Coenzima Q10

La coenzima Q10, también conocida como CoQ10, es un compuesto que ayuda a generar energía en las células.

Su cuerpo produce CoQ10 de forma natural, pero su producción tiende a disminuir con la edad.

Afortunadamente, también puede obtener CoQ10 a través de suplementos o alimentos.

Las condiciones de salud como enfermedades cardíacas, trastornos cerebrales, diabetes y cáncer se han relacionado con bajos niveles de CoQ10.

No está claro si los bajos niveles de CoQ10 causan estas enfermedades o son el resultado de ellas.

Una cosa es segura: mucha investigación ha revelado la amplia gama de beneficios para la salud de CoQ10.

Aquí está todo lo que necesita saber sobre CoQ10.

Coenzima Q10

¿Qué es la coenzima Q10?

Coenzima Q10 es un compuesto producido por su cuerpo y almacenado en las mitocondrias de sus células.

Las mitocondrias se encargan de producir energía.

También protegen a las células del daño oxidativo y las bacterias o virus que causan enfermedades.

La producción de CoQ10 disminuye a medida que envejece.

Por lo tanto, las personas mayores parecen ser deficientes en este compuesto.

Causas de deficiencia de CoQ10 incluyen:

  • Deficiencias nutricionales, como la deficiencia de vitamina B6
  • Defectos genéticos en la síntesis o utilización de coenzima Q10
  • Aumento de las demandas de los tejidos como consecuencia de la enfermedad.
  • Enfermedades mitocondriales
  • Estrés oxidativo debido al envejecimiento.
  • Efectos secundarios de los tratamientos con estatinas

Las investigaciones han demostrado que la CoQ10 desempeña varios roles clave en su cuerpo.

Una de sus funciones principales es ayudar a generar energía en sus células.

Está involucrado en la producción de adenosina trifosfato (ATP), que participa en la transferencia de energía dentro de las células.

Su otro papel crucial es servir como antioxidante y proteger las células del daño oxidativo.

Las cantidades excesivas de radicales libres conducen al daño oxidativo, que puede interferir con el funcionamiento celular regular.

Se sabe que esto causa muchas afecciones de salud.

Dado que el ATP se usa para llevar a cabo todas las funciones del cuerpo y el daño oxidativo es destructivo para las células, no es sorprendente que algunas enfermedades crónicas se hayan relacionado con bajos niveles de coenzima Q10.

CoQ10 está presente en cada célula de su cuerpo.

Sin embargo, las concentraciones más altas se encuentran en los órganos con las mayores demandas de energía, como el corazón, los riñones, los pulmones y el hígado.

Principales beneficios de CoQ10

Puede ayudar a tratar la insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca a menudo es consecuencia de otras afecciones cardíacas, como la enfermedad de las arterias coronarias o la presión arterial alta.

Estas condiciones pueden conducir a un mayor daño oxidativo e inflamación de las venas y arterias.

La insuficiencia cardíaca ocurre cuando estos problemas afectan al corazón hasta el punto de que no puede contraerse, relajarse o bombear sangre regularmente a través del cuerpo.

Para empeorar las cosas, algunos tratamientos para la insuficiencia cardíaca tienen efectos secundarios indeseables, como presión arterial baja, mientras que otros podrían incluso reducir aún más los niveles de CoQ10.

Parece que el tratamiento con CoQ10 podría ayudar a restaurar niveles óptimos de producción de energía, reducir el daño oxidativo y mejorar la función cardíaca, todo lo cual puede ayudar al tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

Mejora la fertilidad

La fertilidad femenina disminuye con la edad debido a una disminución en el número y la calidad de los huevos disponibles.

CoQ10 está directamente involucrado en este proceso.

A medida que envejece, la producción de coenzima Q10 se ralentiza, lo que hace que el cuerpo sea menos efectivo para proteger los huevos del daño oxidativo.

Complementar con CoQ10 parece ayudar e incluso puede revertir esta disminución relacionada con la edad en la calidad y cantidad del huevo.

Del mismo modo, los espermatozoides masculinos son susceptibles a los efectos del daño oxidativo, lo que puede resultar en un recuento reducido de espermatozoides, mala calidad de los espermatozoides e infertilidad.

