Un estudio poblacional realizado en Canadá reveló que la demora prolongada entre el diagnóstico de cáncer de útero y la cirugía definitiva reducía significativamente la supervivencia de las pacientes.

Desafortunadamente, la decisión está fuera del alcance del cirujano, según comentó la coautora del estudio, doctora Lorraine Elit, del Centro de Oncología Juravinski, en Hamilton.

“El sistema de salud es el que gobierna el acceso al quirófano. El sistema debería evaluar constantemente los tiempos de espera y reaccionar adecuadamente dada la evidencia de cómo las demoras alteran los resultados”, indicó la experta.

“Son necesarias nuevas estrategias para lograr que ingresen a quirófano a tiempo las pacientes que lo necesitan”, agregó.

Su equipo revisó el Registro Oncológico de Ontario e identificó a 9.417 mujeres operadas por un cáncer uterino.

Luego, calculó la supervivencia a cinco años teniendo en cuenta el tiempo de espera hasta la cirugía.

El 71 por ciento de las mujeres que habían ingresado al quirófano dentro de las dos semanas posteriores a la biopsia de confirmación de diagnóstico y el 72 por ciento de las que habían esperado más de 12 semanas para la cirugía sobrevivieron cinco años después.

Eso, comparado con el 82 por ciento de las mujeres operadas entre las dos y las seis semanas del diagnóstico y el 80 por ciento de las pacientes intervenidas entre seis y 12 semanas después de la confirmación.

En Journal of Clinical Oncology, el equipo publica que los tiempos de espera de dos semanas o menos tenían un pronóstico adverso de supervivencia tras controlar otros factores significativos en un modelo de variables múltiples.

En tanto, la supervivencia fue menor también en las mujeres que tuvieron que esperar más de 12 semanas para la cirugía que en aquellas que debieron aguardar entre 2,1 y 12 semanas.

Los autores recordaron que la cirugía dentro de las dos semanas posteriores al diagnóstico estaría asociada con la aparición de complicaciones agudas, como la anemia con transfusión de sangre.

Escenarios como los cánceres más avanzados o histologías como la del sarcoma -que no se pudieron obtener de esta base de datos- estarían asociados con un mal pronóstico, manifestaron los autores.

“La evidencia se puede observar en nuestros datos: el 15,5 por ciento (versus el 7,5 por ciento general) de las pacientes operadas dentro de las dos semanas posteriores al diagnóstico tenían un sarcoma y el 11,4 por ciento (versus el 2 por ciento general) fueron cirugías de emergencia fuera de hora o durante los fines de semana”, indica el equipo.

También aclara que aún no se puede hablar de una relación causal entre los tiempos de espera y una mayor supervivencia.

Aun así, el equipo publica que “estos resultados sugieren que reducir la espera entre el diagnóstico y la cirugía podría bajar la mortalidad por esta enfermedad”.

Una limitación del estudio es el uso de datos administrativos. Los autores tampoco pudieron disponer de factores pronósticos, como el estadio y la profundidad de la invasión del miometrio, que influyen en la supervivencia.

Pero, a pesar de esas limitaciones, el equipo opina que los recursos deberían orientarse a acortar los tiempos de espera en ese tipo de cánceres, en los que aguardar demasiado reduce la supervivencia.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, online

Por | 2014-11-11T11:43:37+00:00 13-11-2014|Cáncer Cuello Uterino|Comentarios desactivados en Cirugía precoz beneficia a pacientes con cáncer uterino.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest