La cantidad de espermatozoides y fertilidad

El momento que la pareja no pueden lograr un embarazo se incluyen una serie de pasos, entre los que destacan los exámenes médicos para verificar que todo esté en orden y no haya mayores complicaciones que eviten la concepción. Y, en el caso de los hombres, uno de los problemas más comunes tiene que ver con el conteo bajo de espermatozoides que puede deberse a diferentes razones.

espermatozoides

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, para que un hombre pueda ser considerado fértil, la cantidad de espermatozoides presentes en cada mililitro de semen debe estar por el orden de los 15 millones.

Asimismo, hay que considerar otras variables, como la morfología y la movilidad.

Según los urólogos, el término médico para definir esta condición es oligozoospermia que se presenta en tres etapas: la pretesticular, la testicular y la postesticular.

Causas del bajo conteo de espermatozoides

 La presencia de poca cantidad de espermatozoides en el semen puede atribuirse a gran cantidad de razones, entre las que destacan:

  • Consumo excesivo de tabaco
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Problemas de carácter genético
  • Patologías hereditarias
  • Presencia de varicocele
  • Hidroceles
  • Criptorquidia
  • Trastornos obstructivos

 Pero será el médico especialista el encargado de hacer el diagnóstico exacto, a través de un espermatograma, para conocer qué tan grave es el problema y cuáles son las alternativas que tiene el paciente para afrontar la situación.

Con este tipo de estudio especializado, no solamente es posible tener una respuestas acerca de la cantidad, sino también de la calidad, de la movilidad y de la viabilidad de los espermatozoides para el proceso de fecundación.

Tratamiento revertir la oligozoospermia

 Para tratar esta patología existen diferentes tratamientos, cuya aplicación va a depender de las causas de la oligozoospermia.

De acuerdo con los médicos, en los hombres jóvenes una de las razones más comunes tiene que ver con el varicocele que, una vez corregido, suele mejorar el conteo.

En otros casos, también es recomendable, además de adoptar una rutina de vida mucho más saludable y libre de vicios, el consumo frecuente de antioxidantes.

Recomendaciones para aumentar la cantidad de espermatozoides

 Aunque se trata de una condición médica, existen algunas cosas que puedes hacer para garantizar una producción alta de espermatozoides. Por ejemplo:

  • Evitar las situaciones que generen altos niveles de estrés
  • Evitar el sedentarismo y adoptar una rutina diaria de ejercicios
  • Mantener una dieta balanceada y rica en vitaminas y minerales
  • Consumir alimentos ricos en L-carnitina, hierro, ácido fólico y L-arginina
  • Evitar el esfuerzo excesivo de manera continua
  • Si practicas deportes, el ciclismo es una de las prácticas menos recomendables
  • Evitar colocar el ordenador cerca del área de los genitales
  • Evitar el uso de ropa interior incómoda y apretada
  • Incrementar el consumo de suplementos con Omega 3.

Otras alternativas a tomar en cuenta

También es posible apelar a alimentos especiales como el apio, el brócoli, los frutos secos, el aceite de oliva, la linaza, los cereales en general, la carne de res y el pollo, que prometen buenos resultados.

 La raíz de maca, el ginseng coreano, Mucuna pruriens  y el ajo en polvo son algunos de los tantos remedios caseros que puedes consumir para aumentar el conteo de espermatozoides.

 Aunque no lo creas, algunos hombres son más propensos a un bajo conteo de espermatozoides como consecuencia de su profesión o del oficio que desempeñan.

Por lo que es aconsejable no realizar actividades que impliquen estar mucho tiempo de pie, estar mucho tiempo sentado y expuesto a altas temperaturas.

 Desafortunadamente los problemas de infertilidad son cada vez más comunes y los porcentajes en algunos países supera el 40%.

Pero, la buena noticia es que así como los casos han aumentado, también lo han hecho las posibilidades y las alternativas para enfrentarse a este diagnóstico.

En los casos de los hombres -los menos graves- una de las claves radica en algunos cambios en la rutina diaria y en un estilo de vida saludable.