Aceite de oliva extra virgen

El aceite de oliva extra virgen es una grasa líquida obtenida de las aceitunas un cultivo arbóreo tradicional de la cuenca mediterránea, el aceite se produce presionando aceitunas enteras.

Se usa comúnmente en la cocina, para freír alimentos o como aderezo para ensaladas.

También se usa en cosméticos, productos farmacéuticos y jabones, y como combustible para lámparas de aceite tradicionales.

El aceite de oliva es un ingrediente principal en la cocina mediterránea, los olivos se han cultivado en todo el Mediterráneo desde el octavo milenio antes de Cristo.

aceite de oliva extra virgen

Todos los expertos coinciden en que el aceite de oliva, especialmente extra virgen, es bueno para la salud.

El aceite de oliva extra virgen, es bueno para la salud del corazón y del cerebro, y para la salud en general.

Añadir aceite de oliva extra virgen a una dieta mediterránea (que es rica en frutas, verduras, granos enteros y pescado, y baja en carne roja), podría ayudar a que el cerebro se mantenga alerta conforme avanza la edad.

Principales beneficios del aceite de oliva extra virgen.

1.- Aceite de oliva estimula la salud ósea.

Estudios hallan los mecanismos por los cuales esta sustancia potencia la formación de osteoblastos a partir de las células madre de la médula ósea.

A las propiedades de protección cardiovascular y anticancerígenas del aceite de oliva, se le ha añadido una nueva.

Un estudio sobre osteoporosis ha puesto de manifiesto los mecanismos por los cuales el aceite de oliva contribuye a estimular la salud ósea, potenciando así la formación de osteoblastos a partir de las células madre de la médula ósea.

Este hecho es de vital importancia por cuanto la pérdida ósea relacionada con la edad se asocia a la insuficiencia de osteoblastos durante el remodelado óseo.

Los datos sugieren que la ingesta de oleuropeina podría impedir la pérdida ósea asociada al envejecimiento y osteoporosis.

De hecho, las investigaciones han demostrado que la prevalencia de la osteoporosis en Europa es menor en la cuenca del Mediterráneo.

2.- El aceite de oliva es rico en grasas monoinsaturadas.

Alrededor del 14% del aceite es grasa saturada, mientras que el 11% es poliinsaturado, como los ácidos grasos omega-6 y omega-3.

Pero el ácido graso predominante en el aceite de oliva es una grasa monoinsaturada llamada ácido oleico, que constituye el 73% del contenido total de aceite.

El ácido oleico reduce la inflamación e incluso puede tener efectos beneficiosos sobre los genes relacionados con el cáncer.

Las grasas monoinsaturadas también son bastante resistentes al calor, por lo que el aceite de oliva extra virgen es una opción saludable para cocinar.

Mucho tiempo se dijo que el aceite de oliva dejaba de ser saludable si se usa para freír ya  ha quedo demostrado según los últimos estudios que esto es falso y sigue conservando sus efectos beneficios si se fríen alimentos en el.

3.- El aceite de oliva extra virgen contiene grandes cantidades de antioxidantes.

El aceite de oliva virgen extra virgen es bastante nutritivo.

Además de sus ácidos grasos beneficiosos, contiene cantidades modestas de vitaminas E y K.

Pero el aceite de oliva también está cargado de poderosos antioxidantes.

Estos antioxidantes son biológicamente activos y pueden reducir el riesgo de enfermedades crónicas.

También combaten la inflamación y ayudan a proteger el colesterol de la sangre de la oxidación, dos beneficios que pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

4.- El aceite de oliva tiene fuertes propiedades antiinflamatorias.

Se cree que la inflamación crónica es uno de los principales impulsores de enfermedades, como cáncer, enfermedades cardíacas, síndrome metabólico, diabetes tipo 2, Alzheimer, artritis e incluso obesidad.

El aceite de oliva virgen extra puede reducir la inflamación, que puede ser una de las principales razones de sus beneficios para la salud.

Los principales efectos antiinflamatorios están mediados por los antioxidantes. La clave entre ellos es el oleocantal, que se ha demostrado que funciona de manera similar al ibuprofeno, un medicamento antiinflamatorio.

La investigación también sugiere que el ácido oleico, el principal ácido graso en el aceite de oliva, puede reducir los niveles de marcadores inflamatorios importantes como la proteína C reactiva (PCR).

Los antioxidantes del aceite de oliva pueden inhibir algunos genes y proteínas que impulsan la inflamación.

5.- El aceite de oliva puede ayudar a prevenir derrames cerebrales.

El accidente cerebrovascular es causado por una alteración del flujo sanguíneo al cerebro, ya sea debido a un coágulo de sangre o un sangrado.

En los países desarrollados, el accidente cerebrovascular es la segunda causa más común de muerte, justo detrás de la enfermedad cardíaca.

La relación entre el aceite de oliva y el riesgo de accidente cerebrovascular se ha estudiado ampliamente.

