Los cálculos renales pueden provocar rápidamente un dolor extremo, y expulsar esos cálculos es el objetivo inmediato de los pacientes.

Tamsulosin y cálculos renales.

Un estudio reciente encuentra que el fármaco tamsulosin (Flomax) puede mejorar la expulsión de un cálculo renal grande, pero no de los pequeños.

“Los cálculos pequeños usualmente salen solos, así que no es demasiado sorprendente que la terapia farmacológica no ayudara en este estudio”, dijo el Dr. Warren Bromberg, jefe de urología del Hospital de Northern Westchester en Mt. Kisco, Nueva York.

Por otro lado, “cualquier cosa que ayude a expulsar un cálculo grande, que de otra forma llevaría a un dolor prolongado y a una intervención quirúrgica, vale mucho la pena”, afirmó Bromberg, que no participó en la nueva investigación.

El estudio fue dirigido por Jeremy Furyk, del Hospital de Townsville en Queensland, Australia. Su equipo encontró que 28 días después de visitar un departamento de emergencias por un cálculo renal de cualquier tamaño, el 87 por ciento de los pacientes tratados con tamsulosin y casi el 82 por ciento de los tratados con un placebo habían expulsado los cálculos renales.

Esa diferencia no se consideró significativa, anotaron los investigadores.

Pero entre los pacientes con cálculos grandes (de entre 5 y 10 milímetros), más o menos el 83 por ciento de los que tomaron tamsulosin expulsaron los cálculos, frente al 61 por ciento de los que recibieron un placebo.

El estudio aparece en la edición en línea del 17 de julio de la revista Annals of Emergency Medicine.

“Los cálculos renales llevan a más de medio millón de estadounidenses al año a los departamentos de emergencias, porque son terriblemente dolorosos”, comentó Furyk en un comunicado de prensa de la revista.

“La noticia sobre los cálculos renales pequeños no son positivas, pero el tamsulosin parece ofrecer un beneficio a las desafortunadas personas cuyos cálculos renales son realmente grandes”, dijo.

Y “para los pacientes con cálculos renales pequeños, el tiempo parece ser la única cura”, planteó Furyk. “Sin embargo, cuando traten a pacientes de cálculos renales grandes, los médicos de emergencias deberían sin duda alguna pensar en el tamsulosin”, concluyó.

Bromberg dijo que la introducción de medicamentos en la atención del cálculo renal ha aumentado las tasas de expulsión y reducido el dolor. Otros fármacos de la misma clase que el tamsulosin, como el terazosin y el doxazosin, parecen ser igual de efectivos, anotó Bromberg.

El Dr. David Hoenig, especialista en el tratamiento de los cálculos renales y jefe de urología del Instituto de Urología Arthur Smith de North Shore-LIJ, en New Hyde Park, Nueva York, señaló que cuando los cálculos se atascan en el uréter (el canal entre la vejiga y el riñón) un “dolor extremo” con frecuencia hace que los pacientes acudan a emergencias.

“Muchos cálculos salen solos, siempre que el dolor esté controlado y no haya fiebre, y un periodo de observación a ver si se expulsan de forma espontánea parece razonable”, dijo Hoenig. “Pero el seguimiento es esencial, dado que un bloqueo a largo plazo del riñón, si no se trata, puede conducir a daño renal”.

Lea Como una dieta  que se diseño para reducir la presión arterial puede evitar los cálculos renales.

Fuente: HealthDay

Por | 2016-10-30T14:26:02+00:00 17-09-2016|General|Sin comentarios

Deje su comentario

catorce − Once =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest