Como evitar la osteoporosis

Muchas pacientes me preguntan si se puede evitar la osteoporosis o es una condición obligada de todas las mujeres cuando llegan a la menopausia.

Es bueno comenzar diciendo porque se produce la osteoporosis, esta se produce porque existe un desbalance entre la formación y la destrucción del hueso, por un déficit de hormonas femeninas que son las encargadas de estimular los osteoblastos que son las células encargadas de regenerar el hueso y contraponerse a los osteoclasto que son las que producen las descalcificación del mismo.

A esto se le llama pérdida de la masa ósea. Con el tiempo, esto debilita los huesos y los hace más propensos a quebrarse.

Una vez que la masa ósea total ha alcanzado su pico, por lo general a mediados de los 20 años de edad, todos los adultos comienzan a perderla. Sin embargo, las mujeres están más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres.

osteoporosis

Esto se debe a varios factores.

Las mujeres tienen menos masa ósea que los hombres, tienden a vivir más y toman menos calcio.

En las mujeres, el índice de pérdida ósea se acelera después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen.

Esto unido a otros factores como:

  • Ingerir bebidas alcohólicas, fumar y tomar café.
  • Dietas pobre en Calcio.
  • Sedentarismo.
  • Menopausia Quirúrgica por eliminación de los Ovarios.
  • Tomar medicamentos como Esteroides.
  • Predisposición Genética.

Unido al Envejecimiento va a contribuir a la Osteoporosis y por consiguiente a fracturas óseas.

Síntomas de la Osteoporosis

La mayoría de las mujeres no saben que tienen osteoporosis hasta que tiene señales graves. Las señales Graves incluyen:

  • Fracturas frecuentes.
  • Dolor de espalda sacrolumbagia.
  • Desviación de espalda.
  • Perdida de estatura con el tiempo debido a que la osteoporosis puede hacer que sus vértebras colapsen.

¿Cómo se diagnostica la osteoporosis?

Si su médico sospecha de osteoporosis o si es una mujer mayor de 65 años de edad, le puede sugerir que se realice una prueba de densidad ósea.

Una prueba común que mide la densidad ósea se llama absorciometría dual de rayos X (DEXA).

Esta prueba mide la densidad de los huesos de la cadera, la columna y la muñeca, todos estos son lugares que podrían verse afectados por la osteoporosis.

Entonces para prevenir la osteoporosis podemos hacer lo siguiente

  • Evitar los hábitos tóxicos como alcohol, café, fumar y REFRESCOS.
  • Tener una alimentación rica en calcio toda la vida, esto lo logramos, Ingiriendo productos lácteos como: yogurt, leche, queso, helados y derivados, comer legumbres, verduras como: brócoli, espinacas y verduras verdes. y además ingiriendo productos del mar como: sardinas, mariscos.
  • No tomar medicamentos como los esteroides.
  • Decirle al medico que no les quite los ovarios si están sanos.
  • Hacer ejercicios diarios 15 a 20 minutos de caminata serian ideal.
  • Practicar deportes de su agrado.

Dosis de Calcio

Es importante que sepa que los niños deben consumir 800 mgr. de calcio al día,

Las mujeres antes de la menopausia, necesita aproximadamente 1,000 mg de calcio al día. Después de la menopausia, necesita 1,000 mg de calcio al día si está tomando estrógeno y 1,500 mg de calcio al día si no está tomando estrógeno.

También debería proponerse tomar 800 UI de vitamina D al día para ayudar a su cuerpo a absorber el calcio.

Si ya tiene Osteoporosis no se angustien que corrigiendo los hábitos tóxicos, haciendo ejercicios, tomando calcio suplementario con vitamina D, terapia hormonal sustitutiba.

Ademas existen medicamentos para tratar la osteoporosis

Biofosfonatos.

Estos medicamentos ayudan a reducir el riesgo de fracturas, así como a incrementar la densidad ósea en la cadera y columna vertebral.

Se pueden tomar por la vía oral (en forma de píldoras) o de manera intravenosa (con una inyección).

Efectos secundarios incluyen náuseas, dolor abdominal e irritación del esófago. Las personas que no pueden tomar biofosfonatos incluyen las que tienen enfermedad renal, bajos niveles de calcio en la sangre y mujeres que están embarazadas o amamantando.

Los tipos de biofosfonatos:

  • El alendronato y risedronato. Estos medicamentos se usan para ayudar a prevenir y tratar la osteoporosis. Ayudan a reducir el riesgo de fracturas al disminuir el índice de pérdida ósea. Se toman por la vía oral en forma de píldoras. Su efecto secundario más común es el malestar estomacal.
  • Ibandronato. Este medicamento ayuda a disminuir la pérdida ósea y aumenta la densidad ósea. Está disponible en píldora o inyección. Si toma la píldora, tiene dos opciones: una píldora diaria o una píldora mensual (la píldora que toma cada mes tiene una dosis más grande de ibandronato que la píldora que toma todos los días). Si toma la inyección, su médico o enfermero le administrará una inyección cada tres meses. Algunos de los posibles efectos secundarios incluyen dolor de la espalda baja o costado, dificultad para respirar, opresión en el pecho y orina con sangre o turbia.
  • Ácido zoledrónico. Un medicamento bisfosfonato que se administra por la vía intravenosa cada 12 meses.

Calcitonina. Se trata de una hormona que ayuda a retardar el deterioro de los huesos. Está disponible como inyección o como aerosol nasal. Los efectos secundarios incluyen la irritación de la mucosa de la nariz y dolor de cabeza (por el uso del aerosol nasal) y la diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos (con el uso de la inyección).

Raloxifence. Este medicamento se usa para prevenir y tratar la osteoporosis en las mujeres mediante al aumentar la densidad ósea. No es una hormona, pero imita algunos de los efectos del estrógeno. Los efectos secundarios pueden incluir olas de calor y riesgo of coágulos de sangre.

Teriparatida. Este medicamento es una forma sintética de la hormona paratiroides y ayuda a que crezca hueso nuevo. Viene de forma inyectable y se inyecta una vez al día en el muslo o el abdomen. Se puede usar en mujeres y hombres para el tratamiento de la osteoporosis. Los efectos secundarios comunes pueden incluir náuseas, dolor abdominal, dolor de cabeza, debilidad muscular, fatiga y pérdida del apetito.