6.- El aceite de oliva es protector contra las enfermedades del corazón.

La enfermedad cardíaca es la causa más común de muerte en el mundo.

Los estudios de observación realizados hace unas décadas mostraron que la enfermedad cardíaca es menos común en los países mediterráneos.

Se ha demostrado que el aceite de oliva reduce significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca.

El aceite de oliva extra virgen es uno de los ingredientes clave en esta dieta, ya que protege contra las enfermedades del corazón de varias maneras.

  • Reduce la inflamación
  • Protege el colesterol LDL “malo” de la oxidación
  • Mejora el revestimiento de los vasos sanguíneos
  • Ayudar a prevenir la coagulación sanguínea excesiva

Curiosamente, también se ha demostrado que reduce la presión arterial, que es uno de los factores de riesgo más importante para la enfermedad cardíaca y la muerte prematura.

Múltiples estudios indican que el aceite de oliva extra virgen tiene beneficios poderosos para su corazón.

Si tiene una enfermedad cardíaca, antecedentes familiares de enfermedad cardíaca o cualquier otro factor de riesgo importante, es posible que desee incluir una gran cantidad de aceite de oliva extra virgen en su dieta.

7.- El aceite de oliva ayuda a controlar el peso.

Comer cantidades excesivas de grasa provoca aumento de peso sin embargo un estudio demostró que el consumo de una gran cantidad de aceite de oliva no se relacionó con el aumento de peso.

Una dieta rica en aceite de oliva esta vinculada al aumento de los niveles de antioxidantes en la sangre, así como a la pérdida de peso.

8.- El aceite de oliva puede combatir la enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la condición neurodegenerativa más común en el mundo.

Una de sus características clave es la acumulación de las llamadas placas beta-amiloides dentro de las células cerebrales.

Un estudio en humanos indicó que una dieta mediterránea rica en aceite de oliva beneficiaba la función cerebral.

Tenga en cuenta que se necesita más investigación sobre el impacto del aceite de oliva en el Alzheimer.

9.- El aceite de oliva puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2

El aceite de oliva parece ser altamente protector contra la diabetes tipo 2.

Varios estudios han relacionado el aceite de oliva con los efectos beneficiosos sobre el azúcar en la sangre y la sensibilidad a la insulina.

En este estudio, una dieta mediterránea rica en aceite de oliva redujo el riesgo de diabetes tipo 2 en más del 40%.

10.- Los antioxidantes en el aceite de oliva tienen propiedades anticancerígenas

El cáncer es una de las causas más comunes de muerte en el mundo.

Las personas en los países mediterráneos tienen un menor riesgo de contraer algunos tipos de cáncer, y muchos investigadores creen que el aceite de oliva puede ser la razón.

Los antioxidantes en el aceite de oliva pueden reducir el daño oxidativo debido a los radicales libres, que se cree que es el principal impulsor del cáncer.

Se necesita más investigación para determinar si el aceite de oliva en realidad reduce su riesgo de cáncer.

11.- El aceite de oliva puede ayudar a tratar la artritis reumatoide.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune caracterizada por articulaciones deformadas y dolorosas.

Aunque la causa exacta no se comprende bien, implica que su sistema inmunitario ataca a las células normales por error.

Los suplementos de aceite de oliva parecen mejorar los marcadores inflamatorios y reducir el estrés oxidativo en individuos con artritis reumatoide.

El aceite de oliva parece particularmente beneficioso cuando se combina con aceite de pescado, una fuente de ácidos grasos antiinflamatorios omega-3.

12.- El aceite de oliva tiene propiedades antibacterianas.

El aceite de oliva contiene muchos nutrientes que pueden inhibir o matar las bacterias dañinas.

Uno de ellos es Helicobacter pylori, una bacteria que vive en su estómago y puede causar úlceras estomacales y cáncer de estómago.

Los estudios han demostrado que el aceite de oliva virgen extra combate ocho cepas de esta bacteria, tres de las cuales son resistentes a los antibióticos.

Un estudio sugirió que 30 gramos de aceite de oliva virgen extra, tomados diariamente, pueden eliminar la infección por Helicobacter pylori en 10 a 40% de las personas en tan solo dos semanas.

Conclusiones.

Al final del día, el aceite de oliva virgen extra de calidad es increíblemente saludable. Debido a sus poderosos antioxidantes, beneficia su corazón, cerebro, articulaciones y más.

De hecho, puede ser la grasa más saludable del planeta.

Asegurarse de incluir un buen aceite de oliva extra virgen a su dieta.

Comprar el tipo correcto de aceite de oliva es extremadamente importante.

El aceite de oliva extra virgen retiene algunos de los antioxidantes y compuestos bioactivos de las aceitunas. Por esta razón, se considera más saludable que la variedad más refinada de aceite de oliva.

Examine las etiquetas cuidadosamente para asegurarse de obtener aceite de oliva virgen extra real.

Siempre es una buena idea leer las listas de ingredientes y verificar la certificación de calidad.