Que es la Chía

La chía es una semilla comestible de la planta Salvia hispanica de la familia de la menta que crece en abundancia en el sur de México, extendiéndose su cultivo a muchas otras partes del mundo como a Australia.

A las semillas de chía se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla por lo que son una fuente completa de proteínas, proporcionando todos los aminoácidos esenciales en una forma fácilmente digerible ,presenta 5 veces el calcio de la leche entera, además del boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 3 veces más antioxidantes que los arándanos, y 3 veces más hierro que las espinacas, aparte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3.

También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas.

Son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 de origen vegetal.

La chia son una gran fuente de antioxidantes ayudan a prevenir los daños de los radicales libres en tu cuerpo, el envejecimiento prematuro de la piel e inflamación de los tejidos.

Beneficios de consumir semillas de chía

  • Proporciona energía y aumenta la fuerza y resistencia. La chía es una de las fuentes de proteína completa de origen vegetal más alta. La combinación de la proteína completa, vitaminas, minerales y el equilibrio de azúcar en la sangre trabajan juntos para que tengamos una energía constante y podamos afrontar todos nuestros compromisos diarios.
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre, retardando el proceso por el cual las enzimas digestivas descomponen los hidratos de carbono y las convierten en azúcar. Después de las comidas especialmente si comes alimentos con almidón o dulces podemos llegar a sentirnos cansados y sin energía. Al equilibrar el azúcar en la sangre, no sólo reducimos el riesgo de diabetes tipo 2, también garantizamos una energía constante durante todo el día.
  • Si añades chía a tu comida te ayudará a evitar las subidas y bajadas en el azúcar en sangre y regular por tanto la hormona insulina.
  • Ayuda en la pérdida de peso, las semillas y su acción gelificante única mantiene la sensación de saciedad durante horas. En dietas de adelgazamiento conviene CONSULTAR SIEMPRE CON PROFESIONALES DE LA SALUD CUALIFICADOS que podrán conocer tu caso concreto y dar una solución adecuada al paciente.
  • Favorece la regularidad intestinal, barriendo literalmente a través del tracto intestinal gracias a la fibra soluble que contienen, disolviendo y eliminando basura acumulada en los intestinos. Muchas personas encuentran que sus heces también se vuelven más regulares. La fibra soluble y el revestimiento de gel de la semilla mantienen el colon hidratado y asegura el movimiento fácil de los alimentos.
  • Sin gluten. La proteína de la semilla de Chía no contiene gluten lo que la hace apta para celíacos.
  • Las semillas de chia por sus aceites Omega 3, magnesio y calcio, son de buena ayuda en cualquier tratamiento antiinflamatorio.

Precauciones de las semillas de chía

Las semillas de chía pueden tener en algunas personas efectos secundarios.

Pueden reducir la presión sanguínea en el cuerpo, sobre todo en personas de mayor edad y especialmente si se está tomando medicamentos para la presión arterial.

Las personas que toman anticoagulantes como la warfarina deben evitar las semillas de chía.

Debes comprobar si tu cuerpo reacciona de manera anómala tras el consumo de semillas de chía, podrías ser alérgico.

Si eres alérgico a los frutos secos y semillas es probable que también lo seas a la chía.

También si eres alérgico a las plantas de la familia de la Salvia debes consumirlas con precaución.

Cómo comer las semillas de chía

Las semillas de chía son fáciles de digerir, sus nutrientes son rápidamente asimilados por el organismo.

La forma más común de comer chía es mezclando las semillas con agua, zumo o algún alimento líquido, pudiendo absorber muy rápidamente en menos de 10 minutos una gran cantidad de líquido entre 9-12 veces su volumen.

Se formará un gel que puedes agregar a los batidos, mezclar con aliños de ensaladas, postres o simplemente tomarlo a cucharadas.

Para hacer la receta del gel mezcla 1/3 de una taza de semillas más 2 tazas de agua y remueve.

Lo puedes almacenar en la nevera y utilizarlo cuando quieras.

Si mezclas las semillas con agua y agregas el jugo de un limón y azúcar puedes hacer una bebida conocida en México y América Central como «chía fresca».

También puedes añadir a ensaladas los brotes tiernos de semillas de chia, son fácilmente digeribles y cargados de vitaminas y minerales.

O puedes espolvorear las semillas directamente sobre las ensaladas o añadirlas a los cereales o lácteos, o molerlas para agregar a batidos, sopas, etc.

Uno de los últimos descubrimientos de la industria panadera es el potencial de las semillas de chia como ingrediente en productos de panadería.

«Las muestras adicionadas con chia aumentan el contenido de proteínas, lípidos y fibra dietética del producto final», destaca la investigadora Monika Haros del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC).

Para obtener los mayores beneficios para la salud las semillas de chía mejor consumirlas en su forma natural, en lugar de consumirlas en forma de aceite o suplemento.

Como las nueces, son bajas en grasas saturadas y no contienen colesterol, pero como todos los frutos secos y semillas son más densos en calorías, por lo que es importante consumirlas con moderación.