Que son los bisfosfonatos

Los bisfosfonatos son un grupo de medicamentos utilizados para la prevención y el tratamiento de enfermedades con resorción ósea, como la osteoporosis.

Los bisfosfonatos se usan en otras enfermedades como:

  • Cáncer con metástasis ósea, sea éste con o sin hipercalcemia, asociadas al cáncer de mama y de próstata.
  • Enfermedad de Paget.
  • Enfermedad renal crónica tratada con diálisis donde hay fragilidad ósea.

Los bisfosfonatos, en particular el alendronato y el risedronato, son los únicos agentes no hormonales que han demostrado reducir las fracturas vertebrales y las periféricas.

Los bisfosfonatos reducen el recambio óseo disminuyendo el número de lugares de remodelado activo donde tiene lugar la resorción excesiva.

Cómo funcionan los bisfosfonatos

Los huesos experimentan un proceso continuo de remodelado, en forma de resorción ósea (desintegración) y formación ósea. La pérdida ósea relacionada con la osteoporosis se produce cuando la resorción es mayor que la formación.

Los bisfosfonatos reducen la resorción ósea, disminuyendo así el ritmo de la pérdida ósea.

Durante el tratamiento, los bifosfonatos se convierten en parte del hueso recientemente formado y pueden permanecer allí durante años, a través de muchos ciclos de resorción y formación.  Los pacientes continúan estando expuestos a los efectos del medicamento inclusive mucho después de haber dejado de tomarlo.

De acuerdo con Whitaker, los estudios que la FDA consideró se enfocaron en pacientes que habían estando utilizando bisfosfonatos durante por lo menos tres años a un máximo de 10 años. Estos examinaron los resultados relacionados tanto con la densidad mineral ósea como con las fracturas óseas.

“Los bisfosfonatos han demostrado ser muy efectivos para proteger al paciente de las fracturas óseas en ensayos clínicos de tres a cuatro años de duración”, dice Whitaker. Pero todavía se desconoce si el beneficio dura más que eso en la disminución del riesgo de fracturas.

Las indicaciones de los bisfosfonatos han llevado una advertencia de seguridad con respecto al deterioro severo de los huesos de la mandíbula (osteonecrosis de mandíbula) desde 2002.  En octubre de 2010, la FDA advirtió a los pacientes y a los profesionales de la salud sobre el aumento del riesgo de fracturas poco comunes en el fémur y ordenó a los fabricantes que incluyeran la advertencia en las indicaciones de seguridad y en las guías de los medicamentos que vienen con los medicamentos de venta bajo receta.

La FDA continúa evaluando la posible asociación de los bisfosfonatos con el cáncer de esófago. Estas asociaciones sugerirían que es posible que los médicos deseen reconsiderar durante cuánto tiempo los pacientes deben continuar tomando los medicamentos.

Hasta cuándo debe tomarlos.

Las decisiones sobre la continuación del tratamiento deben basarse en las evaluaciones individuales de los riesgos y los beneficios y en la preferencia del paciente, dice Whitaker.

  • Si usted está tomando bisfosfonatos siga las siguientes recomendaciones:
  • Hable con su médico sobre si debe continuar o no con esta terapia.
  • Vuelva a evaluar la decisión en forma periódica con su médico.
  • No deje de tomar estos (o cualquier otro) medicamento recetado sin hablar antes con su médico.
  • Si usted toma la decisión de discontinuar su uso, hable con su médico antes de interrumpir la terapia.
  • Dígale a su médico si desarrolla un nuevo dolor de caderas o muslos (comúnmente descripto como un dolor punzante e intenso), o si tiene alguna inquietud sobre sus medicamentos.
  • Informe los efectos secundarios poco comunes de la medicación con bifosfonatos a su médico.

Aunque los bifosfonatos son muy eficaces, en los últimos años se ha constatado un aumento en el número de casos clínicos en los que el uso de los bisfosfonatos se relaciona con la osteonecrosis de los maxilares; por ello, el odontólogo debe de estar muy alerta sobre las posibles complicaciones en los pacientes que los toman.