El acné, también conocido como acné común o acné vulgar, es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que involucra las unidades pilosebáceas (folículo piloso y glándulas sebáceas), caracterizada por la formación de comedones, pápulas, pústulas, nódulos y cicatrices, que aparecen principalmente en la cara y parte superior del tronco.

El acné se produce cuando los diminutos orificios en la superficie de la piel resultan obstruidos. Estos orificios se denominan poros. Dichos poros pueden resultar obstruidos por sustancias en la superficie de la piel o cuando la piel misma produce los “tapones”.

El acné es más común en los adolescentes, pero cualquier persona puede padecerlo.

Los brotes de acné se pueden desencadenar por:

  • Cambios hormonales
  • Uso de productos para el cuidado de la piel o el cabello grasosos
  • Ciertos medicamentos
  • Sudor
  • Humedad

Cuidado diario de la piel

Para evitar que los poros se obstruyan y que la piel se vuelva demasiado grasosa:

  • Limpie la piel delicadamente con un jabón suave que no cause resequedad, como Dove, Neutrogena, Cetaphil o CeraVe.
  • Retire toda la suciedad o el maquillaje. Lávese una o dos veces al día y también después del ejercicio.
  • Evite frotar o lavar la piel en forma repetitiva.
  • Aplique champú en el cabello todos los días, especialmente si es grasoso.
  • Péinese o mande el cabello hacia atrás para mantenerlo fuera de la cara.
  • Los medicamentos para el acné pueden causar resequedad o descamación de la piel. Utilice una crema humectante o una crema para la piel a base de agua o que no produzca comedones.
  • Una pequeña cantidad de exposición al sol puede mejorar ligeramente el acné, pero el bronceado en su mayoría lo oculta. Demasiada exposición al sol o en cámaras de bronceado aumenta el riesgo de cáncer de piel. Algunos medicamentos para el acné pueden hacer que su piel sea más sensible al sol. Use protector solar y sombreros si está tomando estos medicamentos.
  • No hay evidencia de que necesite evitar los alimentos ricos en grasa, la leche, mantequilla o el chocolate. Sin embargo, evítelos si descubre que la ingestión de estos alimentos parece empeorar su acné.

Para evitar más acné:

  • No estripe, rasque, hurgue ni frote los granos. Esto puede conducir a infecciones y cicatrización de la piel.
  • Evite el uso de bandas para la cabeza, gorras de béisbol y otros sombreros apretados.
  • Evite tocarse la cara.
  • Evite las cremas o cosméticos grasosos.
  • No se deje el maquillaje de un día para otro.

Medicamentos para el acné

  • Si el cuidado diario de la piel no elimina las manchas, pruebe con medicamentos para el acné de venta libre que se aplican a la piel.
  • Estos productos pueden contener peróxido de benzoilo, azufre, resorcinol o ácido salicílico.
  • Funcionan al destruir bacterias, secar los aceites de la piel o causar la descamación de la capa superior de la piel.
  • Pueden causar enrojecimiento o descamación de la piel.

Tratamientos del médico.

Si los granos aún son un problema después de haber ensayado con medicamentos de venta libre, el médico puede sugerir:

  • Antibióticos en forma de pastillas o cremas que se aplican en la piel.
  • Geles o cremas recetadas que ayudan a eliminar los granos.
  • Pastillas de hormonas para las mujeres cuyo acné se agrava por los cambios hormonales.
  • Medicamento recetado para el acné grave.
  • Un procedimiento con láser llamado terapia fotodinámica.
  • Dermoabrasión de la piel con químicos.

 

Por | 2016-10-30T14:26:11+00:00 20-09-2015|Cuidados de Salud|Sin comentarios

Deje su comentario

5 × 4 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest