Juguetes sexuales

Durante mucho tiempo los juguetes sexuales fueron -y siguen siendo en algunos lugares- un tema tabú. Algunos los asociaban con una vida íntima fracasada que requería del uso de aparatos para la autocomplacencia. Otros tantos ni se atrevían a pensar en ellos por considerarlos “peligrosos”. Pero lo cierto es que, según los especialistas, están entre los mejores inventos para un sexualidad sana, individual o en pareja.

Aunque no lo creas, un par de juguetes sexuales pueden agregar mucho a tu relación. Y es que mientras algunas parejas consideran que introducir juguetes sexuales en el dormitorio es intimidante o una mala señal, otros lo ven como la forma más segura de calentar las cosas en la cama.

Sea cual sea el caso, lo cierto es que gracias a la televisión, al cine, a Internet y a las redes sociales, los juguetes sexuales poco a poco han pasado a ser parte de la cultura popular en muchos países del mundo. Se han vuelto más comunes y accesibles -gracias a las tiendas en línea- para una audiencia que puede no haberlos considerado previamente.

El punto es que más allá de los beneficios obvios, los expertos se han encargado de promover otras ventajas muy poco conocidas. Por ejemplo, usar juguetes sexuales para aumentar el placer y el orgasmo, también puede ayudar a combatir el insomnio, aumentar la inmunidad, aliviar el dolor, reducir el estrés y aumentar la capacidad cerebral.

juguetes sexuales

 ¿De dónde salieron los juguetes sexuales?

Como todo objeto, los juguetes sexuales no salieron de la nada. Y para sorpresa de mucho su uso no es nada nuevo, remontándose a la Antigua Grecia.

Otros reportes indican que se encontró un objeto con forma de pene en la cueva de Hohle Fels en Alemania hace 28.000 años. También hallaron bastones fálicos en Eurasia desde la Edad de Hielo.

Pero acercándonos un poco más a nuestros tiempos, un dato curioso es que los vibradores se inventaron para que los médicos trataran la llamada “histeria femenina” en 1880. Además, se creía que servían para una variedad de problemas médicos como la diabetes, la ciática, el estreñimiento y el dolor de espalda tanto en hombres como en mujeres.

Desde ese entonces, los tiempos han cambiado y de dispositivos médicos, lo vibradores han pasado a ser uno de los juguetes sexuales más populares, dando paso a otros tantos que tenemos disponibles hoy en día.

De hecho, el uso de estos y otros aparatos se ha popularizado a tan nivel que existe un Ranking Mundial de Juguetes Sexuales, que clasifica a los países del mundo según la frecuencia con la que sus residentes buscan una variedad de juguetes sexuales. Y, según sus datos, los europeos dominan los números, con Dinamarca a la cabeza.

Los juguetes sexuales y sus beneficios médicos

Vibradores, esposas, dildos, tenazas para pezones, butt plugs, masajeadores anales, anal beads y otros tantos juguetes funcionan para el placer sexual de solteros y casados. Pero como el mundo no gira alrededor del sexo, también es válido decir que estos objetos tienen otras ventajas asociados, entre las que destacan:

  • Pueden ser útiles para el tratamiento de los síntomas de la menopausia como la atrofia vaginal, dolor y tensión de la vulva
  • Tienen beneficios en los tratamientos del cáncer y las intervenciones quirúrgicas
  • Funcionan para afecciones neurológicas como la esclerosis múltiple
  • Son efectivos en casos de disfunción eréctil, eyaculación precoz, falta de libido y problemas postquirúrgicos para una variedad de condiciones.
  • Para acabar con la monotonía en el sexo.
  • Facilitar las charlas sobre sexo y mejorar la relación de pareja
  • Por motivos exploratorios.
  • Con fines recreativos.
  • Para promover el autoconocimiento.
  • Para hacer realidad las fantasías.

Los juguetes sexuales llegaron, se mantuvieron, se reinventaron y ahora están entre los preferidos de quienes desean experimentar al máximo y sin tabúes.