Beneficios del yoga para mujeres embarazadas

El yoga para embarazadas puede ser una herramienta magnífica para la mujer durante su embarazo.

La dulce espera es una etapa fascinante, empoderadora y transformadora para la mujer.

Yoga para embarazadas

Son 9 meses de cambios mentales, espirituales, y por supuesto físicos, que exigen paciencia y tolerancia para que la futura mamá pueda superarlos sin sufrir tantas incomodidades.

Y es aquí donde el yoga para embarazadas juega un papel tan fundamental.

Su práctica permite adoptar diferentes posturas –o asanas-, controlar la respiración y propiciar estados de calma, relajación y positivismo, los cuales son súper necesarios durante la gestación, y más que todo durante el parto.

Beneficios del yoga para embarazadas

Mayor flexibilidad y elasticidad

 Las mujeres gestantes necesitan contar con músculos flexibles y elásticos –sobre todo los del área pélvica-, para así dar a luz sin experimentar tantas dolencias o malestares.

Y esto es completamente posible durante la práctica de yoga para embarazadas puesto que se practican posturas que estimulan y fortalecen el sistema músculo esquelético a niveles inimaginables.

2.-Aceleración de la recuperación postparto

Sí, las distintas asanas que se realizan a lo largo de los 9 meses preparan al cuerpo tanto para el alumbramiento como para el postparto.

La musculatura se tonifica, fortifica y el cuerpo gana tenacidad y resistencia; en pocas palabras, está en buena forma y esto acelera la recuperación postnatal.

3.-Control de las emociones

El yoga para embarazadas tiene un efecto positivo en el control de las emociones, bien sea durante la gestación o después de darle la bienvenida al nuevo integrante de la familia.

Para nadie es un secreto que las hormonas generan estados de ansiedad, estrés, tristeza, somnolencia y euforia, y estos deben canalizarse oportunamente para evitar momentos de pánico o desesperación ante los cambios de humor inminentes que experimentan las futuras madres.

Y la práctica del yoga les da las herramientas para lograrlo mediante técnicas y ejercicios de respiración y relajación que la enseñarán a actuar pacíficamente cuando se sientan atemorizadas, agobiadas o muy angustiadas por estar gestando.

4.-Creación de una red de apoyo externa

 Durante las clases de yoga para embarazadas conocen a otras mujeres en la dulce espera con quienes pueden compartir experiencias, sentimientos y dudas sobre esta maravillosa etapa.

De esa forma se sienten acompañadas, escuchadas y comprendidas por sus “semejantes”, y esto es igual de importante que el apoyo ofrecido por la pareja, amigos, allegados y familiares.

5.-Desarrollo de una conexión más íntima con el bebé

Las prácticas o sesiones de yoga le permiten dedicarse un tiempo a solas, y esto es buenísimo para conectarse más íntimamente con su bebito o pequeño milagro de vida a quien espera con tanto amor e ilusión.

Consejo importante

Lo más recomendable es que la mujer consulte con su ginecólogo si está capacitada para practicar yoga, y de ser así también deberá contar con la supervisión de un instructor de yoga certificado para evitar lesiones y posturas muy incómodas o dolorosas.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *