Blefaroplastia

También conocida como cirugía de párpados caídos, la blefaroplastia está dentro de los procedimientos quirúrgicos estéticos del rostro, pero específicamente centrada en el área de los párpados superiores e inferiores, con el objetivo de mejorar su apariencia.

Asimismo, la cirugía de párpados, no solo es útil para rejuvenecer al área que los rodea, sino también para corregir problemas funcionales con los mismos.

Es decir, no es solo un procedimiento cosmético, sino que va un poco más allá.

La blefaroplastia funciona en caso de que exista piel floja que genere pliegues o altere el contorno natural del párpado superior, dificultando la visión; cuando existen depósitos grasos que aparecen como hinchazón en los párpados; si hay bolsas bajo los ojos; cuando los párpados inferiores caídos que presentan un color blanco debajo del iris o cuando hay exceso de piel y arrugas finas en el párpado inferior.

A pesar de que es una cirugía, este procedimiento se realiza de forma ambulatoria y el cirujano usualmente inyecta un agente adormecedor en los párpados, siendo la anestesia general solo una opción para algunas personas.

blefaroplastia

¿En qué consiste la blefaroplastia?

Se trata de un procedimiento sencillo en el que los párpados superiores se abordan primero con un pequeño corte que le servirá al cirujano para poder eliminar el exceso de piel, músculos y en ocasiones algo de la grasa.

En el caso de los párpados inferiores, el objetivo en la mayoría de los casos implica la eliminación de la grasa, que es lo que contribuye a que aparezcan esas molestas y antiestéticas bolsas debajo de los ojos, pero también incluye la eliminación de una pequeña cantidad de piel, con una incisión que puede estar en el interior del párpado o en el exterior, debajo de las pestañas inferiores.

Un detalle importante es que la blefaroplastia, a menos que sea como abordaje para solucionar problemas de visión, no la cubren las aseguradoras, por considerarla un procedimiento cosmético.

¿Eres candidato a una blefaroplastia?

Aunque se trata de una cirugía que pudiera estar indicada para cualquier persona con problemas en sus párpados, en realidad los mejores candidatos a una blefaroplastia son:

  • Personas que no padezcan de ninguna patología que puede perjudicar el proceso de recuperación
  • Pacientes que no tengan el hábito de fumar
  • Personas que no tiendan a idealizar los procedimientos y tengan metas razonables
  • Personas que no tengan ninguna condición adicional en el área de los ojos.

¿Es una cirugía riesgosa?

 Absolutamente todas las cirugías, por más sencillas que sean, conllevan peligros. Pero es importante señalar que las complicaciones de la cirugía de párpados se minimizan al realizar un diagnóstico adecuado de cualquier patología subyacente y al abordar el objetivo estético del paciente al llevar a cabo una técnica suave y precisa.

En realidad cuando hablamos de la blefaroplastia son raros los riesgos médicos asociados. No obstante, cada vez que se hace una incisión en la piel, siempre existe la posibilidad de sangrado, infección y cicatrices no deseadas, adicionalmente están los riesgos generales de la cirugía asociada con la anestesia, local o general.

Los peligros más específicos de la cirugía de párpados son la incapacidad de cerrar los ojos, sequedad ocular, caída del párpado inferior después de la operación, lesión de los músculos oculares que pueden alterar la visión, lesión de la córnea. Aunque con un cirujano experimentado estas complicaciones son raras.

Beneficios de la cirugía de párpados

Idealmente, la cirugía de párpados o blefaroplastia es un procedimiento de una sola vez y al practicase de manera correcta tiene unos cuantos puntos a favor:

  1. La cirugía de párpados, junto con otros procedimientos relacionados, puede mejorar aún más los resultados.
  2. El tejido del párpado tiende a curarse muy bien con poca cicatrización, por lo que la recuperación es bastante rápida.
  3. La cirugía de párpados es una forma efectiva de darle una apariencia más juvenil y renovada a esa zona del rostro.
  4. La blefaroplastia disminuye la apariencia hinchada en general, suaviza y reafirma la piel alrededor de los ojos.
  5. Debido a la naturaleza mínimamente invasiva de esta cirugía, generalmente solo requiere anestesia local.
  6. Los resultados de la cirugía aparecerán por completo dentro de varias semanas y corregirán el problema de forma permanente.

Si buscas mejorar la apariencia de tus párpados y restaurar ese brillo juvenil, la blefaroplastia puede ayudarte a lograr tus objetivos, pero siempre asegúrate de programar una consulta con un cirujano plástico calificado, para garantizar mejores resultados y evitar riesgos innecesarios.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *