El citomegalovirus (CMV) es la infección viral perinatal más común que se asocia con secuelas neonatales y en la niñez.

La mayoría de las infecciones por el citomegalovirus son “silenciosas,” queriendo esto decir que la persona infectada no padece de ningún síntoma esto es importante tenerlo en cuenta sobre todo en el Embarazo donde la infección primaria puede hacerle tanto daño  al bebe antes que nazca produciendole múltiples anormalidades.

La forma de contagio se produce de persona a persona por contacto con sus secreciones como son: la orina, saliva, sangre, excremento, lágrimas, leche materna, semen y secreciones cervicales donde puede encontrarse al CMV.

Por lo que se puede adquirir el virus por besar, tener relaciones sexuales, compartir utensilios para comer o beber,en los niños por compartir juguetes que han estado en la boca, además se trasmite por trasplantes de médula ósea u órganos y transfusiones.

Otra forma de contagio muy importante que fue la que me motivo revisar sobre el tema es la trasmisión de la madre a su hijo.

Esta puede ser de varias formas.

  1. Antes del nacimiento por una infección de la madre estando embarazada, esto es conocido como infección congénita y de todos los niños infestados así un 10% puede presentar algún grado de anormalidad.
  2. En el momento del nacimiento en su paso por el canal del parto puede contaminarse con las secreciones vaginales.
  3. Después del nacimiento el recién nacido puede contaminarse por la leche materna.

El diagnostico de esta enfermedad se hace por el estudio de la inmunoglobulinas IGG y IGM en sangre materna durante el embarazo.

La infección materna primaria de CMV se sospecha luego de hallazgos en la ecografía como lo es un intestino fetal ecogénico, ventriculomegalia y calcificaciones cerebrales, y restricción del crecimiento fetal.

  • Las imágenes de ultrasonido no diagnostican la infección fetal solo la sospecha.

Al niño después de nacido que se sospeche la infección se puede aislar el virus en orina o saliva en las 3 primeras semana de nacido.

  • Dentro de los síntomas que presentan los niños al nacer de las madres con infección primaria se encuentran: ictericia, rash con petequias, hepatoesplenomegalia, y muerte.

Muchos de los niños que nacen con CMV no tienen síntomas, otros pueden presentar perdida de la audición, perdida de la vista y deficiencias en el desarrollo y el aprendizaje, además pueden presentar microcefalia (cabeza de tamaño mas pequeña de lo normal), convulsiones, deficiencias físicas y motoras, calcificaciones intracraneales, entre otras.

Diagnostico en el Embarazo del Citomegalovirus.

  • La evaluación tradicional de la infección materna primaria de CMV es la presencia de anticuerpos IgM, lo cual indica infección aguda. Sin embargo, hay una alta tasa de falsos positivos, especialmente en las pruebas realizadas por aquellos laboratorios que no son de referencia. La IgM puede estar presente en infecciones no primarias, que se asocian con un menor riesgo de infección congénita. También, la IgM puede permanecer elevada durante varios meses luego de la infección primaria. Debido a lo anterior, la presencia de IgM por sí sola no debería ser utilizada como diagnóstico.
  • El test de avidez de la IgG es una herramienta que puede detectar mejor la infección primaria por CMV. Se puede detectar anticuerpos de avidez baja a moderada en las semanas 16-18 luego de la infección primaria. De esta manera, la presencia de IgG de baja avidez en combinación con anticuerpos IgM positivos es indicativo de infección dentro de los últimos 3 meses, lo que permite un diagnóstico más acertado de la ocurrencia de infección primaria durante o poco antes del embarazo.
  • Para mujeres con sospecha de infección primaria por CMV durante el embarazo, se recomienda que el diagnóstico debe ser con la seroconversión de IgG o IgM de CMV positivo, IgG positiva, e IgG de baja avidez positivo.
  • Basado solo en la serología, hay un chance de >90% de un buen desenlace libre de secuelas.
  • La amniocentesis es la mejor opción como herramienta diagnóstica prenatal para detectar infección congénita fetal por CMV, realizada > 21 semanas de gestación y > 6 semanas desde la infección materna.

Para prevenir la infección por CMV en el embarazo antes de salir embarazada usted puede sugerir a su medico que le realice una IGG o IGM esto podría orientar a su medico en caso de una seroconversión durante el embarazo.

Embarazada debe seguir algunas de estas medidas higiénicas para prevenir la Infección.

  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Evite el contacto con fluidos corporales de otra persona.
  • No bese a niños menores en la boca o la mejilla.
  • No comparta comida, bebidas, utensilios de comer.
  • Si esta fuera de la casa use vasos y platos desechables.
  • Use su cepillos de diente no lo intercambie.

En estos momentos hay una Vacuna contra Citomegalosvirus en Fase II.