Problemas sexuales femeninos más frecuentes

En este artículo vamos a ver algunas de los problemas sexuales femeninos. Muchas mujeres tienen problemas con el sexo en algún momento de su vida.

Según estudios los problemas sexuales afectan cerca del 50% de las mujeres y se vuelven más comunes a medida que las mujeres envejecen.

Entre los problemas sexuales femeninos más frecuentes tenemos

  • Pérdida del deseo
  • Pérdida de la excitación
  • Problemas para lograr el orgasmo
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Para identificar las razones detrás toda disfunción sexual, hay que considerar factores físicos y psicológicos, incluyendo la relación de una mujer con su pareja.

Problemas sexuales femeninos

Pérdida del deseo sexual

La pérdida de deseo, o la falta de deseo sexual, afecta a algunas mujeres en determinados momentos de la vida, como el embarazo o en momentos de mucho estrés. Sin embargo, algunas mujeres lo experimentan todo el tiempo.

La falta de deseo sexual puede tener una variedad de causas físicas o psicológicas, incluyendo la diabetes, depresión, problemas de pareja, trastornos hormonales, el exceso de alcohol y drogas, cansancio, y la experiencia sexual traumática anterior.

El deseo sexual también puede caer si los niveles de testosterona naturales de la mujer caen. La testosterona se produce en los ovarios y las glándulas suprarrenales, por lo que los niveles pueden disminuir si estas glándulas se eliminan o si no están funcionando correctamente.

Problemas para lograr el orgasmo

Este se puede dividir en dos tipos: Anorgasmia primaria (cuando una mujer nunca ha tenido un orgasmo) y Anorgasmia secundaria (cuando una mujer ha tenido algún orgasmo en el pasado, pero no lo puede lograr ahora).

Algunas mujeres no necesitan tener un orgasmo para disfrutar del sexo, pero la incapacidad para alcanzar el orgasmo puede ser un problema para algunas mujeres y sus parejas.

Razones por las que una mujer no puede tener un orgasmo pueden incluir:

  • El miedo o temores.
  • La falta de conocimientos sobre el sexo, siendo incapaz de «dejar ir»,
  • Insuficiente estimulación para lógralo
  • Problemas de pareja
  • Trastornos del estado de ánimo (por ejemplo, depresión)
  • Experiencia sexual traumática anterior.

Se están realizando investigaciones en ciertas condiciones médicas que afectan a la sangre y la inervación del clítoris para ver si esto afecta el orgasmo.

La terapia psicosexual puede ayudar a una mujer a superar problemas de orgasmo. Se trata de explorar sus sentimientos sobre el sexo, su relación y ella misma.

La masturbación puede ser una buena opción para aprender lo que es un orgasmo

Dolor al contacto sexual

Dolor durante las relaciones sexuales (también llamado dispareunía) es común después de la menopausia como los niveles de estrógeno disminuyen y la vagina se siente seca al no haber suficiente lubricación. Esto puede afectar el deseo de una mujer para el sexo, pero hay cremas que pueden ayudar.

El vaginismo es cuando los músculos de la vagina sufren espasmos impidiendo la penetración y haciendo que las relaciones sexuales sean dolorosas e imposibles. Esta condición puede ser muy molesto y angustiante.

El vaginismo puede ocurrir si la mujer asocia la relación con dolor en el sexo o ser «algo malo», si es que ha tenido un traumatismo vaginal por violencia como la violación o experiencia desagradable en el parto o una episiotomía traumática), problemas de pareja, miedo al embarazo, o condiciones dolorosas de la vagina y sus alrededores.

A menudo puede ser tratado con éxito al enfocarse en la educación sexual, la orientación y el uso de dilatadores vaginales. (Dilatadores vaginales son formas cilíndricas que se insertan en la vagina). Una mujer los va utilizar gradualmente los tamaños más pequeños hasta llegar a tamaño más grande que se puede insertar cómodamente.

Las mujeres que han sufrido la mutilación genital femenina (práctica muy frecuente en África) donde los genitales femeninos se cortan deliberadamente produciendo heridas daños severos a los genitales, no hay ninguna razón médica para que esto se haga, esta condición puede resultar en un coito difícil y doloroso para tener relaciones sexuales. La mutilación genital también puede resultar en disminución del deseo sexual y una falta de sensación placentera.

Como hacer el diagnostico de los problemas sexuales femeninos

Para establecer la causa de la disfunción sexual, un médico o terapeuta tendrán que hacer preguntas acerca de su historial médico, social y sexual.

Su médico puede realizar estudios para diagnosticar las condiciones médicas subyacentes.

Si su problema está relacionado con la falta de hormonas como la testosterona o estrógeno, la terapia de reemplazo hormonal (TRH) puede ayudar.

El tratamiento de otras enfermedades como la diabetes o la depresión también puede aliviar los síntomas de la disfunción sexual.

En muchos casos, la terapia sexual puede ayudar.

Hable con su pareja acerca de su problema, ver a un terapeuta juntos puede ser de gran ayuda. No se avergüence. Muchas personas experimentan disfunción sexual y hay maneras de conseguir ayuda.

Su médico le puede referir a un terapeuta sexual. Es importante buscar un terapeuta cualificado y asegurarse de obtener un adecuado chequeo de factores físicos y psicológicos.