los dos momentos en los que esto es más notorio son la pubertad, cuando llega el momento del estirón y el embarazo.

estrias

Estrías en el embarazo

Los tres puntos clave para conseguir una piel elástica y tersa, lista para expandirse lo necesario para acoger una nueva vida en tu vientre son:

  • Ejercicio físico:

El ejercicio físico regular es beneficioso para todo tu organismo y es crucial para que tu embarazo discurra sin contratiempos. También es muy bueno para prevenir las estrías porque un buen tono muscular ayuda a evitar las microrroturas de la piel, permitiendo que se adapte con más facilidad al aumento del volumen de tu barriga y tu pecho.

Si ya antes del embarazo practicabas ejercicio con regularidad, continúa haciéndolo tomando las precauciones convenientes: evita los deportes de riesgo, actividades físicas intensas o que conlleven movimientos bruscos que puedan provocarte una caída y, en general, procura realizar actividades de una intensidad moderada.

Si por el contrario llevas una vida sedentaria y el ejercicio no es tu fuerte, empieza cuanto antes a practicar alguna actividad de baja intensidad, como caminar o nadar y ve poco a poco incluyendo una rutina de ejercicios en tu día a día. Será beneficioso para ti a corto y a largo plazo.

  • Dieta sana:

Tener una alimentación sana y equilibrada es muy importante para mantener un peso dentro del rango adecuado durante el embarazo. Además, una alimentación rica en vitaminas y antioxidantes que favorezcan la regeneración de la piel ayuda a prevenir las estrías.

Incluye en tu dieta frutos rojos, frutos secos, verduras de hoja verde, huevos y pescado; son alimentos que contienen vitamina A, vitamina E, omega 3 y antioxidantes, perfectos para tener una piel tersa y suave.

Combinar una buena alimentación y ejercicio físico regular te ayudará a controlar tu peso y a poder permitirte ocasionalmente antojos. Eso sí, procura no aumentar más del peso indicado: cuanto más sea el peso que ganas y pierdes de golpe, mayor cantidad de estrías aparecerán.

  • Buena hidratación:

Este es un punto fundamental para cuidar tu piel. Debes hidratarte por dentro y por fuera. Beber al menos dos litros de líquidos al día es muy importante para que tu cuerpo funcione bien y para que tu piel no se reseque. Es preferible que bebas agua y zumos naturales, son mejores para tu organismo.

Para completar el ciclo de cuidado de tu piel, hidrátala con una buena crema a base de aceite de rosa mosqueta o de aceite de almendras. Elige de preferencia cremas antiestrías, pues su composición es la adecuada para restaurar tu piel y mantenerla tersa para que resista mejor los cambios del embarazo y el puerperio.

Como consejo final ten en cuenta que el cuidado de tu piel no acaba con el parto. El puerperio es una etapa en la que se debe prestar mucha atención a la piel, hidratarla bien y masajearla para que recupere su tono lo mejor posible. Recuerda que tu piel puede estirarse hasta diez veces durante el embarazo, así que cuídala mucho para evitar la aparición de las estrías.

Por María José Madarnás, editora de Maternidad Fácil.