Varios estudios han concluido que suplementar con CoQ10 puede mejorar la calidad, actividad y concentración de los espermatozoides al aumentar la protección antioxidante.

Ayuda a mantener tu piel joven

Su piel es el órgano más grande de su cuerpo y está ampliamente expuesta a agentes dañinos que contribuyen al envejecimiento.

Estos agentes pueden ser internos o externos.

Algunos factores dañinos internos incluyen daño celular y desequilibrios hormonales.

Los factores externos incluyen agentes ambientales, como los rayos UV.

Los elementos nocivos pueden conducir a una reducción de la humedad de la piel y a la protección contra los agresores ambientales, así como al adelgazamiento de las capas de la piel.

La aplicación de CoQ10 directamente sobre la piel puede reducir el daño de los agentes internos y externos al aumentar la producción de energía en las células de la piel y promover la protección antioxidante.

De hecho, se ha demostrado que la coenzima Q10 aplicada directamente a la piel reduce el daño oxidativo causado por los rayos UV e incluso disminuye la profundidad de las arrugas.

Por último, las personas con bajos niveles de CoQ10 parecen tener más probabilidades de desarrollar cáncer de piel.

Mejora los dolores de cabeza

La función mitocondrial anormal puede conducir a un aumento de la absorción de calcio por las células, la producción excesiva de radicales libres y una disminución de la protección antioxidante.

Esto puede provocar una baja energía en las células cerebrales e incluso en las migrañas.

Dado que la CoQ10 vive principalmente en las mitocondrias de las células, se ha demostrado que mejora la función mitocondrial y ayuda a disminuir la inflamación que puede ocurrir durante las migrañas.

De hecho, un estudio mostró que la suplementación con CoQ10 era tres veces más probable que un placebo para reducir la cantidad de migrañas.

Se ha observado deficiencia de CoQ10 en personas que sufren de migrañas.

Al parecer la CoQ10 no solo ayuda a tratar las migrañas sino que también puede prevenirlas.

Mejora el rendimiento del ejercicio

El estrés oxidativo puede afectar la función muscular y, por lo tanto, el rendimiento del ejercicio.

De manera similar, la función mitocondrial anormal puede reducir la energía muscular, dificultando que los músculos se contraigan de manera eficiente y mantengan el ejercicio.

CoQ10 puede ayudar al rendimiento del ejercicio al disminuir el estrés oxidativo en las células y mejorar las funciones mitocondriales.

Complementar con coenzima Q10 puede ayudar a aumentar la potencia durante el ejercicio y reducir la fatiga, lo que puede mejorar el rendimiento del ejercicio.

Podría ayudar con la diabetes

El estrés oxidativo puede inducir daño celular.

Esto puede provocar enfermedades metabólicas como la diabetes.

La función mitocondrial anormal también se ha relacionado con la resistencia a la insulina.

Se ha demostrado que CoQ10 mejora la sensibilidad a la insulina y regula los niveles de azúcar en la sangre.

Complementar con CoQ10 también podría ayudar a aumentar las concentraciones de CoQ10 en la sangre hasta tres veces en personas con diabetes que generalmente muestran niveles bajos de este compuesto.

Por último, la CoQ10 podría ayudar a prevenir la diabetes al estimular la descomposición de las grasas y reducir la acumulación de células grasas que podrían provocar obesidad o diabetes tipo 2.

Juega un papel en la prevención del cáncer

Se sabe que el estrés oxidativo causa daño celular y afecta su función.

Si su cuerpo no puede combatir eficazmente el daño oxidativo, la estructura de sus células puede dañarse, posiblemente aumentando el riesgo de cáncer.

La CoQ10 puede proteger las células del estrés oxidativo y promover la producción de energía celular, promoviendo su salud y la supervivencia.

Curiosamente, se ha demostrado que los pacientes con cáncer tienen niveles más bajos de CoQ10

Los niveles bajos de CoQ10 se han asociado con hasta un 53.3% más de riesgo de cáncer e indican un mal pronóstico para varios tipos de cáncer.

Además, un estudio también sugirió que complementar con CoQ10 puede ayudar a reducir la posibilidad de recurrencia del cáncer.

Es muy bueno para el cerebro

Las mitocondrias son los principales generadores de energía de las células cerebrales, la función mitocondrial tiende a disminuir con la edad.

La disfunción mitocondrial total puede conducir a la muerte de las células cerebrales y enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.

Desafortunadamente, el cerebro es muy susceptible al daño oxidativo debido a su alto contenido de ácidos grasos y su alta demanda de oxígeno.

Este daño oxidativo mejora la producción de compuestos nocivos que podrían afectar la memoria, la cognición y las funciones físicas.

La CoQ10 puede reducir estos compuestos dañinos, posiblemente retardando la progresión de la enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

CoQ10 podría proteger los pulmones

De todos sus órganos, sus pulmones tienen el mayor contacto con el oxígeno.

Esto los hace muy susceptibles al daño oxidativo.

El aumento del daño oxidativo en los pulmones y la protección antioxidante deficiente, incluidos los bajos niveles de CoQ10, pueden provocar enfermedades pulmonares como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Además, se ha demostrado que las personas que padecen estas afecciones presentan niveles más bajos de CoQ10.

Un estudio demostró que la suplementación con CoQ10 redujo la inflamación en personas que tenían asma, así como su necesidad de usar medicamentos esteroides para tratarla.

Dosis y efectos secundarios

CoQ10 viene en dos formas diferentes:

  1. Ubiquinol
  2. Ubiquinona

El ubiquinol representa el 90% de la CoQ10 en la sangre y es la forma más absorbible.

Por lo tanto, se recomienda elegir entre suplementos que contengan la forma de ubiquinol.

La dosis estándar de CoQ10 varía de 90 mg a 200 mg por día.

Debido a que CoQ10 es un compuesto liposoluble, su absorción es lenta y limitada.

Sin embargo, tomar suplementos de CoQ10 con alimentos puede ayudar a su cuerpo a absorberlo hasta tres veces más rápido que tomarlo sin alimentos.

Además, algunos productos ofrecen una forma solubilizada de CoQ10, o una combinación de CoQ10 y aceites, para mejorar su absorción.

Su cuerpo no almacena CoQ10

Por lo tanto, se recomienda su uso continuo para ver sus beneficios.

La suplementación con CoQ10 parece ser bien tolerada por los humanos y tiene baja toxicidad.

Si aparecen efectos secundarios, se recomienda dividir la dosis diaria en dos o tres dosis más pequeñas.

Fuentes alimenticias de CoQ10

Si bien puede consumir fácilmente CoQ10 como suplemento, también se puede encontrar en algunos alimentos.

Parece que la CoQ10 se absorbe de forma similar en forma de cápsula o a través de los alimentos.

Los siguientes alimentos contienen CoQ10:

  • Vísceras: corazón, hígado y riñón
  • Algunas carnes musculares: cerdo, ternera y pollo
  • Pescado graso: trucha, arenque, caballa y sardina
  • Verduras: espinacas, coliflor y brócoli
  • Fruta: naranjas y fresas
  • Legumbres: soja, lentejas y maní
  • Nueces y semillas: semillas de sésamo y pistachos
  • Aceites: soja y aceite de canola

Conclusiones

Coenzima Q10 es un compuesto similar a las vitaminas liposoluble que parece tener muchos beneficios para la salud.

Está involucrado en la producción de energía celular y sirve como antioxidante.

Estas propiedades lo hacen útil en la preservación de las células y la prevención y el tratamiento de algunas enfermedades crónicas.

Se ha demostrado que la CoQ10 ayuda a mejorar la salud del corazón y la regulación del azúcar en la sangre, ayuda en la prevención y el tratamiento del cáncer y reduce la frecuencia de las migrañas.

También podría reducir el daño oxidativo que provoca fatiga muscular, daño en la piel y enfermedades cerebrales y pulmonares.

CoQ10 se puede encontrar como un suplemento que parece ser bien tolerado.

Se encuentra en algunos alimentos como órganos de animales, vegetales y legumbres.

Dado que la producción de CoQ10 disminuye con la edad, los adultos de todas las edades podrían beneficiarse de más.

Ya sea que consuma más alimentos con un alto contenido de CoQ10 o tome suplementos, CoQ10 podría beneficiar su salud.